Desde Ginebra

El comercio equitativo

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

Publicado el

El movimiento del comercio justo fragmenta las prácticas del comercio tradicional, anteponiendo los derechos de las personas productoras, familias agricultoras, promoviendo un sistema que trata de reducir la pobreza e injusticia y avalar un desarrollo sostenible. Este movimiento comenzó en la década de los años 40, en Estados Unidos. Casi simultáneamente, en Europa, la organización no gubernamental (ONG) Oxfam del Reino Unido se amplió a vender artesanías fabricadas por refugiados. Años más tarde, en 1964, se creó la primera Organización de Comercio Justo.

En los años 80 aumentaron las actividades, favoreciendo el desarrollo de muchas organizaciones, empezando a incorporar a otros productos como artesanías y de alimentación, tales como té, miel, azúcar, cacao, frutos secos, etc. Este concepto no ha estado exento de críticas, las cuales incluyen acusaciones de que ha beneficiado a las naciones desarrolladas, quienes tienen un mejor poder de negociación y generalmente son los productores de la mayoría de los bienes y materias primas para las industrias a costa de los países más pobres.

Actualmente existe una Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO) que se define como una relación comercial, basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional, haciéndose responsable de la gestión y rendición de cuentas ante todos sus grupos de interés. Algunos países desarrollados certifican al consumidor que está comprando productos bajo este concepto, como una forma de que está contribuyendo a mejorar las condiciones de vida de los agricultores; es decir, que sus salarios se adecuan al costo de vida y que la producción está a cargo de adultos, y no de niños.

Se diferencia del sistema de comercio multilateral basado en reglas con un comercio creciente y diversificado que se ha estado llevando a cabo a través de las fronteras la adhesión estricta a su principio básico de promover el libre comercio mediante la reducción de los aranceles y la eliminación de las barreras arancelarias, para lograr la equidad y la universalidad en el comercio internacional. Este tipo de negocio comercial redunda en interés tanto de las naciones exportadoras como de las importadoras.

El comercio justo, también denominado comercio equitativo, es un concepto promovido por varias ONG, además de la Organización de las Naciones Unidas y por varios otros movimientos sociales y políticos, como el pacifismo y el ecologismo, que promueven una relación comercial voluntaria y justa entre productores y consumidores. Con el objetivo de lograr que los pequeños productores pasen de la inseguridad y la pobreza a la autosuficiencia económica a través de acciones propuestas por las organizaciones miembros del comercio justo, creando oportunidades para los productores con desventajas económicas, este principio se basa en apoyar a pequeños productores marginados y a empresas familiares independientes.

El comercio justo también es una iniciativa para crear canales comerciales innovadores, dentro de los cuales la relación entre las partes actúa para el logro del desarrollo sustentable y sostenible de la oferta. El comercio justo se orienta hacia el desarrollo integral, con sustentabilidad económica, social y ambiental, respetando la idiosincrasia de los pueblos, sus culturas, sus tradiciones y los derechos humanos básicos. No obstante, este concepto va más allá de una relación de comercio tradicional porque se enfatiza en una visión responsable de las empresas y organizaciones que la integran, que al mismo tiempo luchan contra la pobreza, el cambio climático, la desigualdad de género y la injusticia. Es un concepto de economía responsable que busca incidir positivamente en los actuales modelos empresariales.