Imagen es percepción

El coronavirus no es un cuento chino

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Publicado el

Las aterradoras imágenes apocalípticas de hombres con trajes aislantes, grandes ciudades cerradas, semejantes a pueblos fantasmas con personas caminando en las calles con mascarillas, realmente parecen las escenas de una película de ficción hollywoodense. Esto provoca miedo y pánico, dos componentes de la actitud humana ante lo desconocido, temores lógicos frente a una epidemia de esta magnitud, que se ha extendido rápidamente en países de Asia, Europa y América. ¿Será acaso una histeria colectiva o una preocupación lógica?

En todo el mundo están encendidas las alarmas, ha habido una oleada de cancelaciones en eventos internacionales, reservaciones de viajes turísticos, comercio, contenedores detenidos en los puertos, debido a la crisis del covid-19. Es importante señalar que lo que hace que este virus sea tan peligroso y contagioso es que una persona infectada no presenta síntomas de inmediato, por lo que, sin saberlo, podría infectar a decenas antes de manifestarse la enfermedad. El proceso de incubación del coronavirus puede ser de dos a 14 días después de la exposición. Combatir el nuevo coronavirus está siendo para los médicos una batalla contra lo desconocido.

Del coronavirus se ha dicho mucho. No soy científica, pero sí estoy convencida de que en el mundo actual no ocurre ningún evento por casualidad (salvo las catástrofes naturales, por supuesto), pero es bueno leer entre líneas, ver más allá de lo que se mira, analizar las “teorías de la conspiración” sobre ciertos temas y detectar los intereses económicos y políticos que podrían estar detrás de cada situación.

Los más de 80 mil casos y 2,800 muertes a nivel global han llevado a la Organización Mundial de la Salud a advertir a los países que se preparen para una potencial pandemia. Dicen los científicos que, epidemiológicamente, si llegará este brote a Nigeria, India o Egipto sería imposible parar esta epidemia.

Sobre las implicaciones económicas, el coronavirus puede poner en riesgo la frágil recuperación de la economía global, que ya ha provocado el desplome de los mercados mundiales a medida que se extiende el virus. La economía mundial había estado inestable por los perjudiciales efectos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y cuando aparentemente empezaba a estabilizarse, este brote ha generado efectos económicos que sacuden a los mercados globales de las materias primas. Debido a que la situación ha empeorado fuera de China, los índices bursátiles de Estados Unidos, la Unión Europea y Asia han experimentado la mayor caída de los últimos años.

China es la segunda economía más grande del mundo, por lo que el impacto del coronavirus también afectará a la economía de todo el planeta. Pese a que aún no se sabe hasta dónde se propagará, se empiezan a vislumbrar los efectos en el sistema económico internacional. Sobre todo, siendo China el centro mundial para la fabricación de todo tipo de productos y la indiscutible mayor potencia industrial y exportadora de bienes a nivel mundial. Según Capital Economics, esta crisis “costará a la economía mundial más de 280.000 millones de dólares solo en los primeros tres meses del año”.

En el caso de Guatemala, el presidente Giammattei declaró alerta máxima por la expansión de contagio del coronavirus, aunque no hay ningún caso registrado, pidió mantener la calma. Una medida preventiva fue prohibir el ingreso de viajeros desde China y capacitar a los médicos de los hospitales y centros asistenciales.

Lo único que nos queda por ahora es mantenernos informados, adoptar las medidas de seguridad e higiene indicadas y esperar.