Imagen es percepción

El expresivo idioma italiano

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Dicen que el francés es el idioma que suena más bonito al oído, el cantado del alemán es encantador, el árabe escrito es bello, su caligrafía es toda una obra de arte; el español es el idioma de la poesía y el italiano es el idioma más expresivo, con un rico lenguaje corporal.

El italiano es una de las lenguas romances que deriva del latín clásico, el idioma que se hablaba en el antiguo Imperio Romano. El idioma italiano lo hablan más de 60 millones de personas en la península Itálica, sur de Suiza, San Marino, Sicilia, Córcega, norte de Cerdeña y en la costa norte del mar Adriático.

El italiano es un idioma muy completo, con términos específicos; sin embargo, teniendo un vocabulario de más de 120 mil palabras no basta para la compleja expresión de los italianos, que en paralelo utilizan los gestos para complementar y añadir significado a las palabras o incluso a sus silencios, a pesar de ser Italia una cultura que aprecia y valora mucho la oratoria, siempre será reforzada con gestos.

En el libro El fino arte del gesto, el gran artista italiano Bruno Munari presenta una guía que explora la compleja comunicación no verbal de los italianos. El lenguaje italiano alegre y ruidoso, no solo implica una carga de emoción en la entonación, sino también un complejo uso de gestos que agregan pasión a las situaciones y expresiones.

El periódico The New York Times publicó un interesante artículo que explica el fenómeno de la influencia de los gestos italianos en el resto del mundo, el cual relata el placer de observar la expresividad en cualquier calle de Roma, cuando los vecinos de la Ciudad Eterna se comunican entre sí, hablando con las manos, gestos faciales y palabras. Esa gesticulación tan emotiva, bien coordinada y elegante, ya se ha contagiado en todo el mundo.

Esta forma de expresión es tan natural para los italianos, al punto que los niños desde muy pequeños hacen ademanes, al igual que las personas de edad avanzada, por eso es muy común bromear diciendo que los niños empiezan a hacer gestos desde el vientre de su madre. La experta en gesticulaciones, Isabella Poggi ha identificado al menos 250 ademanes que los italianos emplean en la conversación cotidiana.

La riqueza expresiva del uso de las manos puede abarcar una amplia gama de sentimientos que van desde alegría, tristeza, frustración, aburrimiento, vergüenza y muchas más, que si existe un sustantivo para nombrarlas, seguro que coincide con un gesto italiano que le corresponde. Por lo que es casi inconcebible aprender el italiano sin incorporar los gestos a las palabras, porque pareciera que las palabras no tienen sentido si no se acompañan con un ademán.

Desde el típico cliché italianísimo, que consiste en juntar todos los dedos apuntando hacia arriba, haciendo un movimiento oscilatorio de la mano, que expresa incredulidad o frustración acerca de lo que alguien está diciendo, la mano contra la panza significa hambre, el dedo índice retorcido sobre la mejilla significa que algo es rico, dos manos abiertas preguntan, ¿qué pasa? Así que más que un estereotipo, que dibuja a los italianos hablando con las manos y moviéndolas de un lado para otro, esta es una realidad que muchos países ya imitan.

Cuando se exploran las razones del pintoresco lenguaje gestual de los ademanes italianos, hay una rica historia que asegura que ellos tuvieron que desarrollar esta forma de comunicarse como una alternativa para despistar a los intrusos y que no los entendieran, en el tiempo que vivieron bajo ocupación extranjera de Austria, Francia y España, durante los siglos del XIV al XIX. ¡Felicitaciones este 2 de junio por la Fiesta Nacional de la República de Italia!