Imagen es percepción

El patriotismo más allá de la clásica simbología

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

¿Sabe cuál es el verdadero sentido del patriotismo? Más allá del respeto a los símbolos patrios, correr kilómetros portando una antorcha o darse golpes de pecho cuando dice que es guatemalteco. Todas estas son expresiones emotivas, pero nunca pueden reemplazar los verdaderos valores cívicos.

La verdad, honestidad, puntualidad, transparencia en el manejo de la cosa pública, austeridad, justicia y respeto. Estas acciones que muestran el genuino amor patrio y posiblemente son la forma de actuar de millones de ciudadanos, que diariamente demuestran ese fervor con su trabajo honesto y respeto a las leyes vigentes del país. No así los políticos de turno, que hasta hoy han tenido al pueblo esclavizado.

Llevamos 198 años de independencia patria, y el cuestionamiento sigue siendo: ¿somos realmente libres? Posiblemente está escrito en piedra, pero en la práctica Guatemala sigue siendo esclava de pequeños grupos de poder que tienen secuestrado al país. El desencanto ciudadano ha terminado por deslegitimar los discursos supuestamente patrióticos, en los cuales ya nadie cree, porque quienes los pronuncian actúan diametralmente opuestos a lo que recitan el 15 de septiembre.

La población está cansada de falsas promesas, desesperanzada ante la terrible violencia, corrupción, pobreza, falta de inversión y desarrollo. Lamentablemente este equipo que nos gobierna y los otros que les han antecedido han sido simples peones de los que realmente ostentan el poder, ellos solo han servido para dar la cara en el gobierno —de paso se han enriquecido exponencialmente—, pero no pasan de un discurso patriotero y cero trabajo por Guatemala.

Claro está que parte del juego de los políticos es mostrarse con una imagen patriota; de hecho, este es el juego de la política para ganarse la simpatía del pueblo, pero el amor se demuestra con hechos, y no con palabras.
Guatemala ya no necesita más actores jugando la comparsa del patriotismo simbólico, necesita verdaderos ciudadanos que transformen al país, apostándole a la educación y desarrollo. Funcionarios que dejen una huella en su país.

El patriotismo es un valor que, más allá de la pertenencia al país, está vinculado estrechamente al compromiso como ciudadanos, para fomentar el respeto hacia nuestra nación y engrandecerla. Estos valores están relacionados con el amor a nuestra gente, al territorio, a las costumbres y tradiciones que forman parte de la cultura de Guatemala.

Muchos ciudadanos engrandecen a nuestra nación porque, con su impecable accionar cotidiano, demuestran que quieren honrar a Guatemala, con el desempeño de un trabajo honesto, luchando por los ideales de libertad y justicia, viviendo con altos valores morales que los dignifican como seres humanos. Y ese es posiblemente un campesino, una mesera, la secretaria, el chofer, el empresario, el ingeniero; todos aquellos que cumplen con su deber, pagan sus impuestos, no roban a nadie, luchan por su familia y ayudan a su comunidad.

Esos son los verdaderos patriotas, los guatemaltecos que se esfuerzan por hacer su trabajo bien, con excelencia, alegría y pasión —no aquellos que solo lo hacen mediocremente o por salir del paso—. Que a pesar de todas las adversidades que se presentan a diario en un país tan conflictivo como el nuestro, no pierden la fe en el futuro. Quien ama a su nación desarrolla su trabajo con profunda responsabilidad social y solidaridad.

Hoy recordemos estos valores y no los simbolismos. Cada día del año que sea dedicado a engrandecer a Guate y una oportunidad para ayudar a nuestros niños que no tienen educación ni comida en su mesa. Ojalá en el futuro seamos libres de verdad y exista la justicia e igualdad que soñaron nuestros padres un día.