Criterio urbano

Guatemala no se detiene

Juan Carlos Zapata @jczapata_s

En los últimos meses hemos visto cómo Guatemala demuestra ser un país resiliente, algo que a nivel internacional en estos duros momentos es muy valorado como una característica importante como destino de inversión. Nuestro país no solo fue el menos afectado económicamente en toda América Latina al contraerse -1.5%, en comparación con países como Venezuela que contrajo su economía un -30%, Perú -12.9%, Panamá -11%, Argentina -10.5%, México -9% o incluso Ecuador cuyo PIB se redujo en -9%.

Estos datos resaltan además con la clara visión que tiene el Gobierno de Guatemala, trabajando de la mano con la Municipalidad de Guatemala y el sector empresarial organizado, en llevar a cabo el seguimiento a la iniciativa Guatemala No se Detiene, en la cual se identificaron veinte productos capaces de aumentar las exportaciones del país hasta por US$5 millardos, en siete sectores estratégicos: agricultura, silvicultura y pesca, productos alimenticios, químicos, plásticos y caucho, vestimenta, productos no metálicos y equipo electrónico para la refrigeración.

Los datos demuestran cómo veinte productos identificados en siete sectores pueden aumentar el empleo que se genera en más de 800,000 nuevas plazas de trabajo, con un impacto de crecimiento de hasta 7% adicional en el PIB, haciendo más de lo que ya exportamos y para lo cual somos buenos.

El segundo componente de la iniciativa Guatemala no se detiene, identificó también sectores económicos que tienen la capacidad de convertir a nuestro país en un imán para la inversión extranjera directa, con un enfoque claro en cuatro sectores estratégicos a nivel global enfocados en el sector farmacéutico con un potencial de mercado de atraer hasta US$377 millardos, aparatos médicos US$120 millardos, manufactura de equipos electrónicos (EMS por sus siglas en inglés) hasta US$750 millardos y servicios a empresas (que incluye el sector de BPO por sus siglas en inglés y de tecnología) con un potencial de hasta US$660 millardos.

Ahora bien, existen claramente acciones que, desde el Gobierno, en un trabajo conjunto de seguimiento con la Municipalidad de Guatemala y el sector empresarial, se debe continuar para fortalecer al país en proyectos específicos que ayuden a facilitar los procesos necesarios para que Guatemala siga creciendo. Se necesita por ejemplo aumentar el número de personas que se gradúan de los programas de inglés para trabajar en call centers, así como mejorar la enseñanza de matemática, para facilitar la capacidad de programación en tecnología. Este enfoque en aumentar el capital humano implica también un mayor involucramiento de organizaciones sociales.

Guatemala también requiere agilizar los registros sanitarios, aprobar el acuerdo para evitar la doble tributación con México, acelerar los procesos de permisos de trabajo para extranjeros y permitir salarios regionales, así como reformar la ley de zonas francas. Estos temas que algunos implican la aprobación en el Congreso de la República, va a requerir que los diputados se sumen a la aprobación de una agenda legislativa para la reactivación económica, con iniciativas ya identificadas como la ley de leasing, ley general de infraestructura vial, ley antitrámites, ley para la reglamentación del Convenio 175 de la OIT para permitir el trabajo a tiempo parcial, entre otras.

Este esfuerzo claro de trabajo conjunto puede hacer que nuestro país crezca entre 3% a 4% durante el 2021, dependiendo si se logran muchos de los acuerdos políticos que son necesarios para seguir avanzando.