Criterio urbano

Hoy es el momento de actuar

Juan Carlos Zapata @jczapata_s

Hace algunas semanas los médicos del Hospital Roosevelt pusieron a prueba un nuevo método para brindar oxígeno a pacientes de covid-19. El paciente no necesitaba ser entubado, pero sí requería oxígeno, por lo que al utilizar una escafandra pudieron mejorarse enormemente las condiciones del paciente. Los hospitales públicos están llegando a su máxima capacidad y eso dificulta que todos los pacientes que vayan a necesitar sistemas de respiración puedan contar con ventiladores, así que una escafandra modificada en Estados Unidos ha sido toda la diferencia entre la vida o la muerte en varios estados.

Este sistema de escafandras modificadas para atención médica que ya se usan en varios hospitales de Estados Unidos, como el Hospital General de Massachusetts, el Centro Médico de la Universidad de Chicago y los hospitales en la Universidad de Pensilvania, entre otros, están utilizando las escafandras que ya cuentan con autorización de la FDA para ser utilizadas como medicina hiperbárica.

Las escafandras, que más se asemejan a un casco tipo astronauta, son un equipo liviano que se asemeja al de los buzos, al cual se le acopla un casco hermético provisto de dos tubos para suministrar oxígeno. Guatemala cuenta ya con más de 9,500 casos de covid-19 y más de 7,300 casos activos, con lo cual cada vez se hace más urgente actuar en este tipo de mecanismos alternativos que han sido tan efectivos en otros países.

Con un tiempo de duplicación de la enfermedad en los últimos siete días de 14.65 días, es muy probable que para la otra semana ya tengamos más de 15,000 casos detectados de covid-19 en el país, lo que hace necesario que todos los guatemaltecos que puedan ayudar se sumen a esta gran campaña nacional que Fundesa ha lanzado en redes sociales y algunos medios de comunicación, para adquirir más escafandras en el país.

Una escafandra puesta en Guatemala puede costar alrededor de US$300, esto hace clave que varias personas se sumen a este esfuerzo y se coordine un movimiento nacional para adquirir la mayor cantidad posible. Una primera meta es contar con mil unidades en las próximas semanas, por lo que claramente se va a necesitar el apoyo de muchos individuos, empresarios, empresas y organizaciones que se sumen a este gran esfuerzo.

Hasta ahora, aproximadamente el 60% de las pruebas PCR que ha realizado el gobierno de Guatemala han sido donadas por Fundesa, gracias al esfuerzo de cientos de guatemaltecos que se han sumado a la campaña Unidos por el Desarrollo. Se han entregado más de 39 mil pruebas, además de las extracciones, equipos para hisopado e insumos descartables necesarios para correr las pruebas en el Laboratorio Nacional.

Entre las buenas noticias está que en las próximas semanas el Gobierno comenzará a utilizar también pruebas rápidas de tipo inmunológico, basadas en un ensayo inmunocromatográfico, para la detección cualitativa de antígenos específicos para SARS CoV-2 presentes en la nasofaringe. Así que seguramente con ello se podrá aumentar a más de 5,000 la cantidad de pruebas diarias realizadas.

Todos podemos sumarnos a apoyar. Sabemos que la capacidad institucional del Ministerio de Salud es muy limitada para hacer compras a nivel internacional y esto ya ha sido comprobado con las pruebas PCR, que si no hubiera sido por las donaciones recibidas tanto de Fundesa como del BCIE, OMS y UE, no hubieran podido aumentar el número de pruebas realizadas. Ahora las escafandras son la urgencia más recurrente, algo en lo que todos podemos apoyar a través de la cuenta monetaria de Fundesa: 053-002288-9.