Fuera de la caja

Jóvenes y empresas con impacto social

Publicado el

Hace algunos días recibí una invitación de Alterna —una plataforma de innovación social que promueve el desarrollo de emprendedores que tienen el propósito de mejorar nuestro entorno– para colaborar dando retroalimentación a los proyectos de varios jóvenes participantes en el programa Idea Start. De la mano de aliados y expertos, en Alterna acompañan los sueños de emprendedores para desarrollar sus ideas de negocio, ofreciendo una serie de servicios para que puedan alcanzar su máximo potencial y ser preparados para la inversión. Ofrecen orientación para solicitar inversión a través del Fondo Catalyzer, una opción de financiamiento para emprendedores creado con el apoyo de BID-Fomin. Uno de los requisitos para participar es que la visión de la empresa debe buscar resolver un problema social a través de su modelo de negocios. Idea Start es una iniciativa de Planned Parenhoot, impulsada por Alterna e Impaqto, para apoyar empresas de impacto social y organizaciones que trabajen en la salud y derechos reproductivos en América Latina. Alterna seleccionará a 3 proyectos para participar en los Premios Idea y concursar por un capital semilla. Los emprendedores tenían una cantidad limitada de minutos para presentar al panel de invitados sus proyectos y recibir retroalimentación relacionada con el área de experiencia de cada uno de nosotros. En mi caso, pude aportar acerca de innovación y sobre todo, del área de comunicación.

Me gustaría comentar acerca de todos los proyectos, sin embargo, me concentraré en uno de los que más me impresionó, sobre todo porque existe desde hace algún tiempo en Guatemala y creo que debería de tener más difusión. Este será uno de mis aportes, porque cualquier emprendimiento o empresa no solamente debe tener objetivos claros y una ejecución eficiente, debe de utilizar herramientas de comunicación para darse a conocer y lograr su desarrollo y consolidarse. Llevo muchos años de viajar a Sololá y los pueblos aledaños al maravilloso Lago de Atitlán, conozco Santa Cruz y sin embargo desconocía este programa que ha venido impulsando el desarrollo de las comunidades por más de 20 años a través de la educación y de un empoderamiento económico sostenible. El programa cree que la educación es la clave para romper la pobreza, llegando actualmente a casi 300 niños de edades preescolares hasta tercer grado. Incluye una biblioteca y un programa de lectura. Se encargan de proveer refacciones nutricionales diarias a estudiantes para fomentar la asistencia escolar y asegurar que los niños tengan la nutrición que necesitan para aprender. También brindan apoyo para materiales escolares a más de 1,700 estudiantes de escuelas primarias y secundarias para acceder a los recursos que necesitan para aprender. Rosalía Martha Elvira Simón Pérez fue la joven que presentó el proyecto que tiene como objetivo desarrollar campañas comunitarias para el uso de métodos anticonceptivos, planificación familiar y la reducción de embarazos tempranos por medio de procesos de formación y asesorías para la denuncia. Buscan reducir los embarazos de adolescentes y lograr que más mujeres jóvenes pasen a la educación superior, rompiendo los roles tradicionales de género y ampliando sus oportunidades en la vida. Rosalía, originaria de Santa Cruz, es un ejemplo de lo que el paso por Amigos de Santa Cruz puede lograr en una joven mujer, ella fue becada y actualmente es la subdirectora. Para sustentar el programa, tienen un restaurante con espectaculares vistas sobre el lago, ofreciendo platillos guatemaltecos preparados por jóvenes graduados en cocina. Venden productos tejidos por artesanos de la región como chales, delantales y cojines reciclados hechos con telas tradicionales guatemaltecas. Espero que este espacio no solo brinde más divulgación al programa, sino que despierte el interés para apoyar, pudiendo conocer más en www.amigosdesantacruz.org.