Urbanismo y sociedad

La ciudad de Guatemala, una zona de riesgos

El Valle de la Ermita —también llamado de la Virgen—, antes de producirse el traslado de la capital, consecuencia de los terremotos que destruyeron la ciudad de Santiago en 1773. El estudio contempla la concepción del espacio territorial como un lugar amplio, que engloba a las poblaciones coloniales de Mixco, Chinautla, Canalitos, Los Ocotes, El Rodeo, El Incienso, El Naranjo, La Culebra, Las Vacas y otros parajes situados en Villa Canales. El valle cuenta con grandes fallas geológicas, como en Mixco o Santa Catarina Pinula. La Primera se movió para el terremoto de 1976, mientras que la segunda está en espera de moverse, como en la zona 18 de la capital (Prensa Libre), por lo que se requiere realizar un diagnóstico de la pobreza, marginación, desigualdad y desarrollo humano y de aquellos que no pueden pagar un lugar donde vivir fuera de una zona de riesgo. La ciudad se ha desbordado hacia la periferia y los municipios aledaños se han transformado en centros urbanos dormitorio, en una conurbación de una población que alcanza un estimado de 4,5521 habitantes para 2018, formada por 17 municipios del departamento de Guatemala y tres del departamento de Sacatepéquez, que para el 2020 tendrá una población de 4.32 millones de habitantes que constituyen el 23% de la población total de la república.

Guatemala cuenta con una serie de puentes. El anillo periférico planificado en los sesentas, que nunca se terminó, pasaba por la periferia de la ciudad, cuando más allá de las calzadas Roosevelt y San Juan no había más que terrenos vacíos y dos estrechas vías, la que hoy es la antigua carretera a Mixco y la calzada San Juan, llamada así porque es la Carretera a San Juan Sacatepéquez. Así fue creándose el Área Metropolitana, que alcanza casi los 4.700 millones de habitantes y unos dos millones 300 mil vehículos de transporte privado y grandes furgones, para lo cual estos puentes nunca estuvieron diseñados.

La mayor parte de la población económicamente activa se concentra en el área residencial de la Avenida de Las Américas, la Avenida de La Reforma, el bulevar Liberación, Zona Viva, Zona Pradera y las áreas comerciales de las zonas 9, 10 y 14. Etnográficamente está compuesta por descendientes de españoles —44 por ciento—, alemanes —10 por ciento—, italianos —siete por ciento— y franceses —cuatro por ciento—. La población de ascendencia europea ocupa el 69 por ciento, con el porcentaje restante compuesto por descendientes de ingleses, suecos, holandeses y belgas. El 18.2 por ciento de los habitantes son personas mestizas con ascendencia europea, amerindia, africana y, en menor medida, asiática. El 6.6 por ciento de la población es indígena —principalmente k’aqchiquel—.

La planeación estratégica requiere actuar en base a la observación, con el objeto de planear una constante sistemática de la observación del futuro. El 56 por ciento del país se encuentra con susceptibilidad de deslizamientos o derrumbes por las condiciones topográficas. El uso de vehículos contamina la atmósfera, limitando a los usuarios del transporte colectivo para que puedan abordarlos. El PIB per cápita en el 2017 fue de 3.976 euros, con lo que ocupa el puesto 107 de la tabla, así, pues, sus ciudadanos tienen, según este parámetro, un nivel de vida muy bajo en relación al resto de los 196 países del ranquin de PIB per cápita. Guatemala es la economía número 70 por volumen de PIB. Un país donde el ingreso anual es apenas de Q9 mil per cápita de 41% de la población.
Con lo que 1.117.355 han emigrado, según la ONU. La ODHAG hace una comparación general entre el periodo posguerra y el conflicto armado interno, que sirve para ejemplificar una terrible verdad a la que se debe dar respuesta: en 5 departamentos de Guatemala: Chiquimula, Guatemala, Petén, Quetzaltenango y San Marcos, el problema principal ha sido la violencia continuada en ambos períodos de la vida del país.