Desde Ginebra

La Unctad XV

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

Publicado el

La primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad, en inglés) se reunió en Ginebra en 1964 y, dados los desafíos de las cuestiones planteadas, se institucionalizó mediante la Resolución 1995 (XIX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas para que se reuniese cada cuatro años, estableciendo un secretariado permanente con sede en Ginebra.

La 15ª conferencia ministerial cuatrienal de la Unctad se celebró en la isla de Barbados, en un formato virtual, con un toque caribeño, del 3 al 8 de octubre de 2021. El lema de la Conferencia fue “De la desigualdad y la vulnerabilidad a la prosperidad para todos”.

La conferencia es el principal órgano de toma de decisiones de la Unctad, durante la cual los estados miembros evalúan los problemas actuales de comercio y desarrollo y formulan respuestas de política global. También establece las prioridades de trabajo de la organización para los siguientes cuatro años. La decimoquinta conferencia brinda la oportunidad de alinear la agenda de desarrollo sostenible con los esfuerzos globales para recuperarse de la pandemia de covid-19.

El lunes 4 de octubre se iniciaron cuatro días de discusión entre jefes de Estado, ministros, jefes de organizaciones, líderes empresariales y representantes de la sociedad civil sobre qué acciones se necesitan para pasar de la desigualdad y la vulnerabilidad a la prosperidad para todos.

La inauguración de la conferencia fue dirigida por el secretario general de la ONU, António Gutérres; la recién nombrada secretaria general de la Unctad, Rebecca Grynspan; el presidente Uhuru Kenyatta, de Kenia; y la primera ministra Mia Mottley, de Barbados, como presidenta de la conferencia de Unctad XV.

La recién nombrada secretaria general de Unctad, Rebecca Grynspan Mayufis, una política y economista costarricense, cuenta con una larga trayectoria institucional. Antes de incorporarse a la ONU fue vicepresidenta de Costa Rica (1994-1998) y también se desempeñó como ministra de Vivienda, ministra coordinadora de Asuntos Económicos y Sociales y viceministra de Finanzas. Antes de asumir el cargo en Unctad, era la secretaria general iberoamericana. Primera mujer y centroamericana en ocupar ambos cargos.

Entre los temas tratados durante la Conferencia se incluyeron pronunciamientos sobre el actual sistema de comercio internacional, que no ha logrado hasta ahora proporcionar a muchas economías, especialmente a las pequeñas economías en desarrollo y acceso a bienes esenciales, incluidas las vacunas covid-19. Para garantizar un futuro más resiliente, inclusivo y sostenible, la integración económica regional se está volviendo más crítica que nunca.

Durante las intervenciones de la sesión hubo pronunciamientos que se enfocaron en la importancia de la conferencia, como la primera oportunidad multilateral para discutir el tema de desarrollo luego de la pandemia del covid-19.

En una sesión se abordó la crisis del covid-19 y cómo la misma se hizo más evidente, cómo todos los países están interconectados y somos interdependientes. La vulnerabilidad que ha surgido como consecuencia de esta pandemia no se podrá solucionar si no se actúa de forma conjunta.

Los participantes se pronunciaron sobre cómo se puede incrementar la cooperación entre países a nivel nacional para promover y fortalecer las cadenas de suministro. Algunos países hicieron mención de la importancia de tener reglas claras, transparentes y predecibles, tales como las que establecen los acuerdos de la OMC, que facilitan un ambiente propicio para la consolidación de cadenas de suministro.

Finalmente, los ministros procedieron a adoptar el “Pacto de Bridgetown” y la Declaración Política de la Conferencia, llamada “El espíritu de Spighstown”.