Urbanismo y sociedad

La vivienda en un país subdesarrollado

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

Y contamos con un nuevo gobierno con intenciones de realizar los planes que debieron haberse hecho con anterioridad. En que se entretuvieron en asuntos fuera de las realidades sociales de los guatemaltecos. Estos debieron haberse llevado a cabo desde procesos urbanos particulares hasta los zonales, regionales y nacionales. Y, en especial, lo relativo a la vivienda popular y el subdesarrollo existente en el país, pues los llamados tugurios son producto de invasiones rurales de personas atraídas por esos focos económicos de los centros urbanos.

Estamos en medio de la planificación moderna, donde existe una serie de programas para el diseño electrónico, que es el arte de crear, transformar o resolver un problema, para lo que contamos con sistemas informativos, como los drones, que son la automatización del espacio aéreo, que nos permite tener claras las operaciones territoriales por medio de estos aparatos sin piloto y así ordenar un urbanismo territorial. También el diseño arquitectónico, que es el arte y la ciencia de la organización de la información, que ayuda a la gente a satisfacer efectivamente sus necesidades de información. Se puede concluir con las diversas definiciones de que la arquitectura de la información es la combinación de la organización, rotulación y esquemas de navegación asociados a los sistemas de información. La arquitectura de la información envuelve investigación, análisis, diseño e implementación, que se encuentra fácilmente en un software de CAD electrónico, con un amplio diseño formal para arquitectos e ingenieros, pues las tecnologías digitales han transformado de manera profunda el panorama mundial.

La planificación urbana anterior, como el caso del Centro Histórico de la ciudad de Guatemala, foco económico que atrajo a una serie de personas hacia asentamientos situados en los barrancos, que se formó en la era posterremoto, como El Incienso, y en las zonas 16, 17, 18, y 19. Con un total de 300,000 habitantes. (La vivienda, una máquina para vivir, PL). Los casos como los “asentamientos” son poblaciones ubicadas lejos de los focos urbanos económicos importantes, en barrancos, laderas de alto riesgo o en sitios en la selva, sin servicios, con problemas ambientales. Estos tienen altos índices de trastornos por la conducta alimentaria (TCA), con una serie de enfermedades crónicas, que son más frecuentes en adolescentes y mujeres jóvenes. Son enfermedades psiquiátricas que se caracterizan por tener una alteración definida del patrón de ingesta o de la conducta sobre el control del peso, que produce un deterioro físico y psicosocial por la desnutrición infantil. Esto se da más en la sociedad rural indígena de Guatemala. Lo más importante es contar con un instrumento como el de Naciones Unidas en el Año Internacional de la Vivienda para Personas sin Hogar, Hábitat.

Por consiguiente, esto se debe realizar en primer plano por las municipalidades, que es donde se encuentra la mayoría de los desarrollos habitacionales. Las municipalidades son las responsables de definir las zonificaciones a través de sus planes reguladores, implementando las infraestructuras básicas para la funcionalidad de las ciudades, para lo cual debe existir una estructura ágil en el desarrollo, pues las personas no están para esperar. La ONU determinó: “Las dificultades existentes, que son la falta de tierra, materiales al respecto de una economía urbano regional”. Como primera instancia, debería estar a cargo del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, Conavi, Fundesa y Segeplán.