Cable a tierra

Los costos de prolongar la pandemia

Karin Slowing karin.slowing@gmail.com

Publicado el

Al 16 de octubre 2021 había oficialmente 588,069 casos acumulados de covid-19 y 14,266 muertes por covid-19 registradas en la plataforma Covid-19 del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Ambas cifras representan solo una fracción de la totalidad de casos y muertes ocurridas por covid-19 durante este período. Si bien este fenómeno de subregistro ha ocurrido en todos los países, en el caso de Guatemala obedece, en buena medida, a la deficitaria e inequitativa estrategia de testeo desplegada desde el inicio y que continúa hasta ahora, y a la falta de estudios serológicos que den cuenta del nivel de infección ya ocurrida en la población. Valga recordar que la mayor parte de los casos de covid-19 son asintomáticos y/o leves, por lo que no llegan a ser detectados a menos que se realice una búsqueda activa de estos.

El seguimiento continuo que ha realizado el LaboratorioDeDatosGT a la información oficial ha permitido que la ciudadanía tenga una idea más clara sobre lo que acontece. No obstante, es una imagen minimalista, tipo “punta del iceberg”, que no alcanza para dimensionar los verdaderos costos que ha tenido la pandemia para la población.

Mucho se ha mencionado, incluso se han ufanado, de que las repercusiones macroeconómicas de la pandemia han sido leves para Guatemala, en comparación con lo acontecido en otros países de la región. Pareciera que la experiencia vital de los y las guatemaltecas se pudiera resumir en un indicador macroeconómico de creación de riqueza, como es el PIB, y que no fuera necesario ni relevante entender las verdaderas repercusiones de la situación. Esto debería ser la base para identificar lo que requiere urgente acción de parte de la política pública.

Por esa razón, el LaboratorioDeDatosGT, junto con Oxfam en Guatemala, decidimos hacer un estudio que se enfocara en identificar y documentar algunos de los costos humanos, sociales y económicos que ha generado la pandemia y la forma de gestionarla, incluido el hecho de que la vacunación ha sido tardía, lenta e inequitativa. Una gran limitante para este estudio fue la falta de encuestas de hogar actualizadas: No se hizo Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos en 2020; y las Encuestas de Condiciones de Vida y de Salud Materno-Infantil no se actualizan desde el 2014, por lo que este estudio se basa en análisis propios a partir de información epidemiológica disponible, y en otros estudios y fuentes secundarias de información que se lograron identificar.

El silencio estadístico es grave para el país. Ni siquiera sobre la economía, que tanto les interesa, es posible establecer las verdaderas repercusiones de la pandemia, mucho menos dar cuenta de las repercusiones sociales, que son, además, vividas más drásticamente por las mujeres y la niñez. En ese marco, solicitamos urgentemente al INE que incorpore en la Enei, de la cual está próxima a salir el módulo “Uso del tiempo” en el cuestionario, y que pongan especial énfasis en tener un módulo específico que recupere información sobre lo acontecido con el empleo y la ocupación durante el año 2020. Igualmente, en lugar de hacer un miniestudio sobre pobreza en algunos municipios, recomendamos hacer una nueva Encovi a la brevedad. Solo así se podrá establecer lo ocurrido en el país del año 2014 a la fecha. Y al MSPAS, recordarle que ¡urge una nueva Ensmi también!

El estudio de LaboratorioDeDatosGt y Oxfam constituye una primera aproximación para dimensionar los verdaderos costos sociales y económicos de la pandemia. Será presentado hoy, a las 7 pm, por medio del Facebook Live del @Labdatosgt ¡Quedan cordialmente invitados a participar!