Con otra mirada

Medalla de Oro Asamblea de Presidentes

José María Magaña Juárez jmmaganajuarez@gmail.com

Publicado el

Según lo establece la Constitución Política de la República, la colegiación de los profesionales universitarios es obligatoria. De eso derivó la Ley de Colegiación Profesional Obligatoria (1947), entre cuyos fines está la superación moral, científica, técnica, cultural, económica y material de las profesiones universitarias y el control de su ejercicio.

La Ley también establece la organización, funciones y atribuciones de los colegios profesionales, que incluye los derechos y obligaciones de los colegiados, así como la creación de la Asamblea de Presidentes de los Colegios Profesionales (1955) que hoy está integrada por 14 colegios que acogen a más de 700 carreras profesionales con grado de licenciatura y más de 225 mil profesionales registrados.

Entre sus funciones, además de las administrativas, gestión y operación, está conceder a miembros de cada colegio profesional los reconocimientos siguientes: Homenaje a Profesional Ilustre, una vez al año, de cada una de las cinco regiones del país; Medalla de Honor al Mérito, con el cambio de junta directiva de la Asamblea de Presidentes, y Medalla de Oro de los Colegios Profesionales a un miembro de la comunidad profesional destacado por sus méritos, propuesto por cada colegio, que se entregará en la celebración del aniversario de creación de la Asamblea.

Por la pandemia de covid-19, la medalla de oro no se entregó oportunamente, por lo que el miércoles 28Sept2022 tuvo lugar el homenaje de los profesionales propuestos para los años 2021 y 2022. Fueron ellos, por Ingenieros Agrónomos: Francisco Vallejo Martínez. Abogados y Notarios: René Armando Lam España y Edgar Armando Castillo Ayala. Farmacéuticos y Químicos: Alba Marina Elizabeth Valdez Ruiz y Yani Adilis Echeverría Ayala. Economistas Contadores Públicos y Auditores y Administradores de Empresas: Ernesto Morales Pinzón y Roxanda Edith Orellana Valdez. Médicos Veterinarios y Zootecnistas: Mayra Lissette Motta Padilla y Carlos Francisco Marín Arriola. Humanistas: María Victoria Flores Gudiel y Genri Adelso Salazar García. Ingenieros: Oscar Vinicio Roquel Otzoy y Oscar Eduardo Caceros Oxom. Médicos y Cirujanos: Marta Lily Contreras Villanueva y Raúl Francisco Jiménez Pérez. Psicólogos: Dinorah Piedad Porras Ardón y Héctor Alfredo Molina Loza. Ingenieros Químicos: Francisco Aben Rosales Cerezo y Federico Guillermo Salazar Rodríguez. Contadores Públicos y Auditores: Jorge Augusto Román García y Juan Carlos Paredes Herrera. Enfermeros: Sara Lorena López de Quiñónez y Tito Nathanael Caxaj Suriano. Estomatólogos: Roberto Eduardo Gereda Taracena y Vilma Lily Caravantes Tobías; y Arquitectos: José Enrique Asturias Rudeke y Ramiro Humberto Soria Estrada.

Por demás está decir, toda una pléyade de ciudadanos destacados en el libre ejercicio de su profesión, honorable desempeño en la administración pública y, en particular, valioso servicio a la comunidad. En cuanto a mis colegas, hago notar el hecho de que ambos coincidieron en la Facultad de Arquitectura de la Usac entre 1968-73. José Asturias Rudeke, catedrático, y Ramiro Soria Estrada, estudiante.

Como lo he expuesto en otras oportunidades, en Ab1972 tuvo lugar el Congreso de Reestructuración de Arquitectura (CRA), que polarizó la relación con las autoridades sobre el contenido del plan de estudios y su relación con el país. Ahora, 50 años después, siendo presidente de la junta directiva del Colegio de Arquitectos, propuse celebrar un foro conmemorativo a aquel movimiento estudiantil que aportó sustanciales cambios en la enseñanza de la profesión y su vínculo con la realidad socio-cultural-económica de la Nación.

Para celebrarlo se invitó a los profesionales y estudiantes que en aquella oportunidad participaron, entre ellos José Asturias y Ramiro Soria.