Con otra mirada

Murales conmemorativos en escuelas públicas

José María Magaña Juárez jmmaganajuarez@gmail.com

Publicado el

En términos educativos, los concursos son una herramienta útil para la formación de los niños, jóvenes y adultos. Ese recurso permite desarrollar competencias, fortalecer la personalidad y el autoestima. No importa si se trata de certámenes de ciencias, escritura, oratoria o artes. La participación en esas actividades es importante por el grado de exposición que implica, que permite aprender de los demás.

Un concurso trae consigo la premiación al ganador o ganadores, según la naturaleza y bases del mismo. Esta puede consistir en remuneración económica, la subasta de la obra o su realización, según el caso, así como el estímulo para desarrollar nuevos proyectos, ideas o negocios.

La experiencia de compartir con grupos multidisciplinarios y el dominio de otros idiomas ayudará a entender la importancia del trabajo en equipo y su proyección a otras dimensiones laborales, además del hecho satisfactorio de participar en una actividad que ofrece un amplio abanico de soluciones para un problema dado. Eso, en el campo del urbanismo y la arquitectura, constituye una valiosa herramienta para el desarrollo positivo de las ciudades, para crear una mejor arquitectura y, consecuentemente, para enriquecer la calidad de vida de sus habitantes. Los ejemplos en nuestro medio existen y en la mayoría de los casos son positivos.

En el marco de la conmemoración del bicentenario de la independencia de la Capitanía General de Guatemala de España (1821-2021), la empresa de azulejo y piso cerámico Hispacensa decidió aportar a la imagen, paisaje urbano y conocimiento de nuestro país, convocando a arquitectos y estudiantes de Arquitectura de todas las universidades locales a participar en el concurso Deja Huella en Nuestra Historia. El objetivo fue diseñar murales de 4.50 por 3.80 metros, realizados en piezas de cerámica de 0.33 x 0.33 metros; serán colocados en cinco escuelas públicas. A la convocatoria se inscribieron 144 interesados, de quienes se recibieron 42 trabajos.

Con el afán de que las obras presentadas fueran evaluadas por personas con experiencia en el diseño y la arquitectura, se invitó a formar parte del jurado calificador al decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de San Carlos de Guatemala, arquitecto Edgar López, y al suscrito, en su calidad de presidente del Colegio de Arquitectos. En ausencia del decano, participó el director de Planificación, arquitecto Carlos Enrique Valladares Cerezo. El tercer miembro del jurado fue el ingeniero Gildardo Robles, gerente de Innovación de la empresa.

Los ganadores del concurso fueron: el arquitecto René Alberto Castro Heinemann y los estudiantes Nelson Eduardo Ixcot Herrera, Paulina Gregorio, María Karla Tzub Pereira y Andrea Karina Ramás Chiroy.

Y las escuelas seleccionadas para recibir ese aporte artístico conmemorativo: 1. Escuela Oficial Urbana Mixta PEM Oscar A. Conde Flores, avenida Ismael Arriaza, 13-41 zona 1, Sanarate, El Progreso; su instalación tuvo lugar el jueves 30 septiembre 2021. 2. Escuela República de Colombia y Escuela República de El Salvador, 13 calle 11-00 colonia Roosevelt, zona 11, Guatemala; su instalación fue ayer, viernes 1 octubre. 3. Escuela Óscar Berger Perdomo, 4ª calle B 12-70 Lo De Fuentes, zona 11, Mixco, en donde se instalará hoy, sábado 2 octubre. 4. Escuela Oficial Urbana de Niñas Eufemia Córdova e Instituto de Educación Básica Juan Diéguez Olaverri, 8a. avenida 25-40 zona 11, Guatemala; se instalará mañana. domingo 3 octubre. 5. Escuela Normal Central, 5a. calle 8-06 zona 13, Guatemala; se instalará el lunes 4 octubre 2021.

En la operación participarán operarios capacitados para el efecto, con la tutoría de maestros instaladores.