Cable a tierra

Replantear la estrategia para masificar la vacunación

Karin Slowing karin.slowing@gmail.com

Publicado el

Un contrato firmado para comprar 16 millones de dosis de la vacuna Sputnik es, finalmente, una gran noticia. Ya se pagó el 50% y el martes 13 de abril el Ministerio iba a “ser informado” sobre la programación de las entregas. El presidente dijo que la totalidad de las dosis serán enviadas durante los próximos siete meses. Si se suma, además, lo que está aún pendiente de Covax, como seis millones de dosis, podríamos decir que finalmente se ha asegurado la provisión inicial de vacuna que permitirá alcanzar una cobertura poblacional del 70%, mínimo que se necesita para detener la epidemia.

Este hecho le da un escenario diferente al MSPAS: La fase 1 se planteó desde el escenario de restricción en la disponibilidad del biológico y se priorizó por nivel de riesgo/edad. Con disponibilidad de vacuna, y conociendo el flujo de las entregas, el MSPAS puede replantear su estrategia; sobre todo, debe reforzar la operatividad que le permita ejecutar bien la vacunación a gran escala y en el menor tiempo posible.

Algunos elementos catalizadores: 1. Entregar al IGSS las dosis suficientes para cubrir la totalidad de sus afiliados y derecho-habientes. Esto descargará al MSPAS de cerca de un 20% de la población total que toca cubrir (dos millones de adultos, aprox.)

2. Establecer una secuencia de vacunación; es decir, comenzar por aquellos territorios con mayor concentración de la población meta de cada fase (si se quiere seguir con los grupos de riesgo por edad), o bien por los lugares con mayor incidencia de casos registrados, e ir progresivamente ampliando la cobertura a territorios menos afectados hasta cubrir todo el territorio nacional.

3. Asegurar un incremento sustantivo en el número diario de vacunados con primera dosis, estableciendo metas territoriales/poblacionales de cobertura, y metas operativas diarias y mensuales de vacunación. Recordar que, para vacunar en siete u ocho meses a 10 millones de personas, hay que vacunar como 1.5 millones por mes; 50 mil personas diarias (vacunando de lunes a domingo) o 75 mil diarias, si es solo de lunes a viernes.

4. Si, como se había estimado, cada equipo logra vacunar a 120-150 personas por día, se necesitarán un mínimo de entre 500 y 625 equipos y/o puntos de vacunación bien dotados de insumos y desplegados en simultáneo, y bajo ciertos criterios. El quid de la ejecución exitosa está en solucionar este aspecto.

5. Los equipos de vacunación pueden ubicarse en: a. lugares fijos (instalaciones fijas del MSPAS y temporales); pero desconcentrados, aprovechando su capacidad instalada y la zonificación de las ciudades y municipios; b. En los lugares más afectados, crear Megaespacios que permitan vacunación masiva ordenada (estadios, megatemplos, por ejemplo); c. Integrar unidades móviles que se desplacen a lugares de alta concentración de personas (empresas, mercados).

6. Se pueden hacer alianzas solidarias, no lucrativas, con múltiples instancias públicas y privadas que podrían multiplicar la vacunación, pero de manera ordenada y regulada. Es fundamental garantizar la gratuidad de la vacunación al individuo, así como la calidad técnica de la misma.

7. Si no se quiere priorizar territorios, se propone usar una estrategia de clusters, empleando las estructuras censales como unidad de vacunación. Esto puede ser particularmente más efectivo a nivel rural, vacunando por hogares y comunidades, y también para las empresas.

8. Dar alta prioridad a vacunar a las comunidades educativas de escuelas y colegios en cada territorio. Puede ser un programa específico entre MSPAS y Mineduc. Nuevamente, el LaboratorioDeDatosGt queda en disposición para profundizar estos aportes.