Registro akásico

Se expone deprimente lucha burocrática

Antonio Mosquera Aguilar http://registroakasico.wordpress.com

Publicado el

Niveles: primero: Presidente; segundo: Ministros, Fiscal General; tercero: fiscales regionales; cuarto: Fiscales de distrito; quinto: Fiscales. El Secretario de Estado de EUA, Antony Blinken, protesta por una decisión administrativa: el despido de un funcionario de quinto nivel. Mientras tanto, en los canales de expresión de intereses norteamericanos, se adivina el descontento con la negociación con Rusia por la vacuna Sputnik. Buscan ensuciar la adquisición, por donde sea, acusando a quien sea, sin moderación.

Juan Francisco Sandoval Alfaro se caracterizó por ofrecer declaraciones legalistas, sin dar explicaciones sobre motivos o finalidades. Los opositores pueden calificarlas de contumelia; los partidarios de celo legalista. Como se sabe, se le remueve del cargo acusándolo de insubordinación.

Ofendió a su jefa, cuando en redes sociales puso señales favorables o likes, en caricaturas o comunicados insultantes contra la fiscal. Aparentemente, hablaba mal en privado; pues no le costó, hacerlo público, en una conferencia de prensa. Acusó a la Fiscal General de favorecer a la empresa Tigo u ordenar la detención de Estuardo Gálvez Barrios para sacarlo de la elección a la Corte de Constitucionalidad, favoreciendo a otro candidato. En contra, lo señalan de saltarse al departamento de comunicación social, filtrar declaraciones bajo sumario, y no informar de las capturas policiales decididas sin aviso. Y, oposición abierta contra los últimos nombramientos de fiscales, hechos por Porras, en uso de sus facultades legales.

Por aparte, tardíamente, se trae a cuenta acusaciones, sobre su actuación profesional por la liberación de Alejos, sujeto en oscuro caso. Igualmente, se le responsabiliza de la liberación de los Pasaco, por falta de preparación suficiente de la prueba. Se publican expedientes de luchas burocráticas, donde se le acusa de no respetar acuerdos y actuar por su cuenta.

En medio de este desaguisado burocrático, las declaraciones de funcionarios extranjeros, son deleznables. La falta de respeto a la hospitalidad del país, los criterios abusivos y la idolatría sin base, con clara afectación de la motivación del apoyo técnico y financiero extranjero. Hasta ahora, no existen palabras soeces o insultos como hizo un exembajador. Un comunicado de una portavoz adjunta norteamericana, afirma que deben seguirse las instrucciones extranjeras o cesa todo apoyo.

Los ataques a Sandoval Alfaro, son totalmente desproporcionados. Los discursos anticomunistas trasnochados, la sed de persecución por encima de la legalidad y el odio sin límite, abundan en un grupo altamente vociferante. Hay insania, al ver el episodio como parte de la estrategia de Biden, para imponer nuevas relaciones sexuales, cambio étnico poblacional en el mundo y favorecimiento de la violación sexual en las ciudades.

Si no generara desorden y afectación económica, todo es rocambolesco. Discurso nocturno en un balcón, remedo de los efectuados durante la emancipación latinoamericana hace dos siglos. No hubo aplausos por los pocos despiertos en la calle. La fuga hacia El Salvador de Bukele, con chofer diplomático. La desmesurada atención al destituido, mientras no se advierte la manipulación política de la persecución penal con fines políticos. Las invectivas contra la Fiscal General son de carácter personal. No hay preocupación por la precariedad de la legalidad, tanto en la extensión del período de la Corte Suprema, como en la intromisión en actos electorales, o con el trasiego de dólares alrededor de casos investigados, o en la ilegal prisión preventiva etc.