Miramundo

Sololá, solo como paisaje

Alejandro Balsells Conde @Alex_balsells

Publicado el

Hablar de Sololá es pensar en color, rápido se nos viene a la mente el lago, los volcanes, los celestes, verdes y azules de uno de los paisajes más bellos, pero al rascar un poco encontramos un departamento con altas cifras de desnutrición, con poca, escasa y mala calidad de infraestructura en salud, vial y educativa, con altos grados de contaminación al lago, con desempleo y sin ningún control urbanístico, basta ver el desastre en que se ha convertido Panajachel.

En 1998, cuando el Tribunal Supremo Electoral se encontraba comprometido con la descentralización electoral, el primero de los estudios piloto para ubicar centros de votación fuera de las cabeceras municipales se realizó en Sololá. En aquella oportunidad se resaltó que Santa Catarina Ixtahuacán, Nahualá, Santa Lucía Utatlán y Sololá eran los municipios con mayor grado de dispersión, pero Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá registraban diferencias abismales con respecto a los demás municipios porque el esparcimiento de su población era complejo.

Se mostró que tanto Santa Catarina Ixtahuacán como Nahualá cuentan con una parte en tierra fría y otra parte en la boca costa y los habitantes costeños tienen mucha más relación con Suchitepéquez que con su propio departamento, los grados de ausentismo electoral eran muy altos porque por ejemplo, un habitante de la aldea Guineales, de Santa Catarina Ixtahuacán, debía viajar de 8 a 10 horas para acudir a votar a su cabecera municipal.

En el año 2002 nuestro país estrenó la descentralización electoral y los ciudadanos pudimos votar cerca de nuestra residencia electoral. El objeto de buscar la descentralización electoral, tal como los Acuerdos de Paz lo señalaban, era hacer más estrecho el vínculo entre el elector y quien resultare electo, sobre todo con respecto a las autoridades locales, debemos recordar por ejemplo, que antes de 2002 las corporaciones municipales de Mixco, Chinautla, Villa Nueva, Villa Canales, San Miguel Petapa, las Pinulas y Fraijanes, por mencionar algunos, eran votados por pírricas cantidades de electores, habiendo sido modificado el panorama cuando se instituyó la residencia electoral.

En Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá, siempre se vislumbraron problemas territoriales, derivado sobre todo a que los límites son, en buena parte, caprichosos y poco técnicos, Rafael Carrera decidió modificaciones y así se hizo, luego distintos gobiernos han venido solo a entretener las crisis, pero jamás a resolverlas.

En Sololá, y en concreto en Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá, se han restringido derechos por este gobierno, solo ello debería ocuparnos a todos, porque no es lo normal en una sociedad democrática buscar restricciones cotidianas para garantizar el orden, sin embargo, vemos al Presidente del Congreso, diputado por Sololá, en dos años de gestión sin mover un dedo por su distrito, se despide del cargo con parranda en la Casa Larrazábal y entregando patrullas de la “Guardia Parlamentaria” con trajes de oficiales de la Gestapo tropicalizados y viendo como enemigos a quien no aplaude la mediocridad de su faena.

También trascendió que el alcalde de Nahualá, Manuel Guarchaj, del partido oficial, en plena crisis en su municipio, andaba por Esquipulas con carro robado y así fue hallado por las autoridades. La crisis de legitimidad está a la orden del día porque el electorado no exige.

El régimen electoral tiene grandes defectos, porque mientras los cargos públicos se vean solo como trampolines para salir del anonimato financiero y ser la catapulta de nuevos millonarios o delincuentes impunes, el país irá para atrás, como ahora lo muestra en Sololá, un departamento que pierde todos los días por acciones y omisiones de sus propias autoridades y poco a poco hasta nos despediremos del paisaje.