Punto de encuentro

Violencia contra las mujeres: declaraciones y omisiones

Marielos Monzón @MarielosMonzon

21 de febrero del 2019: Juan Carlos Eggenberger anunció el retiro de su postulación a la Presidencia por el partido Visión con Valores (Viva). Cuestionado por periodistas sobre el motivo de la dimisión, explicó que era víctima de una “campaña negra” por un tema “personal” que ya estaba “cerrado”.

Sin embargo, el Ministerio Público informó que hay un proceso penal en su contra por violencia contra la mujer, que conoce el Juzgado Segundo de Delitos de Femicidio. En mayo del 2018, su entonces esposa, Ana Lucía Flores, lo denunció por agresión y violencia física. En declaraciones a los medios, el político intentó minimizar el hecho y lo catalogó de asunto privado. “No tengo por qué hablar de eso —la agresión—, es un tema de ámbito familiar”, argumentó.

8 de marzo del 2019: En el Día Internacional de la Mujer robaron y destruyeron la oficina del Sector de Mujeres, ubicada a una cuadra de la Policía Nacional Civil. “Desmantelaron todo, rompieron las ventanas, se llevaron ocho computadoras, todo nuestro equipo. Hubo una destrucción total”, declaró Isabel Sáenz, coordinadora de la organización, al medio digital Nómada. El Sector de Mujeres acompaña, entre otros casos, el proceso judicial del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, donde murieron quemadas 41 niñas y 15 más resultaron gravemente heridas. Las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres han sido blanco de ataques, incluyendo los discursos de Jimmy Morales, Álvaro Arzú Escobar y los voceros de grupos ultraconservadores que las descalifican y las ponen en peligro.

12 de marzo del 2019: El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Nester Vásquez, informó que el entonces jefe de Seguridad del Organismo Judicial, Roberto Mota Bonilla, “decidió presentar su carta de renuncia irrevocable, por motivos de índole personal”. Vásquez no mencionó que el motivo “personal” era una orden de captura girada contra Mota por violencia sicológica y económica contra su esposa, tema que elPeriódico hizo público y obligó a su dimisión.
Tampoco explicó por qué lo mantuvo en el cargo tras los graves señalamientos realizados por varios jueces y juezas respecto de la vulneración a su seguridad y menos cómo Mota evadió la orden de captura. Según reportan los medios, las magistradas María Eugenia Morales y Delia Dávila fueron las únicas que pidieron explicaciones a Vásquez por este nombramiento y por no haberlo destituido.

13 de marzo del 2019: Tras varios asesinatos de mujeres, cuyos cuerpos presentaban señales de violencia y tortura, el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, aseguró que la mayoría de estas muertes son consecuencia de su participación en las pandillas. “Mujeres, no se involucren en ese tipo de actividades delictivas, porque a ellos no les importa si son hombres o son mujeres. La participación ahí, es la muerte”, declaró el funcionario.

Un ministro. Un excandidato a la presidencia. El magistrado presidente de la CSJ. El exresponsable de la seguridad del Organismo Judicial. El presidente del Congreso y el jefe del Ejecutivo. Sus actuaciones, declaraciones y omisiones no dejan lugar a dudas sobre las razones por las que en este país los asesinos y maltratadores de mujeres actúan con total impunidad.
La violencia contra las mujeres no se detendrá mientras nos sigan responsabilizando de lo que nos ocurre. Mientras permanezcan la estigmatización y la criminalización y se exculpe a los victimarios, porque lo que hacen forma parte de las “relaciones cotidianas”. Menos aún disminuirá, si el hilo discursivo desde el poder político y judicial sigue reforzando la subordinación y el odio contra las mujeres.