imagen es percepción

En los zapatos de Jimmy

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Publicado el

La aplastante victoria de Morales dejó un claro mensaje: “No al político tradicional”. La elección fue votar por alguien que represente la antipolítica. Ofrecía algo simple, medible y realizable, tan sencillo como su eslogan: “Ni corrupto, ni ladrón”.

Este fenómeno no es nuevo ni está ocurriendo solo en Guatemala, sino en otros países del mundo, como Italia. A los italianos les ha sonado muy familiar la victoria de Jimmy Morales como político poco usual y lo han comparado con el comediante Beppe Grillo, quien critica al gobierno de turno de ese país. Este domingo estaré en la Rai (Televisión italiana) dando una entrevista sobre este tema, y desde ya están invitados a verla. De hecho, en el bel paese ya se están refiriendo a Jimmy Morales como “Il Beppe Grillo di Guatemala”.

Aquí y en el resto del mundo estamos a la expectativa de cuáles serán las acciones que ejecutará Morales. Porque en cierta forma es un experimento que rompe con los esquemas preestablecidos y podría animar a otras naciones a lanzarse a una nueva fórmula para encontrar otro tipo de gobernantes.

Algunos le achacan a Jimmy la falta de experiencia. La pregunta es… ¿Quién de los políticos putrefactos que hemos tenido desde la “dizque época democrática” la ha tenido? Señores, ya seamos serios, aquí se atribuye experiencia política al hecho de estar dentro del gobierno robando y haciendo trances. Ninguno de ellos hizo nada por el desarrollo del país. Y no ha habido uno solo que haya salido con las manos limpias en su gestión. Muy diferente es que algunos hayan sido perseguidos y otros más vivos, no. Jimmy es un hombre preparado académicamente, tanto o más que estos expresidentes, viene de la clase trabajadora y conoce las necesidades de los más pobres; ha luchado duro por sus sueños. Llegó a ser un empresario exitoso en su propio entorno; además, tuvo el mérito de lograr hacer una reconocida carrera artística, en un país donde no se valora a los artistas nacionales.

La retórica del presidente electo hasta hoy ha sido convincente y su discurso antisistema es el que la gente necesita escuchar. Revela que sus intenciones son buenas, pero el tiempo de campaña terminó, el distractor del debate con Sandra se acabó.

Llegó la vida real y el reto es ejecutar lo prometido, el guiri guiri aquí ya no cabe, el pueblo empezará a exigir acciones, porque de lo contrario será un demagogo más para añadir a la lista.

Esta es una tarea muy complicada; de hecho, pocos quisieran estar en sus zapatos. Y se requiere más que un buen discurso, inteligencia, creatividad, capacidad de organización, valentía y liderazgo.

La clave será tener la cautela de hacerse rodear de personas honorables, debe ser muy cuidadoso y escoger sabiamente a su equipo de trabajo, debe decir no al nepotismo. Si ha ofrecido transparencia es necesario que no acepte regalos de nadie, por trivial que esto parezca. Debe predicar con el ejemplo, ser austero y sencillo. El sueldo del presidente de Guatemala es tan bueno que en verdad no se necesita robar para vivir bien. Su meta debe ser salir en cuatro años con la frente en alto.

Imagen_es_percepcion@yahoo.com