PUNTO DE ENCUENTRO

¿Le explico?

Marielos Monzón @MarielosMonzon

Archivado en:

Marielos Monzón

Otto Pérez declaró que no entendía las razones por las cuales el juez Miguel Ángel Gálvez lo había dejado en prisión preventiva mientras espera la audiencia donde se determinará si deberá afrontar un juicio. No le bastaron al señor Pérez las 5 horas que el juez utilizó para explicar que había encontrado indicios suficientes de su vinculación con la estructura criminal La Línea y cuáles eran esos indicios. Gálvez fue clarísimo en afirmar que con las pruebas presentadas había bastantes elementos para pedir al MP que continuara con la investigación —las evidencias recabadas contra Pérez se obtuvieron cuando se investigaba a otros miembros de la red, porque él tenía inmunidad— y que en esta etapa del proceso no se estaba determinando su culpabilidad. Por eso, después de escuchar la resolución del juez me permito resumir los argumentos presentados, a ver si así le quedan claras al señor Pérez las razones por las que está preso.

1. En varias de las interceptaciones telefónicas entre algunos de los integrantes de la estructura criminal se hace referencia al “señor de la finca”, “el número uno”, “el dueño de la finca”, “el presidente”, “el alto señor” y “el mero mero”, lo cual da indicios de la participación de Pérez Molina con la estructura criminal. Incluso en un audio se escucha a Roxana Baldetti referirse al “presi”, aunque luego corrige y dice “el presidente de la empresa”.

2. Otras escuchas telefónicas evidencian la relación directa que Pérez Molina tenía con algunos integrantes de la estructura, entre ellos Salvador Estuardo González (alias Eco) y Carlos Enrique Muñoz —exjefe de la SAT—. Incluso hay una conversación entre Pérez y este último personaje en la que le ordena la sustitución del encargado de Recursos Humanos de la SAT, cuando se supone que esta es una institución autónoma y descentralizada y quienes deberían tomar las decisiones son los miembros del Directorio.

3. En las oficinas de alias Eco se localizaron documentos como un organigrama de la SAT, tablas de distribución de los sobornos (donde se establece que Pérez y Baldetti habrían recibido el 50%), cambios de puestos, un memorando dirigido al expresidente y también pasajes a nombre de ambos cuando no habían tomado posesión del cargo. De acuerdo con la investigación, en una reunión realizada en el hotel Crowne Plaza entre varios miembros de la red, incluido alias Eco, se elaboró la tabla para el pago de sobornos que luego apareció en su oficina.

4. Luego de sostener una reunión con otros miembros de la red, donde se decidió en definitiva el ingreso a la estructura de Javier Ortiz, alias Teniente Jerez, en sustitución de Osama Ezzat Azis, González se reunió con el entonces secretario privado de la Vicepresidencia, Juan Carlos Monzón (JC), lo que llama la atención del juez Gálvez en el sentido del “marcado interés” de un funcionario de alta jerarquía del Gobierno “por quien iba a ser el jefe de la estructura externa”. Sobrados indicios para ordenar que se amplíe la investigación y para no dar chance a que “en libertad” se obstruya la averiguación. ¿O cabe alguna duda de lo que es capaz de hacer este exjefe de inteligencia? Además de victimizarse, claro.