Urbanismo y sociedad

Problemas de desarrollo para hacer un metro

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Archivado en:

alfonso yurrita cuesta

La ciudad de Guatemala es la más grande y cosmopolita de Centroamérica. La ciudad de Guatemala ha sido elegida como la segunda urbe más cara para vivir de América Latina, según un estudio de la Unidad de Inteligencia The Economist del 2016. De acuerdo con el último censo realizado en la ciudad, habitan 2.450,212 personas, pero considerando su área metropolitana, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, alcanza un estimado de 4.703,865 habitantes para el 2018, lo que la convierte en la aglomeración urbana más poblada y extensa de América Central. Aunque la economía se reactivó en el país, la emigración en Guatemala persiste, aún el nivel de desigualdad, donde se ha desarrollado un urbanismo des-socializado por las oligarquías reflejado en la pobreza que se manifiesta en la emigración de Guatemala que tiene 1.117,355 emigrantes, lo que supone un 6.6% de la población (ONU). En el ranking de emigrantes está en el puesto 99 de los 195 del ranking de emigrantes. Los emigrantes de Guatemala viajan principalmente a Estados Unidos, donde va el 87,33%; el número de emigrantes guatemaltecos ha aumentado en 36.635 personas, un 3.39%.

Dentro de esto ahora se piensa promover un metro subterráneo. Sin embargo, no todas las ciudades del mundo pueden contar con este tipo de transporte, en ciudades con suelo débil (falto de consistencia) y situadas en zonas sísmicas, como el caso de Guatemala, su costo se elevaría casi un 300% de lo que costaría construir éste en otra ciudad, aunque existen ferrocarriles urbanos cuyo trayecto transcurre total o parcialmente en la superficie. El concepto de metro se asocia generalmente a ferrocarril subterráneo, solución que progresivamente fueron adoptando las ciudades que no lo habían adoptado originalmente debido a varios motivos, entre los que pueden estar el orden de la calidad estética y ambiental del trazado subterráneo, así como la falta de terreno disponible o la carestía del suelo en las grandes ciudades. El metro es el final del proceso de planificación urbana de la ciudad. Antes deberá realizarse un diagnóstico progresivo que define las propuestas de desarrollo urbano: la implementación de políticas, uso del suelo, análisis histórico, localización de las actividades urbanas, tendencias de crecimiento vertical. El EDOM había diseñado los diferentes sistemas integrados de transporte masivo con relación al desarrollo urbano, lo que incluía un ferrocarril metropolitano que abastecía los desarrollos urbanos, por vías intercambiadoras, así como una carretera entre centros regionales, zonas industriales y puertos. Dada la calidad del subsuelo de Guatemala se pensó en establecer un metro elevado eléctrico.

La economía de Guatemala también es un factor negativo en este plan. El PIB per cápita es un indicador muy bueno del nivel de vida y en el caso de Guatemala, en el 2017, fue de 3.976€ euros, con lo que ocupa el puesto 107 de la tabla. Así pues, sus ciudadanos tienen según este parámetro, un nivel de vida muy bajo en relación al resto de los 196 países del ranking del PIB per cápita. En cuanto al Índice de Desarrollo Humano o IDH, según la ONU muestra que los guatemaltecos tienen una mala calidad de vida. Si se intenta hacer el metro, es útil saber que se encuentra en el puesto 98 de los 190 que conforman el ranking Doing Business, que clasifica los países según la facilidad para hacer negocios. En cuanto al Índice de Percepción de la Corrupción del sector público en Guatemala ha sido de 28 puntos, así pues, la percepción de los guatemaltecos de estos es muy alta.

alfonsoyurritacuesta@gmail.com