Cómo hacer relevante nuestra oferta de servicios técnicos en un mercado global

Tendrá mayores oportunidades el talento bilingüe y con el hábito de mantenerse a la vanguardia en su especialidad.

PL Plus
Foto: Hemeroteca Prensa Libre
Foto: Hemeroteca Prensa Libre

¿Cuál es el escenario para los freelance (trabajo independiente) y la economía gig? Se habla que la economía Gig (gig economy) tomó relevancia en Estados Unidos y Europa después de la crisis económica mundial de 2008-2009 (How the gig economy is changing the workforce) fue una forma de contratar personal bajo contratos “temporales”, dinamizando cómo administrar el impacto financiero que contratos de trabajo por tiempo indefinido generaban a las empresas.

Naturalmente, se fue nutriendo por otros factores que incrementaron la existencia de talento freelance: quienes han tenido la fortuna de ser parte de esos contratos temporales por “elección”, han aprovechado ser parte de una nueva y talentosa generación millenial que ambiciona autonomía, flexibilidad y se ha mostrado despreocupada por trabajos estáticos y eternos porque se alejan de compromisos de largo plazo como adquisición de vehículo o vivienda; un bloque de la población que ha tenido que aceptar esa temporalidad por “necesidad”, en la medida que son las oportunidades que se presentan y es lo que en buena medida las empresas han ido reclutando; y, la “tecnología”, permitiendo ubicar talento en línea y facilitando conectar la oferta y demanda de servicios.

Ya es una realidad que podemos acceder a plataformas que nos ponen en contacto con talento freelance de distintos países para tareas como diseño, mercadeo, música, traducciones (por ejemplo: Fiverr), y con quienes se negocia el servicio/tarea de interés, la tarifa por hora, tiempos de entrega, etcétera.

Con sus virtudes y oportunidades de mejora, existe un segmento en este ecosistema del trabajo independiente y seguramente ya habrá guatemaltecos que cotizando en esas plataformas.

¿Dónde se ubicará el lugar de trabajo en el futuro?

En el artículo publicado en el Business Harvard Review por el profesor Prithwiraj Choudhury, se formulaba la pregunta: ¿Realmente necesitamos estar juntos, en una oficina, para hacer nuestro trabajo? Y era el punto de partida para el análisis de un buen número de empleadores que, durante la pandemia del covid-19, rompieron muchos paradigmas con relación a necesitar la presencia de sus colaboradores en el espacio de oficina para obtener resultados.

Lo interesante del artículo es que se enfoca en sugerir a los negocios lo relevante de la “gestión” para esa nueva realidad en la que su fuerza laboral se quedará indefinidamente en modelos de trabajo híbridos o remotos.

¿Qué relación existe entre el freelance, el modelo de trabajo remoto en aquellos empleos fijos y la posibilidad de educarse continuamente en línea?

Desde mi perspectiva: que hay una oportunidad ilimitada de contactar interesados en servicios de calidad que pueden proveerse desde cualquier lugar; y nosotros, en Guatemala, desde cualquier lugar con buen acceso a internet, podemos ser parte de la oferta.

Por supuesto, una oferta que debe ser relevante y competitiva. Para lograrlo, aprovechar oportunidades de capacitación en línea, ser académicamente curiosos todo el tiempo y asumir que lo que estamos estudiando hoy dejará de ser relevante y se transformará en el corto tiempo, pueden facilitarnos ser relevantes, competitivos y, sobre todo, confiables.

Estamos hablando de una realidad donde la solicitud de servicios puede llegar de interesados en distintas partes del mundo (ya sea porque su modelo es dentro del modelo freelance o porque los empleados pueden estar en un modelo de trabajo remoto). Sin embargo, también estamos hablando de un mercado altamente competitivo, virtuoso y global. Sin duda es solo una posibilidad donde destacarán quienes logren posicionarse porque su trabajo bien hecho construye la confianza de una entrega de calidad, responsable y valiosa.

Definitivamente, además de aprovechar la educación en línea para estar constantemente a la vanguardia, dominar otro idioma será una de las llaves para abrirse un espacio. Las mejores oportunidades se le irán presentando al talento bilingüe que sepa estar contantemente a la vanguardia de las habilidades requeridas.

***

* Manuel Ramírez Archila es socio director de EY Guatemala


0