Panorama de commodities: Precios globales podrían corregirse en 2022

La fase de recuperación económica global conlleva una escala de precios de commodities para Guatemala y Centroamérica sobre toda las relacionadas al rubro de alimentos, que por ser importadores netos podría generar impactos a la región, según la apreciación de expertos.

Publicado el
Guardar Compartir
Las proyecciones para el segundo semestre de los precios de las materias primas son que vendrán en ascenso en casi todos los casos, aunque más lento que en el primer semestre.
Las proyecciones para el segundo semestre de los precios de las materias primas son que vendrán en ascenso en casi todos los casos, aunque más lento que en el primer semestre.

En el primer semestre del año se observa movimiento en los precios de las materias primas o commodities, sobre todo en el sector de alimentos, que está asociado al proceso de recuperación económica global, luego de que se contrajo por los efectos de la pandemia.

Por el otro lado, esta situación tiene beneficios, por las materias primas que se exportan, por la mejoría en los precios, que implica más divisas, coinciden expertos.

El boletín 92 de la Red Regional de Información de Mercados que publica la Dirección de Planeación (Diplán), del Ministerio de Agricultura, expone que la tendencia de los precios de abril en relación con marzo de 2021 de los granos básicos, para Centroamérica y República Dominicana, “dan señales de estabilidad; incluso disminuyeron. Además se pronostica estabilidad para el trimestre abril-junio”.

No deje de leer
Qué significa que Guatemala cubra 1 año completo de importaciones con reservas

“Los precios internacionales de maíz amarillo de referencia se estabilizaron en marzo. La baja se debe a la recolección del maíz de Argentina, donde su precio de exportación bajó alrededor de 5%; y, el maíz de EE. UU. también mostró una baja para marzo, debido a un incremento de su cosecha, que hizo equilibrio con la baja de la cosecha de Brasil”, cita el informe.

El maíz amarillo se utiliza para elaborar alimentos para animales, y la región no lo produce, sino que lo importa.

En tanto, según el documento, los precios internacionales del maíz, arroz y frijol rojo bajaron en marzo, tras los aumentos sostenidos durante varios meses, influenciados por el reflejo de las buenas disponibilidades de exportación en general, así como las perspectivas favorables de producción para este año, sobre todo arroz y maíz, productos que forman parte de la canasta básica de alimentos en Centroamérica.

En cuanto a la cosecha de frijol rojo —Nicaragua es el principal productor y surtidor en la región—, la tercera temporada del 2020 está por terminar, pero se mantuvo por encima de los niveles de hace un año, como consecuencia de los efectos de los huracanes que en noviembre afectaron la producción, señala el documento de Diplán.

Caso Guatemala

Para Guatemala, el reporte regional confirma variaciones alcistas: arroz oro, 14%; frijol negro, 24%; frijol rojo, 7%; maíz amarillo, 6%; y maíz blanco, 14%.

El documento expone que para el maíz blanco y maíz amarillo disminuyó la oferta, tanto del nacional como de otros países, tendencia que está acorde a la estacionalidad del cultivo, ya que no existe cosecha y se reduce el ingreso de grano al mercado. También influyó el costo del transporte —flete—, que empujó al alza.

El incremento en en el precio del frijol rojo se justifica por una baja en las existencias almacenadas. El del arroz se debe al abastecimiento al mercado de grano importado y poco volumen del cereal guatemalteco, lo cual influye en la estabilidad.

En el frijol negro se observó una disminución de grano almacenado por no ser temporada de cosecha, indica el informe.

Lectura internacional

Hay otra perspectiva sobre el comportamiento de commodities que Guatemala y Centroamérica importan.

Alejandro Trapé, director del Instituto de Competitividad de Aden Internacional Business School, y Daniel Zaga, director de Análisis Económico de Deloitte Spanish Latin América, explicaron que, en términos generales, los precios de los commodities experimentaron importantes y crecientes alzas desde el segundo semestre del 2020, y ahora se encuentran en los máximos de los últimos años.

“En general, lo que está sucediendo con el alza de commodities en el mundo afecta negativamente a las economías de Centroamérica porque se importan más de los que exportan, con lo cual el impacto es inflacionario y puede ser recesivo”, dijo Trapé.

Zaga recalcó que, derivado de la pandemia, se suscitaron dos efectos que movieron los precios de los commodities: el primero, una fuerte recuperación de la demanda desde mediados del 2020, lo cual se refleja en los pronósticos de crecimiento para las dos economías más grandes del mundo, que son EE. UU., por 6.4%, y China, 8.4%.

El segundo efecto se deriva del rompimiento en las cadenas globales de valor, ante la escasez de algunos insumos esenciales —como los microchips para el sector automotriz y electrónico—. Esto impacta en los principales commodities que Centroamérica importa; por ejemplo, el petróleo refinado y algunos productos para la industria textil.

Trapé agrega otro componente, las dificultades que persisten en el transporte y que incrementan los costos logísticos y de comercio, y el aumento en el precio del petróleo, que incrementa los costos en general.

Proyección: Mejoría

Si bien hay incremento en los precios de las materias primas que Centroamérica importa, se puede observar mejora en los productos que se exportan.

“Los precios de los commodities se irán estabilizando poco a poco. Entre los beneficios que trae esto está la facilitación de la planeación para las empresas”.

Daniel Zaga, Deloitte Spanish Latin America

Trapé afirmó que los factores que están empujando los precios de los commodities que exporta la región responden a las mejores perspectivas de crecimiento económico. Adicionalmente, el oro, que es un bien que se demanda como reserva de valor, experimentó un fuerte incremento en el precio al comienzo de la pandemia, ante una mayor aversión al riesgo, lo cual comenzó a revertirse en agosto pasado.

Trapé y Zaga coinciden en que habrá un proceso de estabilización de los precios, pero dependerá del control de la pandemia a escala mundial y en los países, y que los agentes económicos en Guatemala deben evaluar los impactos y planificar.

Sobre cómo serán las señales que marcarán la estabilidad de precios y cómo aprovechar al máximo, Zaga indicó: “La principal señal son las expectativas de crecimiento global. Como estas se han estabilizado en las últimas semanas, esperamos lo mismo para el precio de los commodities; es decir que comiencen a reducirse sus precios de forma muy paulatina en los próximos meses”.


0