El caso de Nelson desafía al país

Aunque su talla fue afectada por la desnutrición que padeció en sus primeros años, Nelson sueña con un mejor país.

Publicado el
Nelson Nájera, tiene 13 años, superó un cuadro de desnutrición aunque tiene efectos en su desarrollo. Foto: Maria Reneé Barrientos
Nelson Nájera, tiene 13 años, superó un cuadro de desnutrición aunque tiene efectos en su desarrollo. Foto: Maria Reneé Barrientos

Era septiembre de 2010. Al hospital de Chiquimula ingresó Nelson Nájera, de casi 3 años, con 16 libras de peso. Su aspecto era el de un bebé de ocho meses, a causa de la desnutrición aguda. Recibió atención alimentaria y logró recuperarse.

Nelson tiene ahora 13 años y vive con su familia a 24 km de la cabecera, en su natal aldea Las Tablas, que ya no es la misma de hace una década. A raíz del caso de este niño, la fundación Cofiño Stahl creó un centro de atención nutricional en el 2011, en el cual él y otros niños de la región fueron atendidos.

“Ha sido un trabajo de hormiga. Se ha capacitado poco a poco a las mamás. Al principio hubo desconfianza, pero hoy ellas participan en la elaboración de alimentos”, refiere Miriam Salazar, directora de la Fundación, que actualmente provee almuerzo de lunes a viernes a 361 niños de las aldeas Las Tablas, El Limar y El Durazno. “No hay desnutrición aguda en estos poblados”, asegura Salazar.

Cargando

Secuelas

A su edad, Nelson debería medir al menos 1 metro 50 cm. Sin embargo, su estatura es de 1 metro 30 cm. Aunque no tiene desnutrición aguda, aún padece los efectos del cuadro que padeció en sus primeros tres años, la famosa ventana de los mil días.

La escasez de agua y el desempleo afectan a las familias de esa región.

“Por el momento nos cuesta conseguir comida. Comemos frijolitos, arroz o huevo. Yo soy ama de casa, mi esposo trabaja en el campo, ganando su jornal, pero es poquito”, cuenta Elsa, la madre de Nelson, al referirse a las dificultades crónicas, aunque reconoce la gran diferencia que marca para los niños el proyecto nutricional.

Sin embargo, el problema de desnutrición aguda y crónica persiste como un gran desafío para toda Guatemala.

Nelson es atendido para verificar tu talla y peso. Aunque está por debajo del promedio, goza de buena salud. Foto: María Reneé Barrientos Gaytán
Nelson es atendido para verificar tu talla y peso. Aunque está por debajo del promedio, goza de buena salud. Foto: María Reneé Barrientos Gaytán

También lea | Hace cinco décadas que se habla de hambre en el país


0