Archivado en: PNC 2022

Impartiendo la ley con un muñeco en la mano: la historia del policía titiritero

Luis Estuardo Hernández, junto a su marioneta Lesh, recorren centros educativos para enseñar la importancia de la prevención del delito.

Publicado el
Guardar Compartir
Luis Estuardo Hernández, junto a su títere, Lesh, a quien usa como herramienta para acercarse a los niños y enseñarles la prevención del delito.
Luis Estuardo Hernández, junto a su títere, Lesh, a quien usa como herramienta para acercarse a los niños y enseñarles la prevención del delito. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Cuando cursaba quinto primaria la maestra le preguntó a Luis Estuardo Hernández ¿Qué quieres ser cuando seas grande? A lo que Hernández respondió: Yo quiero ser policía, mientras risas y rostros de asombro embargaban el salón de clases; hoy es agente de la PNC con 12 años de servicio, logrando hacer realidad lo que un día anheló a pesar de las dificultades que encontró en su camino.

Hernández es originario de Puerto Barrios, Izabal; forma parte de la Subdirección General de la Prevención del Delito, entre las particularidades del agente se encuentra la humildad y el deseo de enseñar a los más pequeños, así como adolescentes en riesgo de calle y vulnerables a integrar redes criminales.

La segunda profesión de Hernández es ventrílocuo, la cual ha conectado con ser policía, convirtiéndose en el creador del personaje Lesh, quien le acompaña en las charlas de prevención dirigidos a niños de la primera infancia y también imparte cursos de prevención para adolescentes de 12 a 17 años. En sus días libres se dedica a realizar shows infantiles en cumpleaños y diversas actividades.

Lea también:
25 años de la PNC: La metamorfosis de la Policía Nacional

Una de las actividades que más disfruta como agente policial son las que involucran a menores de la primera infancia pues considera que “son los más vulnerables a que se le violen sus derechos, a ser víctimas de algún tipo de delito, o más propensos a cualquier tipo de engaños” recuerda que hace un poco más de cuatro años no existía un programa para los más pequeños, debido a que con facilidad se aburren, y también “el impacto que causa el uniforme de policía en los más pequeños, porque algunos padres les dicen que sino se portan bien el policía se los va llevar” y esto genera como un temor.

El acercamiento con los más pequeños ha sido posible con el personaje Lesh quien es un títere y comparte consejos con los infantes, Hernández resaltó que con dicha iniciativa busca “disminuir los altos índices de niños víctimas de violencia y evitar a que involucren en la delincuencia” y compartió que dicha labor no ha sido fácil porque “algunos comentan, que hace un policía haciendo esas tonteras, lo ven como algo malo” y esto responde a que la parte operativa de la PNC es la que más impacto genera.

El nombre Lesh surgió de las iniciales del agente de la PNC, Luis Estuardo Hernández, el próximo septiembre cumple cuatro años de acompañamiento en programas de prevención, de derechos y obligaciones, incentivando a que colaboren en sus hogares, comunidad y centro educativo con “labores acordes a su edad” y también con mensajes de prevención la cual es “fundamental en una sociedad, podemos evitar que estos niños al crecer terminen en una cárcel” subrayó.

“Sé que, si el día de mañana hago algo malo, voy a tener consecuencias y muchas ilusiones de esos niños que me han visto y al personaje Lesh, les podría cambiar su mentalidad” es por ello que trabaja con honestidad y respeto, siendo su mamá, la mayor inspiración.

Luis Estuardo Hernández, agente de la PNC
Luis Estuardo Hernández, consiguió mezclar su gusto por las marionetas y convertirlo en una herramienta de trabajo. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

0