Revista D

Consejos para no caer en los bulos que se difunden por internet

Miles de noticias falsas se difunden cada día por las redes sociales; muchos las creen y quedan en ridículo. Estos son algunos casos clásicos y, además, expertos dan consejos para evitar caer en la trampa.

Por Roberto Villalobos Viato

Archivado en:

Internet Redes Sociales
Muchas cosas falsas recorren el internet, por eso se debe confirmar la información con fuentes fidedignas.
Muchas cosas falsas recorren el internet, por eso se debe confirmar la información con fuentes fidedignas.

A diario se publican por internet noticias falsas, así como gente que se las cree. Ejemplos hay muchísimos y uno de los clásicos es “el bolígrafo de la Nasa”, que trata de recordar que las soluciones más sencillas por lo regular son las mejores. La historia va así: “Cuando la Nasa empezó a enviar astronautas al espacio se dio cuenta de que los lapiceros no funcionaban debido a la gravedad. Luego de invertir millones de dólares y años en pruebas, la agencia desarrolló un instrumento muy efectivo que podía ser usado en el espacio, bocabajo, en casi cualquier superficie y a temperaturas variables”.

El relato remata con esto: “Cuando se enfrentaron al mismo problema, los rusos usaron un lápiz”.

Esto, por supuesto, es falso, pero muchas personas lo dieron por hecho —y otros que todavía ni se han enterado y siguen creyéndolo—.

Hace unas pocas semanas también corrió por nuestro país un mensaje que daba a conocer el supuesto logro de un estudiante de Jutiapa, ganador de las Olimpiadas de Física y Química 2018. En realidad, era un actor español famoso por sus películas  pornográficas. Pese a ello, miles se fueron con la finta y publicaron “aquel logro” en sus redes sociales, pasando por el ridículo.

El éxito de los bulos se debe a que tienden a desatar pasiones y muchos quieren ser partícipes de ellos. De esa cuenta, hay que dudar cuando se ven coletillas como “esta es la noticia que no verás en ningún medio de comunicación” o “esto es lo que la prensa no quiere que leas”. Por supuesto, son textos cuyo único fin son los de despertar la curiosidad y el morbo.

“Todo lo que hagamos por internet debe pasar por un filtro; hay que efectuar una especie de labor periodística, como confirmar la veracidad de las cosas antes de compartirla”, recomienda Stephanie Falla, experta en el manejo de redes sociales. “Debemos tener una saludable cantidad de escepticismo y detenernos a pensar si lo que compartimos es real”, coincide Karla Ruiz Cofiño, también especialista en el tema.

Básicamente, lo que hay que hacer para no caer en las mentiras difundidas por cualquier medio electrónico es detenerse por un momento —no ser impulsivo—, meditar y confirmar la información en sitios fiables.

¿Canibalismo?

Esto fue reproducido por muchas personas e incluso por algunos periodistas. La noticia decía que un restaurante de Tokio practicaba el canibalismo y que era legal. Es una mentira, ya que el establecimiento, que supuestamente se llama Resu ototo no shokuryohin, no existe, ni en Japón se permite el consumo de carne humana.

Puro Photoshop

Otra de las mentiras que circuló como pólvora fue el caso de Sahar Tabaar, quien supuestamente se había operado 50 veces para parecerse a la actriz Angelina Jolie. La misma chica desmintió la información, ya que dijo que había usado excesivo maquillaje y luego distorsionó la imagen por Photoshop. Lo que descubrió fue que la gente se traga con facilidad lo que ve en internet.

La foto de Mujica

Esta foto corrió por las redes sociales con información que aseguraba que el exmandatario uruguayo estaba esperando humildemente su turno en la sala de espera de un hospital público. La verdad es que José Mujica estaba en la investidura del ministro de Economía Mario Bergara. Lo cierto es que el expresidente llegó desarrapado.

Desaparece la hache

La Revista D, en su edición del 27 de diciembre del 2009, publicó que la letra hache iba a ser eliminada por la Real Academia Española. “Aora en vez de escribir hembra, será embra; hermano, ermano; humor será sustituido por umor, mientras que elado ará las veces de helado”.

Al día siguiente, muchos correos electrónicos llegaron a nuestra Redacción, exponiendo su indignación e inconformidad, así como reclamando que habíamos difundido información falsa. Y en efecto, aquello había sido una broma por el Día de los Inocentes, pero también nos percatamos de que muchos no terminaron de leer la nota y se quedaron con el principio; incluso, a mitad del artículo aclaramos el asunto. De aquí surge otro consejo: hay que leer la totalidad de la noticia y no quedarse con el titular, pues, en redes sociales, suele suceder que muchos comentan sin estar enterados.

Consejos para no caer en las trampas

Fake news. Esta frase ha sido popularizada en tiempos recientes. Para desenmascarar este tipo de mensajes es fácil, ya que a menudo provienen de sitios ficticios diseñados con el fin de que parezcan serios.

Engañosos. Descubrir la veracidad de esta información es complicado, ya que a menudo tienen algo de verdad, como una frase que ha sido puesta fuera de contexto.

Satíricos. La información no pretende ser real y cumple un propósito de entretenimiento. Muchos caen en estas páginas de internet porque no se dan cuenta de que, en efecto, su objetivo es la sátira y comparten los datos como si fueran verdaderos.

Cuidado. Hay que poner especial atención con los titulares alarmistas o insólitos, sobre todo cuando las fuentes de información son dudosas. También hay que dudar cuando los datos acerca de un tema son escasos.