Rutilia Xuc es la niña soñadora del atletismo cobanero

Rutilia Esperanza Xuc Tiul, de 12 años, es una promesa del atletismo. Es originaria de una familia humilde que ven el atletismo la forma de tener una mejor opción de vida.

Rutilia Xuc Tiul, fondista cobanera,
Rutilia Xuc Tiul, fondista cobanera,

Las calles de Cobán son testigos del talento de  Rutilia Esperanza Xuc Tiul, de 12 años. Todos los días camina de la mano de su hermana Sonia Floridalma y su padre, Merardo, para entrenar en la pista del estadio de la ciudad de  Cobán, donde teje los sueños de una campeona.

La pequeña atleta, quien es originaria de San Cristóbal Verapaz, el mismo municipio del medallista olímpico Érick Barrondo, sorprendió en la San Silvestre del 2014 al finalizar en la cuarta posición en los 10 kilómetros. La buena actuación causó críticas de expertos en el deporte, debido a  su corta edad.

A Xuc Tiul se le empieza a comparar  con deportistas como su compañera de entreno Imelda Bac y la amatitlaneca  Merlin Chalí, referentes de las carreras pedestres, pero no se salva de observaciones como las del profesor Jorge Coy, descubridor del medallista olímpico Érick Barrondo.

“No creo conveniente que se exponga a Rutilia a correr largas distancias, tomando en cuenta su edad. La niña puede tener repercusiones, como algún tipo de distrofia muscular”, indicó Coy.

Sin embargo, el entrenador de Xuc Tiul, Gonzalo Mo, expuso que se debe tomar en cuenta que en las aldeas las niñas a partir de los 3 o 4 años ya caminan a la par de sus papás  varios kilómetros para llegar al mercado o algún otro lugar. “Desde muy pequeñas as ponen a correr, por lo que maduran bastante rápido en el área rural”.

Aseguró que Xuc Tiul y otros atletas que entrenan en Cobán llevan una programación especial y por eso los ha hecho correr 10 kilómetros. “Tenemos el ejemplo de Merlin Chalí, quien a los 15 años ya era una de las mejores a nivel nacional en 21 kilómetros. Mientras que Rutilia, por el proceso de evolución que tiene, puede ser que a los 14 años comience a correr esa distancia”, refirió.

Humilde corredora

De origen poqomchí, con mediana estatura, complexión delgada, a Xuc Tiul no le  importa a la par de quién correr e impone  una zancada constante. Actualmente entrena en Cobán con el equipo Príncipe Maya, con  Mo, más conocido como Moyitas,  descubridor de la atleta Imelda Bac.

La pequeña atleta fue referida el año pasado por el profesor Alfredo, de Educación Física, de la Escuela Rural Mixta de la aldea Rexquix, quien vio las cualidades de la niña de 10 años que participaba en las carreras que organiza con los estudiantes y siempre ganaba. Además, observaba cómo a diario Xuc Tiul caminaba cerca de 10 kilómetros para ir a la escuela y luego regresar a su casa.

 “A mi hija le ha gustado esta disciplina y yo la ayudo trayéndola a entrenar a Cobán, porque sé que es importante para ella”, dijo Medardo Xuc, padre de la deportista.   

Sin embargo, el inicio fue complicado porque la madre de  Rutilia  no quería que se entrenara, lo cual la puso triste y  lloraba todos los días, por eso el papá decidió darle la oportunidad de entrenarse.

Como todas las corredoras del área rural, Xuc Tiul corría con caites, lo que no era impedimento para que ganara el primer lugar, pero al integrarse al equipo se le proporcionaron sus primeros tenis. “En cada entrenamiento gasto Q10 en pasaje para traer a mis dos hijas. Gracias a Dios ellas todavía no pagan en el bus, pero con los tenis me ha costado porque los gastan muy rápido y no tenemos un patrocinador, y por acompañarla tengo que dejar mi trabajo en la tarde”, explicó el progenitor.

Trabajo intenso

 El entrenador  Mo  es el formador de  la niña de 12 años.  “Estamos tratando de cuidarla, hemos tratado que solo haga 10 kilómetros, ya que la edad no permite que corra más”, aseguró.

 “Si se incrementa el número de kilómetros que corre vienen los problemas musculares y se pierde el trabajo. En un año podríamos hablar de 15 kilómetros, y en dos años podría ser una revelación en los 21 kilómetros”, expuso.

 Mo realiza bastante trabajo de  fondo y cuando Xuc Tiul no puede viajar a Cobán trabaja en su aldea de 40 a 50 minutos. “En la pista del estadio Verapaz hace velocidad, se le enseña técnica y estrategia”, explicó el entrenador, quien tiene un año de prepararla.

 “Me da la pauta de que —Rutilia— va a ser la sucesora de las corredoras de Alta Verapaz. Me he preocupado bastante por el semillero de mujeres atletas, porque no hay mucho nivel competitivo a nivel nacional.   Imelda en un par de años se retira, pero ya tenemos un nuevo semillero para dar lo mejor”, afirmó.

  De pocas palabras, Rutilia se siente más cómoda cuando le hablan en poqomchí’, su lengua materna, pero al preguntarle a quién admira no duda en responder que a Merlin Chalí. Además, manifiesta que le gusta mucho el atletismo y que  ha conocido otros municipios, entre ellos la capital. Hasta el momento en su palmarés tiene 21 trofeos.