Viajeros y estudiantes son afectados por ceniza volcánica

La suspensión de clases para hoy en tres comunidades de Sacatepéquez y Chimaltenango y la cancelación de 110 vuelos, que dejó a seis mil pasajeros sin conexión aérea, son los principales efectos de la erupción del Volcán de Fuego del sábado pasado.

Por POR PRENSA LIBRE.COM /JULIO LARA, RENATO MELGAR Y MIGUEL LÓPEZ

Tres departamentos fueron afectados por la erupción y caída de ceniza del Volcán de Fuego. (Fotos Prensa Libre: redes sociales)
Tres departamentos fueron afectados por la erupción y caída de ceniza del Volcán de Fuego. (Fotos Prensa Libre: redes sociales)

SACATEPEQUEZ. – Según informó la delegada de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) Andrea Gaytan, la alerta naranja se mantiene porque la actividad eruptiva persiste aunque de forma moderada.

Nery Gálvez, vocero de Gobernación departamental, informó que el COE suspendió las clases para los municipios de San Juan Alotenango, Sacatepéquez, Yepocapa y la aldea San José Calderas en San Andrés Itzapa, Chimaltenango, según la Conred, son los lugares más afectados por la caída de ceniza. La medida se extendería si se registra una nueva erupción.

Las autoridades analizan suspender también las clases en San Miguel Dueñas, San Antonio Aguas Calientes y Santa Catarina Barahona, Sacatepéquez.

Conred monitorea áreas de Chimaltenango, Sacatepéquez y Escuintla, para verificar la calidad del agua entubada, daños a cultivos y atender a posibles damnificados para analizar una posible ayuda.

| LEA TAMBIÉN: Cuatro departamentos en alerta por erupción del Volcán de Fuego |

SIN CLASES

Debido a la gran cantidad de ceniza que cayó entre el sábado último y ayer, y para evitar enfermedades entre los niños, fueron suspendidas las clases en San Juan Alotenango, Sacatepéquez, y en San Pedro Yepocapa y San José Calderas, Chimaltenango, informó el gobernador de Sacatepéquez, Nery Gálvez.

Andrea Gaytán, delegada departamental de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), informó ayer que “se realiza un monitoreo preliminar de daños”, y que se han enfocado en “el chequeo de sistemas de distribución de agua y saneamiento ambiental, para verificar que el vital líquido no esté contaminado”.

En San Juan Alotenango se vivió un domingo atípico, pues varios comerciantes no llegaron a colocar sus ventas en la calle real, como es costumbre.

Telésforo Gómez Cardona, residente de lugar, expresó: “En los días de mercado se llena la calle de ventas, pero hoy no hubo muchas”.

El alcalde de la localidad, José Luis Marroquín, advirtió de daños en los cultivos de café que se ubican en ese región, debido a que la ceniza quema la flor de la planta.

“Es preocupante, pues en el municipio existen muchos pequeños caficultores. Es un tema difícil de tratar, pero se está analizando”, dijo.

SIGUE MONITOREO

Por medio de un comunicado, la Conred informó ayer que el Volcán de Fuego disminuyó de manera considerable las explosiones, aunque hasta anoche se mantenía la alerta anaranjada institucional, decretada el sábado último.

Ayer, las explosiones fueron entre débiles y moderadas con generación de ceniza, la cual se desplazaba al noroeste del país, a una distancia de ocho a 10 kilómetros.

Las autoridades mantienen monitoreo de 25 comunidades aledañas al volcán, para evaluar si los pobladores están en riesgo de afecciones en la piel, ojos y vías respiratorias.

Las comunidades afectadas son El Rodeo, La Reina, El Rancho, Santa Marta, La Trinidad, Quince de Octubre, Don Pancho, El Zapote, Chuchu, San Andrés Osuna, Ceilán, La Rochela y Las Palmas, en Escuintla.

En Sacatepéquez, El Porvenir, Las Lajas, Candelaria y Las Lajitas; y en Chimaltenango, San Pedro Yepocapa, El Porvenir, Morelia, Santa Sofía, Yucales, Panimaché 1 y 2, y Sangre de Cristo.

INFORME DEL INSIVUMEH

Según el último boletín especial emitido ayer por el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), la erupción del Volcán de Fuego tuvo una duración de 22 horas.

Según el registro sísmico, la actividad del coloso ha disminuido a normal, quedando únicamente con explosiones débiles y moderadas.

El informe detalla que el cráter del volcán quedó deformado en el flanco sur, en dirección de las barrancas La Trinidad y El Jute, que fueron las afectadas por el descenso de lava.

Se observan desgasificación y constantes avalanchas debido al flujo de lava que se desplaza en la zona, que alcanza mil metros de longitud.

La ceniza de las explosiones se eleva a cuatro mil 300 metros sobre el nivel del mar.