De minihábitos a transformación total

Opinión

La semana pasada hablé sobre los objetivos que nos podemos trazar para este año y traté brevemente algunas estrategias de cómo alcanzarlos. Aprovechando que todavía no ha “arrancado” el año para muchos y realmente hasta la semana entrante estaremos ya todos en actividad, aprovecho para trasladarles lo que he ido aprendiendo sobre cómo lograr los objetivos que uno se propone.

El ABC del verdadero cambio nacional

Opinión

Repasemos nuestra historia. Bajo el dominio Español (1524-1821) nuestra región preservó una rígida unidad política y territorial  que en su proceso evolutivo llegó a constituir la Capitanía General de Guatemala. De 1821 a 1900, Guatemala experimentó, al igual que toda la región latinoamericana, un “vacío temporal de dependencia” como lo expresó y explicó Sergio de la Peña, en su obra El antidesarrollo de América Latina. Efectivamente porque las grandes potencias en la era del capitalismo incipiente y el socialismo por surgir —EE. UU., Alemania, Inglaterra, Francia, URSS y Japón— aún no se habían repartido las principales regiones del mundo. 

Camina hacia adelante, pero no olvides

Opinión

Espero que hayan pasado una Nochebuena y día de Navidad muy bonitos, acompañados y queridos por su familia y amigos. Estamos a pocos días de que finalice el 2018 y también deseo que su balance del año que acaba sea mucho más positivo que el que podemos sacar como sociedad. Sobre todo, desearía que el 2019 fuera un año diferente a los que hemos vivido últimamente en el país y en la región. Desafortunadamente, los Morales, los Hernández y los Ortega-Murillo que asolan Centro América no se convertirán en calabazas podridas con las doce campanadas de la Noche Vieja. Tristemente, estamos inmersos en una cuenta del tiempo que se pinta de despotismo, autoritarismo y destrucción de las instituciones democráticas; un ciclo de tiempo que parece no acabar y que no lo cortarán ni las fiestas de fin de año, ni el arranque del proceso eleccionario en Guatemala; y posiblemente, ni siquiera las elecciones mismas que ocurrirán en 2019, a menos que nosotros hagamos algo diferente.

La Guatemala utópica que podemos alcanzar

Opinión

Utopía 1. Las cámaras empresariales dejaron de existir. Desaparecieron aquellas instituciones fundamentalistas y discriminatorias, encargadas de anclar a nuestra patria en el medioevo. ¿Sabía usted que una de cada dos tazas de café producido en Guatemala, la generan manos de niños indígenas particularmente mediante el corte del fruto? Por ello en los centros neoconservadores ostentosamente denominados think tanks, alguno de sus miembros impulsado por una súbita muestra de sensibilidad, expresó alguna vez que: “en Guatemala debería regularse legalmente el trabajo infantil”. Vaya modelo económico el nuestro. Además de perdurar idéntico durante 500 años, fue certeramente calificado como un “modelo de economía de postre”. Porque ciertamente, nosotros fuimos los encargados de poner en la mesa de los habitantes de los países ricos, el postre: café, azúcar y banano. Hoy, afortunadamente, nuevas organizaciones empresariales han surgido, todos los empresarios en un pacto de honor y responsabilidad sin precedentes, están pagando todos sus impuestos, pagan salarios justos y dignos a sus trabajadores, además, renunciaron para siempre al intento de cooptar las instituciones del Estado. Hoy los empresarios gozan de prestigio, la población los respeta y admira.

Promueven cambios notables

Economía

Ayuda en Acción y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo-AECID iniciaron en 2014 un convenio regional que abarca estos cuatro países centroamericanos, con el objetivo de fortalecer la capacidad de las personas más vulnerables -mujeres y población indígena- para que hagan frente a las consecuencias del cambio climático (resiliencia).