Guatemala vive tiempos difíciles

Opinión

Más de mil católicos de todo el país, entre laicos y curas, obispos y religiosas se reunieron a mediados de noviembre, durante tres días, en la ciudad de Huehuetenango para reflexionar sobre la parroquia, esa estructura eclesial que agrupa a los feligreses de un determinado territorio en una diócesis, para poner en marcha su transformación misionera, de tal modo que responda a los desafíos de la sociedad de hoy y a la reforma de la “Iglesia en salida” que impulsa el pontificado de Francisco, desde los horizontes abiertos por la Conferencia Episcopal de Aparecida, hace ya más de una década.

¡Viva Cristo Rey!

Opinión

Jesús rechazó durante su vida el título de rey.  Solo durante su entrada a Jerusalén para su pasión y como reo ante Pilato aceptó su identidad mesiánica.  Pero después de su resurrección, el culto cristiano propició el uso de aclamaciones en las que Jesucristo fue celebrado como Rey de reyes y Señor de señores.  Las expresiones declaran que hasta las más encumbradas instancias de poder están sujetas a la ley moral y al juicio de Dios.  Esa es una garantía para la libertad y dignidad de las personas frente al atropello de los poderes totalitarios.  El grito de ¡Viva Cristo Rey! ha sido la consigna de multitud de mártires frente al poder absoluto del Estado.  La aclamación a Cristo Rey ha sido consigna en defensa de la libertad de conciencia personal para profesar la fe y la moral cristiana frente a las pretensiones del poder político, cuando quiere gobernar hasta la conciencia y el pensamiento de los hombres.