Juventud y matrimonio

Opinión

<span style="display: inline !important; float: none; background-color: transparent; color: rgb(34, 34, 34); font-family: Arial,Verdana,sans-serif; font-size: 12px; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; letter-spacing: normal; orphans: 2; text-align: left; text-decoration: none; text-indent: 0px; text-transform: none; -webkit-text-stroke-width: 0px; white-space: normal; word-spacing: 0px;">A la juventud de su época decía A. Einstein: “Ustedes no son los primeros —hubo antes otros jóvenes— que desearon una vida plena de belleza y libertad”, y cierto, a los jóvenes debe animárseles como Papa Francisco: “A soñar en grande, y dar ejemplo de sus ideales” (Roma, Circo Máximo, 11 de agosto 2018), para evitar que sean como quienes en su momento “incendiaron con ideales” pero terminaron “bombeando agua” sobre los sueños de fraternidad, justicia, solidaridad y mejoramiento del mundo.</span>

Juventud al matadero

Opinión

Según las proyecciones que derivan del caduco censo 2002, actualmente somos como 16 millones de personas en Guatemala. Más de la mitad es población joven: Aproximadamente 5.6 millones de niños y niñas entre 0 y 14 años; y otros 3.5 millones de jóvenes entre 15-24 años.