Hagamos diferencia

Alianzas público-privadas

Samuel Reyes Gómez samreygo@yahoo.com

Archivado en:

AlianzaCorreo

Las deficiencias del quehacer gubernamental impactan directamente en el ciudadano, al entorpecer, detener o encarecer las actividades que cada quien realiza.  El guatemalteco, aunque se ha ido acostumbrando a la ineficiencia de los servicios públicos, está harto de su inoperancia, ya que paga en carne propia las consecuencias.

Algunos ejemplos: El servició de correo, otrora vital para las comunicaciones y traslado de encomiendas, es hoy día casi inexistente, son pocas las oficinas que aún operan; actualmente está en manos del Ministerio de Comunicaciones. La seguridad ciudadana y empresarial se ha convertido en verdadero problema para el desenvolvimiento de las empresas y la tranquilidad de los habitantes, muchas empresas y personas acaudaladas han recurrido a la seguridad privada. La educación está sensiblemente atrasada en comparación a otros países, los padres de familia con posibilidad económicas, prefieren la educación privada. Las carreteras se encuentran en total deterioro. La salud para el ciudadano común está desatendida, a diario mueren pacientes esperando su turno, aunque no se cuente con los recursos se recurre al servicio privado. El trámite del pasaporte se ha vuelto una pesadilla. Se prevé que lo mismo sucederá con el trámite de las licencias de conducir pues el contrato con la empresa Maycon está por vencer y hay mucha especulación sobre el hecho de que no se les renovará el contrato.

Algunos ejemplos pueden demostrarnos que la prestación de servicios públicos y la construcción de infraestructura por parte de la iniciativa empresarial, bajo la supervisión del Estado puede ser eficiente y eficaz. Desde luego, debe existir transparencia en la contratación, y es saludable que exista un mecanismo de rendición de cuentas a la sociedad. Principiaremos mencionado el ejemplo de la emisión de pasaportes que realizó la Corporación Inmobiliaria la Luz, S.A. entre los años 1999 al 2011. El tiempo de trámite era bastante reducido, en comparación a los actuales. El segundo ejemplo es de la emisión de licencias de conducir por parte de la empresa Maycon, los procesos están estandarizados y el trámite lleva un tiempo prudencial. El costo nominal que se paga es más alto que si lo realizarán oficinas del estado, este es compensado, con creces, con el tiempo que se emplea para hacerlo, ahorro en combustible al realizarlo en una sola vez, comidas durante la espera, etc. Recuerdo el calvario cuando uno llegada a tramitar su licencia, primero le extendían un permiso, para un mes, extendido en papel corriente, cuando uno regresaba al mes lo revalidaban con un nuevo sello, y a la cuarta vez que uno regresaba, estaba lista la licencia que se extendía en papel, de inmediato debía emplasticarse para evitar su deterioro.

Un tercer ejemplo es la autopista Palin-Escuintla, la carretera permanece en buen estado, sin baches, y el tramo está protegido con algunos servicios. Al salir de la autopista, principia la odisea de transitar en una carretera llena de baches, en mal estado. Aunque hay mucha crítica sobre este cobro, la realidad es que el tramo se mantiene en buen estado. Otros servicios que funcionan aceptablemente son, de la energía eléctrica y del servicio telefónico. Atrás quedaron los apagones que ocurrían frecuentemente por problemas en el fluido eléctrico y la escasez de números telefónicos para asignar. Aunque es función del estado prestar los servicios públicos, muchas actividades deberían delegarse, en forma responsable, transparente, y buscando siempre el bien común.