Remedios chinos

La milenaria medicina oriental apuesta por los compuestos naturales. 

Según la medicina tradicional china (MTC), las enfermedades son causadas por las denominadas siete emociones: ira, conmoción, amargura, tristeza, alegría, preocupación y miedo. Cada una está asociada con un órgano, el cual se verá afectado si hay una fuerte agitación negativa —por ejemplo, si hay enojo excesivo, se perturbará el funcionamiento del hígado; los sustos grandes podrían dañar los riñones y el corazón; mientras que la tristeza profunda perjudica los pulmones—.

Para los chinos, la cura llega al equilibrar el chi, la energía vital, lo cual se logra al armonizar el yin y el yang.

La MTC, por siglos, ha curado con diversos ingredientes provenientes de plantas y animales en combinación con acupuntura y ejercicios como el tai chi. Resalta, asimismo, en la importancia de comer de forma saludable y equilibrada.

Precauciones

Aunque la eficacia de muchos componentes empleados en la MTC han sido comprobados por la ciencia moderna, su ingesta debe ser recetada por un experto, ya que, mal dosificados, podrían resultar potencialmente nocivos.

En varios países de Asia, además, hay restricciones legales al comercio de animales como el oso negro asiático, el antílope saiga y el tigre, ya que están en peligro de extinción —las partes de estos animales estaban en las antiguas farmacopeas chinas—.

Té verde

Según la Natural Medicines Comprehensive Database (Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales), el consumo de té verde (Camellia sinensis) disminuye los niveles de colesterol y ayuda a tener agilidad mental. Asimismo, un ungüento específico de esa planta combate las verrugas genitales; de hecho, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) lo tiene aprobado.

También podría reducir la displasia de cuello de útero que causa el virus de papiloma humano (VPH), disminuye el riesgo de padecer cánceres de endometrio y de ovario, ofrece mayor protección contra la enfermedad de Parkinson y reduce el riesgo de obstrucción arterial.

La Medicina Tradicional China también cree que mantiene saludables las encías, los dientes y huesos, y que, además, retrasa el envejecimiento, suaviza la piel, calma los sentimientos de angustia, previene el incremento de los niveles de azúcar en la sangre, mejora el metabolismo y reduce la severidad del asma.

Los remedios

  • Advertencia. La medicina tradicional china debe ser prescrita únicamente por un experto. Las dosis inadecuadas pueden ser nocivas para la salud.
  • El ginseng siberiano combate el estrés, insomnio, déficit de atención e hiperactividad, síndrome de fatiga crónica, diabetes, fibromalgia, artritis reumática, influenza, bronquitis crónica y tuberculosis. También se receta para tratar padecimientos cardiovasculares y renales así como para reforzar el sistema inmunológico.
  • El Tripterygium wilfordii Hook F, conocido como dios del trueno de la vid, es un vino que se emplea para bajar la fiebre, escalofríos y edemas, pero, sobre todo, para mitigar los efectos de la artritis.
  • Se dice que los caballitos de mar son buenos para los pulmones. Mezclados con salamandra, en una pócima con hierbas, alivian los problemas de los riñones.
  • El cactus desbloquea las arterias, calma la fiebre, alivia el dolor, desvanece magulladuras, fortalece el bazo, detiene la diarrea y acelera la orina. Históricamente, también se le ha utilizado para combatir la disentería, el asma y dolencias estomacales, así como para tratar la nefritis, diabetes, insomnio, arteriosclerosis, hipertensiones y enfermedades del hígado.
  • Se cree que las espinacas refrescan, fortalecen los órganos, sacian la sed y estimulan la micción.
  • El ñame chino tiene efectos antitumorales y antienvejecimiento. Asimismo, frena la diarrea y alivia los síntomas de la menopausia.
  • Se cree que los cuernos de rinoceronte aumentan la fertilidad. En tanto, los huesos de tigre mejoran las articulaciones. Hoy, estos tratamientos son ilegales, pues ambos animales están en peligro de extinción.
  • La medicina tradicional china trata la diabetes con arándanos, melón amargo, cebolla, ajo y fenogreco, pues reducen los niveles de azúcar después de las comidas. También emplea el ginkgo biloba, que mejora el flujo de la sangre, y el ginseng.
  • Ciertos compuestos en las raíces de la planta Corydalis yanhusuo podría ser útil para tratar el dolor crónico.
  • Calentar la piel con hojas secas de moxa, en combinación con la acupuntura, cura la parálisis facial.
  • El jengibre se usa para tratar la indigestión, fiebre e infecciones. También alivia el dolor y la inflamación.
  • El veneno de las abejas sirven para tratar enfermedades como el reumatismo, la artritis y la rinitis.
  • La planta Astragalus membranaceus, que los chinos llaman Huang qi, es efectiva para los problemas urinarios y para tratar la diabetes y enfermedades cardiovasculares. Se usa en combinación con otros ingredientes herbales.
  • Según la medicina tailandesa, los ciempiés, ciertas cucarachas de campo y los escorpiones disecados mejoran la presión sanguínea.