Ir al dentista no es una molestia

La sonrisa es la mejor carta de presentación de una persona, por lo cual conviene mantenerla saludable y libre de enfermedades. Esto se logra con una buena higiene bucal y la revisión constante de un dentista.

El chequeo dental cada seis meses previene enfermedades bucales. (Foto Prensa Libre: Archivo)
El chequeo dental cada seis meses previene enfermedades bucales. (Foto Prensa Libre: Archivo)

CIUDAD DE GUATEMALA – ¿Qué es lo primero que viene a su mente cuando piensa en el dentista? Un alto porcentaje imaginará  dolor, terror u horror. “Un estudio hecho en Inglaterra posicionó a los dentistas en el segundo lugar de las fobias de las personas, superados únicamente por las arañas”, comentó el jueves último el cirujano dentista Hugo Hernández, durante su participación en El Consultorio, programa de www.prensalibre.com.

El principal problema, a juicio del experto, es que hay un factor cultural que hace que el paciente tenga temor al ir con un dentista. “Los papás en muchas ocasiones amenazan a sus hijos con llevarlos al dentista para que les pongan  una inyección si  se portan mal. Desde ahí viene el problema”, enfatizó Hernández.

| LEA TAMBIÉN: El estrés afecta nuestra boca |

Sin embargo, hay varios factores que niños y adultos deben tomar en cuenta sobre la visita con un odontólogo, a fin de que no se predispongan al dolor.


El chequeo dental cada seis meses previene enfermedades bucales. (Foto Prensa Libre: Archivo)

“Es importante la salud bucal, porque esto repercute en nuestro organismo y tenemos una mejor calidad de vida.  Esto se logra con el correcto cepillado de los dientes y los chequeos cada seis meses con un dentista”, dijo Hernández.

Tener estos buenos hábitos evitará de caries o enfermedades periodontales, que en estados avanzados provocarán tratamientos dolorosos que van desde un relleno por caries hasta un tratamiento de canales. “Esto nos ahorraría infecciones, dolor y mucho dinero”, aclaró el dentista.

| LEA TAMBIÉN: Una salud dental especial |

La tecnología médica ha avanzado tanto que los procesos odontológicos no resultan dolorosos como antes podían serlo.

Por ejemplo, ahora los especialistas cuentan con equipo que reduce en un 60 por ciento el ruido, lo cual favorece a que el usuario no se mantenga atormentado en la clínica  dental.


El cirujano  dentista Hugo Hernández, durante el programa en línea El Consultorio. (Foto Prensa Libre: Áxel Vicente)

El uso de anestesia general, en casos extremos, también minimiza las molestias del paciente, o la local, que se administra a través de una aguja delgada.

“Ahora hay otros métodos como la anestesia electrónica que emite ondas que reducen el dolor”, aclaró el experto. Esta consiste en un mecanismo que bloquea las señales que van al cerebro, lo cual minimiza la sensación de dolor.

Sin embargo, más allá de cualquier tratamiento, lo principal es que el paciente tenga conciencia de que la visita al dentista no es más que una rutina para mantener la salud bucal en óptimas condiciones.

| LEA TAMBIÉN: Del cuidado de la boca depende el corazón |

CHEQUEOS
La visita al dentista debe ser por lo menos cada seis meses para que la dentadura se mantenga en buenas condiciones. Los especialistas aplicarán flúor en las piezas dentales para evitar que las bacterias provoquen caries. En caso de un tratamiento mayor, los odontólogos pueden llevar a cabo otros procedimientos como rellenos, tratamiento de canales o cirugías.

PREVENCIÓN
La limpieza de la dentadura inicia desde el momento en que un niño tiene sus primeros dientes. Hay que considerar que el cepillado, uso de seda dental y enjuagues bucales son efectivos para  prevenir molestias. Es conveniente recordar que en la boca habitan más de 600 bacterias que pueden afectar los dientes.

ENFERMEDADES
Cuando no hay una correcta higiene, las caries pueden hacer de las suyas. Hay dos padecimientos muy comunes, la caries y la enfermedad periodontal. Esto ocurre cuando las bacterias terminan con la primera capa que es el esmalte del diente. Posteriormente, al llegar a la segunda capa —dentina— empiezan los dolores y estos se vuelven más intensos  cuando afectan  el nervio de la encía.

CONSEJOS
Si quiere que el momento de llevar a sus hijos al dentista no se vuelva un episodio lleno de llanto, no utilice la figura del médico como una forma de regaño o sanción.

Recuerde que  una buena higiene bucal evitará que los tratamientos dentales se vuelvan dolorosos  y costosos.

Antes de  ir con el odontólogo trate de relajarse y mantener la mente tranquila. La noche anterior tome un té relajante para lograr un buen descanso, ya que una persona inquieta puede estar predispuesta a padecer de dolores.

| LEA TAMBIÉN: Cómo saber si el niño tiene caries  |

Pregunte a  los especialistas en qué consiste el procedimiento y qué  llevarán a cabo en el mismo. A veces los tratamientos son sencillos y el paciente los sobredimensiona sin saber de qué se tratan.

Investigue sobre las enfermedades dentales, sus etapas tempranas y finales, puesto que  algunas, como la caries, en un principio, no se presentan como orificios en los dientes, sino como manchas blanquecinas que se pondrán peor con el transcurso del tiempo.

Más información
Teléfonos  5467-8501 y el  2360-0963

También en www.centrodentalsindolor.com