Qué fue la Red Avispa, el anillo de espionaje de Cuba en EE.UU. que recupera la polémica película de Netflix

Fue uno de los más sonados escándalos de espionaje de finales del siglo XX y, quizás, el mayor hasta ahora en la convulsa historia de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

La película de Netflix ha sido cuestionada por solo mostrar la versión del gobierno de Cuba y obviar parte de la historia de los espías.
La película de Netflix ha sido cuestionada por solo mostrar la versión del gobierno de Cuba y obviar parte de la historia de los espías.

Al amanecer del 12 de septiembre de 1998, 10 agentes de la inteligencia cubana fueron detenidos por el Buró Federal de Investigaciones estadounidense (FBI) como parte de una operación contra la Red Avispa, un anillo de espías que el gobierno de Fidel Castro había infiltrado desde inicio de la década en el sur de Florida.

Fue solo el prólogo de una larga historia que duró más de 16 años y que incluyó juicios, reuniones, mensajes secretos, denuncias, traiciones, gigantescas campañas de propaganda y visiones encontradas entre La Habana y el exilio de Miami.

La historia parecía haber terminado cuando los últimos tres espías que quedaban en cárceles de Estados Unidos fueron devueltos a La Habana en diciembre de 2014, como parte del descongelamiento de relaciones anunciado por Obama y Castro.

Sin embargo, ahora, la película “Red Avispa” (Wasp Network, en inglés) protagonizada por Edgar Ramírez, Penélope Cruz y Gael García Bernal, Ana de Armas y Wagner Moura y que se exhibe en Netflix, vuelve otra vez a recuperar la historia de “Los Cinco”.

Así se les llama en Cuba a los personajes reales más conocidos de la Red Avispa (los que se negaron a colaborar con el FBI y que fueron sentenciados a largas penas de cárcel en EE.UU.).

El filme, del director francés Olivier Assayas, está basado en un libro del escritor y periodista brasileño Fernando Morais, que cuenta la versión del gobierno de Cuba sobre el caso.

Cuba

Getty Images
Cuba realizó una campaña internacional para la liberación de sus cinco agentes.

El hecho de que la película solo presentara la visión oficial de La Habana, obviara la historia de otros miembros del anillo de espías, no mencionara otras acciones de las que acusaron a la red y el hecho de que presentara a las organizaciones anticastristas del exilio como “grupos terroristas y narcotraficantes” ha provocado ardientes críticas en Miami.

Pese a ser una obra de ficción, miembros de la comunidad cubana en Miami no solo han creado peticiones en Change.org para que el filme se retire de Netflix, sino que incluso han amenazado con demandas judiciales.

Penélope Cruz

Netflix
La actriz española Penélope Cruz es una de las protagonistas de la película de Netflix.

Para que tengas más contexto sobre la película y por qué genera tanta polémica, en BBC Mundo te contamos algunas claves sobre qué fue la Red Avispa.

1. ¿Qué fue la Red Avispa?

Según la investigación que realizaron fiscales federales de EE.UU., desde inicios de la década de 1990, el gobierno de Cuba comenzó a crear un anillo de espionaje en Florida para insertarse en organismos federales, instalaciones militares y grupos de exiliados anticastristas.

El FBI señaló a Gerardo Hernández, un excombatiente de las tropas cubanas en la guerra de Angola, como el jefe de la red de agentes ilegales.

Hernández

BBC
Hernández era el jefe de los espías cubanos.

Las autoridades de EE.UU. aseguran que seguían las instrucciones de la Dirección de Inteligencia de Cuba, la principal agencia de inteligencia del país, también conocida como G2.

De acuerdo con los documentos desclasificados y que formaron parte de la evidencia en el juicio, la mayoría de ellos recurrieron a identidades falsas y utilizaron el nombre, número de seguro social y direcciones de personas fallecidas.

Durante los al menos siete años en que estuvo activa, los agentes de la red vivieron en varias locaciones de Florida y Carolina del Sur, en dependencia de los objetivos que vigilaban, según el FBI.

Gael García Bernal

Netflix
Gael García Bernal interpreta al jefe de los espías cubanos.

Las autoridades de EE.UU. los acusaron de intentar insertarse en bases militares, aeropuertos, la sede del Comando Sur y organizaciones de exiliados, algo que La Habana niega.

Entre los cargos que más sonó en el juicio estuvo la acusación contra Hernández de que brindó información a Cuba que contribuyó al derribo en 1996 de dos avionetas de Hermanos al Rescate (una organización de exiliados que ayudaba a balseros en alta mar) y que Cuba y EE.UU. disputan si tuvo lugar o no en aguas internacionales.

hermanos al rescate

Getty Images
Cuatro personas murieron durante el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate.

En septiembre de 1998 la red fue desintegrada, pero solo cinco agentes fueron sentenciados, dado que el resto huyó a Cuba o colaboró con las autoridades de EE.UU.

Tras el juicio en un tribunal federal de Miami, que tardó casi siete meses y contó con más de 100 audiencias, “Los Cinco” recibieron duras condenas que fueron desde los 15 años hasta la doble cadena perpetua, aunque algunas fueron rebajadas por cortes de apelaciones.

La Habana negó los cargos contra sus agentes y tildó el juicio de “amañado” por haberse realizado en Miami.

Varias organizaciones internacionales, incluida Amnistía Internacional y el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU, consideraron que el gobierno estadounidense no les había garantizado un juicio con las debidas garantías.

2. ¿Cuál es la versión de Cuba?

Poco después de la caída de la red, en octubre de 1998, Fidel Castro reconoció en una entrevista con CNN en Portugal que había enviado agentes para infiltrarse en grupos exiliados con el objetivo de “conocer las actividades terroristas que desde allí se organizan y se financian contra Cuba”.

Sin embargo, negó que estas actividades buscaran penetrar instalaciones militares.

No nos interesan en absoluto informaciones militares de Estados Unidos“, dijo.

castro

Getty Images
Castro encabezó la campaña por la liberación de los cinco espías.

Pese a la admisión de Castro poco después de descubierta la red, en Cuba no se informó públicamente del caso hasta 2001, cuando el entonces mandatario anunció que había “cinco compatriotas” que estaban “presos injustamente en EE.UU. por defender a su pueblo de la muerte”.

Desde entonces, la versión de Cuba ha sostenido que “Los Cinco” eran “luchadores antiterroristas” que se habían insertado en “grupos anticubanos” de Miami para evitar atentados contra la isla.

Las autoridades de Cuba iniciaron a partir de ese año una campaña de propaganda para obtener la liberación de “Los Cinco”.

cuba

Getty Images
La campaña de Cuba por la liberación de los espías duró 16 años.

Contactaron a intelectuales y artistas extranjeros para que se solidarizaran con la causa, imprimieron pancartas, panfletos y camisetas y los periódicos, radios y televisoras comenzaron a dedicar páginas y programas completos a los “Héroes”.

Por meses, los cubanos fueron convocados a reuniones en los barrios, marchas multitudinarias y “tribunas abiertas” en las que participaba el mismo Fidel Castro para exigir su liberación y las madres, esposas y otros familiares de “Los Cinco” se volvieron figuras públicas que clamaban dentro y fuera de la isla por la libertad de sus parientes.

3. ¿Quiénes eran sus miembros?

“Los Cinco”, en realidad, eran (al menos) 27.

El gobierno de Cuba solo reconoció públicamente a Fernando González, René González, Antonio Guerrero, Gerardo Hernández y Ramón Labañino, a los que el Parlamento nombró “Héroes” en vida durante su encierro.

El FBI, sin embargo, asegura que la Red era más amplia a identificaron a otros 22 miembros que también cumplían funciones dentro del anillo de inteligencia, aunque no descartaron la posibilidad de que hubieran sido más.

Algunos de los espías, como Juan Pablo Roque (cuya historia interpreta en la película el brasileño Wagner Moura) regresaron a Cuba poco antes del derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate o cuando cayó la red en 1998, con lo que evitaron ser juzgados.

Wagner Moura

Netflix
El brasileño Wagner Moura interpreta al espía Juan Pablo Roque.

Miembros de la Misión Diplomática de Cuba en Washington también fueron acusados de haber servido a la red y fueron deportados.

Otros integrantes que fueron capturados decidieron colaborar con el FBI y llegaron a acuerdos con los fiscales para evitar sentencias severas, que incluyeron testificar contra sus antiguos compañeros.

Para el FBI, las esposas de dos de “Los Cinco”, Olga Salanueva, (interpretada por Penélope Cruz en la película y esposa de René González) y Adriana Pérez (esposa de Gerardo Hernández) también fueron parte de la Red.

René González fue liberado en octubre de 2011; Fernando González en febrero de 2014 y los otros tres a finales de ese año a merced de un intercambio de prisioneros con el gobierno de Barack Obama que incluyó al contratista estadounidense Alan Gross, que se encontraba preso en Cuba.

4. ¿Cuáles eran las funciones de la Red?

De acuerdo con la versión de Cuba, los agentes tenían como objetivo insertarse en “círculos anticubanos” de Miami para alertar a Cuba de “acciones terroristas” y “proteger a su pueblo de la muerte”.

Sin embargo, en Estados Unidos, la opinión es otra.

Documentos de la Fiscalía del Distrito Sur de Florida presentados en el juicio y un archivo de más de 10.000 páginas desclasificado hace unos años por el FBI con conversaciones entre los agentes y sus jefes en La Habana sugieren que las funciones del grupo eran más variadas y complejas.

Según esas conversaciones, entre los principales objetivos de los espías estaba insertarse en diversas instalaciones militares, entre ellas la sede del Comando Sur, la base militar de Boca Chica, en Cayo Hueso, así como bases y comandos aéreos en Tampa y Luisiana.

USA

AFP
El FBI aseguró que instalaciones militares de EE.UU. estuvieron entre los objetivos de la red de espionaje cubana.

Las conversaciones entre los agentes desclasificadas por el FBI y las acusaciones de los fiscales señalan que los agentes buscaban además espiar a congresistas cubanoamericanos de Florida o insertarse en la red del correo postal de EE.UU.

Otras acciones, según esos documentos, estaban orientadas a penetrar los grupos de exilio cubano y realizar acciones contra ellos, como organizar un “sabotaje” a un hangar del grupo Hermanos al Rescate o exponer aspectos de vida íntima y orientación sexual de miembros de las organizaciones anticastristas para generar discrepancias entre ellos.

“Los Cinco” negaron en el juicio muchas de estas acusaciones y aseguraron de forma reiterada que su objetivo era evitar “ataques terroristas” contra Cuba.

Varias organizaciones internacionales, entre ellas Amnistía Internacional, consideraron que “durante el juicio no se presentó ninguna prueba que demostrase que los acusados hubieran manejado o transmitido realmente información clasificada”.

5. ¿Cómo se descubrió la red?

En su libro “Los últimos soldados de la Guerra Fría”, que sirve de base a la película, Fernando Morais tuvo acceso a fuentes del gobierno de Cuba y asegura que existe un “espeso e impenetrable secreto” sobre cómo fue descubierta la red.

Una de las versiones que las autoridades cubanas han manejado a lo largo de los años es que los espías fueron descubiertos luego de que Castro enviara un mensaje secreto con el nobel Gabriel García Márquez al entonces presidente de EE.UU. Bill Clinton.

En el mensaje, Castro advertía a Clinton de “actividades terroristas” que los grupos de exiliados estaban organizando en Miami y el FBI, lejos de tomar medidas contra los grupos del exilio, capturó a los espías que habían informado al respecto.

Morais

Getty Images
El brasileño Morais escribió su libro con el apoyo del gobierno de Cuba.

Morais asegura, no obstante, que la inteligencia de Cuba “no dispone de ningún dato para ayudar a desentrañar el misterio” y que “se puede afirmar con seguridad que la organización operó sin ser descubierta por las autoridades norteamericanas”.

Sin embargo, Edgerton Ivor Levy e Ivette Bermello, dos profesores de Historia de la Universidad de La Habana que aseguran haber sido enviados a EE.UU. como miembros de la red y que colaboraron con el FBI, aseguran que informaron a la agencia desde mucho antes.

Según el testimonio de Levy, que publicará un libro sobre el caso, él y su esposa notificaron al FBI la existencia de la red desde 1993 y que las autoridades de EE.UU. estuvieron siguiendo a los espías desde entonces, pero los dejaron operar porque era preferible saber cómo y dónde actuaban que capturarlos.