Slack: cómo funciona la app que amenaza con desplazar al correo electrónico en el lugar de trabajo

Es un nuevo aspirante al trono que ocupan Google y Microsoft.

Archivado en:

BBC News Mundoslack
Slack se presenta como alternativa a la comunicación dentro del centro de trabajo a otros servicios de correo electrónico.
Slack se presenta como alternativa a la comunicación dentro del centro de trabajo a otros servicios de correo electrónico.

Slack, la app de mensajería que rivaliza con los servidores tradicionales de correo electrónico, debutó este jueves con trompetas en la bolsa de Nueva York.

Al término de la jornada, sus acciones cotizaban a US$38,62, con lo que la compañía alcanzó un valor de US$19.500 millones.

¿Pero cómo funciona la aplicación y por qué amenaza al liderazgo de otros servicios de correo electrónico?

En palabras de Steward Butterfield, cofundador y director ejecutivo de la compañía a la cadena estadounidense CNBC, se debe a que Slack ofrece “un espacio de colaboración organizado por canales donde existe mucha mayor transparencia y accesibilidad; todos los trabajadores ven lo mismo y los nuevos que se incorporen tienen acceso directo a los proyectos en vez de una bandeja de entrada vacía”.

Steward Butterfield, durante una entrevista.

Getty Images
Steward Butterfield es el director ejecutivo y uno de los fundadores de Slack.

Slack funciona como un híbrido entre un servicio de mensajería instantánea y un servidor tradicional de correo electrónico.

Una de sus bazas, según describió a BBC Mundo Antonio Galindo, usuario de la herramienta y CTO (jefe técnico) de TechHeroX en España, es la organización de tareas y proyectos a través de dominios tanto públicos como privados. Estos, además, se muestran a través de una interfaz diseñada y teledirigida al entorno empresarial tanto para versión móvil como de escritorio.

Captura de Slack disponible en su web.

Slack
El diseño de Slack combina las prestaciones del formato móvil y de escritorio.

Las funciones básicas de la app, como la subida de archivos y la comunicación entre trabajadores pueden usarse de forma gratuita, pero otras como el acceso a mensajes anteriores a los últimos 10.000 publicados o las videoconferencias son de pago.

“En ese sentido, Slack garantiza calidad en los servicios premium y, a su vez, esclarece su modelo de negocio”, continuó Galindo, que considera esta última característica elemento clave para inversores.

Butterfield no tiene dudas: “Los servicios de email tradicionales seguirán vigentes, pero dentro de las compañías veremos un gran cambio en los próximos siete años“.

Otras alternativas

 

Microsoft, además de su servicio más conocido de correos, también maneja una herramienta similar, Teams. Esta ofrece acceso gratuito a todo el historial de mensajes pero permite un número más reducido de usuarios.

Otras aplicaciones intentan sacar tajada de este mercado, como es el caso de Salesforce, que aunque más centrada en la interacción entre cliente y empresa, ofrece funciones como compartir datos, procesos de cobro, listas de productos y manejar operaciones de venta mediante suscripción.

En esta categoría también entra Trello, un administrador de tareas intuitivo y que permite que el equipo de trabajo esté al corriente del progreso de los proyectos. Aunque, eso sí, intercambiar mensajes dentro de la compañía no es su prestación más destacada.

Por su parte, Google ofrece este tipo de prestaciones en distintas aplicaciones, con lo cual, a la hora de organizar, los usuarios tendrán que estar al tanto de múltiples herramientas en vez de una.

Microsoft logo.

Getty Images
Microsoft, uno de los líderes en servicios de mensajería, ofrece Microsoft Teams como alternativa Slack.

La empresa de servicios financieros HSBC y el fabricante de automóviles Ford figuran entre las grandes corporaciones que usan los servicios de Slack, la cual cuenta con alrededor de 100.000 clientes que pagan por sus servicios premium.

Aunque de momento la compañía no destaca por sus beneficios, la salida a bolsa se ofrece como una oportunidad para hacerse más visible. Ese es el “gran reto de la compañía“, según Butterfield, que tendrá que “trabajar duro para explicar su funcionamiento a todos aquellos que no la han usado”.

Slack nació con el nombre de Tiny Speck, un desarrollador de videojuegos cuyo máximo exponente, Glitch, no triunfó como se esperaba y cerró en 2012, un año después de su lanzamiento.

Sin embargo, Butterfield fue más afortunado en su otro proyecto estrella. Es el cofundador también de Ludicorp, desarrollador de a plataforma de fotografía y videos Flickr.