“El juego del calamar”: Conoce el detalle secreto que cambia por completo el final de la serie

La exitosa serie de Netflix guarda un sinfín de misterios, pero un detalle en el encuentro final entre el protagonista y el villano cambia por completo la percepción del final del programa.

Publicado el
"El juego del calamar" se ha convertido en un fenómeno mundial, siendo actualmente la serie más exitosa en la historia de Netflix. (Foto Prensa Libre: @NetflixLAT/Twitter)
"El juego del calamar" se ha convertido en un fenómeno mundial, siendo actualmente la serie más exitosa en la historia de Netflix. (Foto Prensa Libre: @NetflixLAT/Twitter)

“El juego del calamar”, serie coreana dirigida por el director Hwang Dong-hyuk, continúa batiendo récords a nivel mundial. Dentro de Netflix, este programa de ficción y suspenso se ha convertido en la entrega más exitosa en la historia de la plataforma digital.

Su éxito mundial ha sido tan alto que su creador ha recibido la luz verde para comenzar con el rodaje de la tan esperada segunda temporada de la popular serie.

Durante nueve angustiantes episodios, Gi-hun, el protagonista y ganador de la mortal competencia, participa contra cientos de personas con problemas económicos con el fin de ganar dinero y solventar así sus deudas.

A lo largo de la serie, el protagonista desarrolla una cercana amistad con Oh Il-nam, un anciano con un tumor cerebral mortal, y hace todo lo posible para protegerlo durante cada uno de los juegos mortales en los que participan.

No obstante, a pesar del aprecio desarrollado durante la trama, el protagonista de la serie engaña al anciano durante el juego de las canicas para pasar al siguiente juego y salvar así su propia vida.

Lea también: “El juego del calamar”: Así es Lee Jung-Jae, la estrella internacional de la exitosa serie de Netflix

Al final de los seis juegos mortales, Gi-hun es el único sobreviviente y gana la competencia, llevándose a casa una suma millonaria para resolver su vida.

El tiempo transcurre y durante el último episodio se revela una noticia que cambia totalmente el rumbo de la serie: Il-nam, el anciano con un tumor cerebral, no murió durante el juego de las canicas y realmente fue la mente maestra detrás de esta macabra competencia.

Esta noticia tomó por sorpresa a muchos espectadores y debido a este cambio de rumbo tan repentino miles de usuarios de redes sociales, fanáticos del cine y especialistas han  analizado minuciosamente cada capítulo de la primera temporada para encontrar detalles o referencias que se hayan pasado por alto.

Lea más: Netflix lanza juegos para dispositivos móviles para suscriptores (cómo descargarlos)

En el último episodio de la serie, luego de horas de observación, varios usuarios de redes sociales descubrieron un detalle que podría cambiar de manera completa el final de la serie.

Mientras Gi-hun se encuentra triste y afectado por todo lo vivido durante el juego, una noche recibe una tarjeta de invitación para acudir al piso 7 de un edificio, donde el protagonista posteriormente encuentra a Il-nam y él le revela su verdadera identidad.

El ascensor al que se sube el protagonista solamente tiene marcado el piso número 7. (Foto Prensa Libre: Neflix)

El detalle clave en esta teoría transcurre en el minuto 28:31 del último capítulo, cuando el protagonista entra por el ascensor y observa que el único botón señalizado con número es el del piso 7.

Además: “Es como si estuviéramos en el juego”: La muñeca gigante de “El juego del Calamar” que sorprende en parque de Seúl

Este pequeño detalle hace referencia a que luego de sobrevivir a los seis juegos mortales de la competencia, Gi-hun se enfrenta al séptimo y último reto al reunirse con el anciano dentro de este edificio.

Para sorpresa de todos, este séptimo reto no supone un esfuerzo físico ni mental, sino que es una prueba para desafiar la moral del protagonista. El anciano le apuesta a Gi-hun que nadie ayudaría a un vagabundo tirado en las frías calles de Seúl; no obstante, la mente maestra detrás de cada uno de los retos pierde.

El resto de la trama ya es conocida por todos los fanáticos del “Juego del calamar”: el protagonista no toma el avión con destino hacia EE. UU. para encontrarse con su hija y se queda en Seúl para descubrir los secretos que oculta este macabro juego.