Fallece el maestro Rodolfo Abularach por problemas de salud

El artista visual Rodolfo Abularach falleció el domingo 30 de agosto, a sus 87 años, debido a problemas de salud.

El artista visual Rodolfo Abularach falleció a los 87 años. (Foto Prensa Libre: Erick  Avila).
El artista visual Rodolfo Abularach falleció a los 87 años. (Foto Prensa Libre: Erick Avila).

El arte guatemalteco culmina agosto de luto, porque el dibujante, pintor, escultor y grabador, Rodolfo Abularach falleció a los 87 años debido a complicaciones en su salud. El maestro forma parte de una generación de artistas nacionales como Luis Díaz, Ramón Banús y Margarita Azurdia, entre otros, que dieron vida a las mejores obras visuales del país.

De acuerdo con Ingrid Klussmann, artista allegada a Abularach y quien lo conocía desde los 7 años, el maestro falleció a las 8 horas del domingo 30 de agosto, debido a complicaciones en su salud. “Se había recuperado de forma exitosa del nuevo coronavirus. Sin embargo, en esta semana tuvo problemas en sus pulmones, por lo que tuvo que ser hospitalizado y falleció este domingo. Es una pérdida muy grande para el arte de Guatemala porque era de los artistas más completos que existen. No solo sabía de pintura y escultura, sino que daba mucho placer hablar de música con él”, declaró.

Su trayectoria

Rodolfo Abularach nació en 1933 y desde pequeño mostró gran afinidad por el arte. Esa habilidad se convirtió en una convicción antes de llegar a la mayoría de edad. Durante sus estudios en el colegio, los profesores solían llamarle la atención ya que se mantenía dibujando durante clases. Aunque las lecciones de matemática e historia eran importantes, para el artista los trazos en sus cuadernos eran más relevantes.

Abularach inició en el arte pintando corridas de toros. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de Guatemala mientras que realizaba investigaciones sobre el arte folclórico para la Dirección de Bellas Artes. A sus inicios, comenzó como dibujante y pintor de escenas de corridas de toros que nacen de una imaginación barroca.

Abularach partió en 1959 con una beca de estudios del gobierno de Guatemala a Nueva York, ciudad en la que decidió radicarse y desde donde realizó lo más relevante de su producción plástica. Estudió en Arts Students League y Graphic Art Center.

Sus obras

Las obras de Abularach atravesaron una profunda transformación cuando intentó juntar los elementos del arte abstracto y del surrealismo y experimentó con texturas, como por ejemplo en dibujos sombreados hechos en lapicero y tinta, tales como “Fugitive from a Maya Lintel”.  Sus imágenes aumentadas del ojo humano le dieron fama internacional.

El ojo humano es una de las características de la pintura de Abularach. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).