Roy Roselló, ex integrante de Menudo, revela que fue víctima de abuso sexual durante su paso por la banda

Roy Roselló asegura que fue víctima del mánager de Menudo, Edgardo Díaz.

Publicado el
Roy Roselló, ex integrante del grupo puertorriqueño Menudo. (Foto Prensa Libre: Tomada de Internet)
Roy Roselló, ex integrante del grupo puertorriqueño Menudo. (Foto Prensa Libre: Tomada de Internet)

Controversiales historias surgen a raíz del revival del grupo puertorriqueño Menudo, derivado del estreno de la serie Súbete a mi moto, la cual cuenta una versión libre y apegada a la visión de Edgardo Díaz, creador y mánager de la extinta boy band.

Ahora fue Roy Roselló, quien formó parte de Menudo partir de 1983, quien detalló sus duros años dentro de la banda, donde asegura que fue víctima de abuso sexual por parte de Edgardo.

Durante una entrevista en el programa Ventaneando, Roy, ahora líder evangélico, narró crudos pasajes de su infancia.

“Mi escuela quedaba a dos cuadras de (la disquera) Padosa, de las oficinas de Menudo, y dio la consecuencia que el grupo Menudo estaba en Puerto Rico, y cuando yo me puse al frente de la oficina de Edgardo las fans comenzaron a llegar pensando que yo iba a ser otro Menudo y comenzaron a pedirme autógrafos.  Ahí Edgardo parece que vio toda esa reacción y envió a la secretaria para que me hiciera una solicitud para hacer una audición”, recuerda el ex cantante que ahora reside en Brasil.

Roy dice que el mánager comenzó a manipularlo y corromperlo: “Yo comencé a frecuentar la casa de la mamá de él (Edgardo Díaz) en Caguas (Puerto Rico), en la cual él me daba obsequios, él pudo simplemente manipularme, colocar en mi mente que yo iba a ser famoso, de que llegó el momento de mi oportunidad. Esos pedófilos te compran con regalos, con cosas materiales y ahí es cuando ellos se aprovechan de ti, eso es lo que pasó conmigo”.

Roselló reveló que doña Panchi, madre de Edgardo, sabía de la situación, pues conocía los presuntas filias de su hijo, por lo que no estuvo de acuerdo con que Roy ingresara a la banda que triunfó en múltiples países durante los 80 y 90.

“Claro que ella sabía, porque ella entendía las consecuencias al momento que yo entraba en Menudo, que eso podía ser un escándalo mundialmente, que yo lo podía decir en algún momento. Sabía el disturbio que Edgardo tenía, que él era un pedófilo. Y la mamá sabía de esos desvíos de él y jamás estuvo de acuerdo con que yo entrara en Menudo. La mamá le decía: ‘Pero es que tú no puedes poner ese chico en Menudo, porque tú imagínate…’, y yo escuchaba a ellos peleando en la sala en cuanto yo estaba en el cuarto de él encerrado”, recordó.

“Yo fui el único integrante que no hizo ningún tipo de audición en Menudo, porque todos saben que yo entré porque Edgardo simplemente me vio y se enamoró de mí”, expresó.

Fue en 1983 cuando, según Roselló, Edgardo fue a buscarlo a su casa para integrarlo de lleno a la banda, proposición que tuvo que aceptar por imposición de su propia madre.

“Cuando él llegó a mi casa con la maleta y el contrato yo me escondí en el clóset y le dije (a mi madre) ‘Mamá no permitas que este señor me lleve’. Ahí mi mamá me dijo; ‘Hijo, hazlo, hazlo por mí, por tus hermanos, por la familia, es para que tengamos una vida mejor’. Yo salí llorando, hice la maleta, firmé el contrato y me fui con él con mucho dolor. Mi mamá no sabía del abuso”, recuerda Roselló.

Dijo que piensa llevar a la corte a Edgar Díaz en Estados Unidos, país donde el delito de pedofilia no prescribe, además de que fue en varios estados de la unión americana donde se perpetró el presunto abuso en distintas ocasiones.