Más evidencias de la relación entre Tikal y Teotihuacán

El Mural de los Jugadores de Pelota muestra las tradiciones culturales de Teotihuacán, incluyendo el modo arquitectónico llamado talud-tablero, obsidiana verde y rituales funerarios.

Publicado el
Más evidencias de la relación entre Tikal y Teotihuacán
Los nuevos trabajos de conservación revelaron nuevos diseños iconográficos. Se identificaron los tres personajes del mural del talud oeste, como retratos del dios jaguar del inframundo, Akan, y el dios del maíz. Grupo 6C-XVI-Sub-39, Mural Oeste Fotogrametría e ilustración, Heather Hurst.

Como parte de los trabajos del Proyecto Arqueológico Sur de Tikal, PAST, se está realizando un nuevo estudio que permite contextualizar las investigaciones que se enfocan en la relación entre Tikal y Teotihuacán en el Período Clásico Temprano, ya que en este grupo 6C-XVI es donde se han encontrado más evidencias de esa relación e integración de estas ciudades mesoamericanas, explicó el doctor Edwin Román, director del proyecto arqueológico, en la presentación realizada este martes por el Ministerio de Cultura y Deportes en el Palacio Nacional.

A la vez, se está evaluando la integridad de la preservación de los murales y la documentación del Mural de los Jugadores de Pelota (Estructura 6C-XVI-Sub 39), el cual forma parte de varios murales descubiertos durante las exploraciones del Proyecto Nacional Tikal, que dirigió Laporte en 1989.

Reexaminar el mural utilizando nuevas tecnologías y exponerlas a nuevas teorías permite entender mejor cómo esta era fue definitoria en su empoderamiento posterior y posición hegemónica en las tierras bajas durante gran parte del Período Clásico, afirma Román.

La conservadora de pinturas murales, Angelyn Bass, evaluó la condición actual de las pinturas y la arqueóloga e ilustradora, Heather Hurst, utilizó tecnología de imaginería digital incluyendo la fotogrametría como base para producir estos nuevos dibujos de las pinturas en los murales. Las especialistas son parte del proyecto PAST que tiene el apoyo de la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM).

Con ello, también se mostró la primera ilustración independiente de los murales del grupo 6C-XVI Sub-39 desde el trabajo inicial que hizo el dibujante Paulino Morales y que se incluyó en los reportes del arqueólogo guatemalteco Juan Pedro Laporte, hace más de tres décadas.

Más evidencias de la relación entre Tikal y Teotihuacán
Grupo 6C-XVI-Sub-39, reconstrucción por Heather Hurst.

El Mural de los Jugadores de Pelota de Tikal es el mural exterior más grande que se ha encontrado en los patios de este complejo residencial de la élite del siglo IV de nuestra era. Este es uno de los más grandes y mejor preservados de esa época.

Importancia

La revisión del complejo enterrado 6C-XVI cobra relevancia por la nueva investigación relacionada con la posible Ciudadela de Tikal (Grupo 6D-III), identificada por la iniciativa LiDAR de Pacunam y explorada por el equipo de PAST.

Tanto el Mural de los Jugadores de Pelota como la referencia del Marcador del Juego de Pelota, localizados en un mismo grupo, constituyen importantes obras de arte público relacionadas con la identidad socio-política de la ciudad en los siglos IV y V.

Evidencias epigráficas del Marcador del Tikal narran la entrada a Tikal de un grupo de extranjeros provenientes del centro México en enero del año 378 de nuestra era, personificado por el guerrero Sihyaj  K’ahk de Teotihuacán, explica Román y comenta que una de las dos menciones a este personaje están en este grupo.

Los trazos, particularmente de los rostros, labios, ojos y la ropa, son consistentes con la tradición pictórica mural de las tierras bajas mayas del Preclásico Tardío y el Clásico Temprano. Pese a que se le ha puesto bastante énfasis a la evidencia recuperada en el Grupo 6C-XVI sobre la interacción con el centro de México, relacionada con la “entrada” del 378 d.C., el “Mural del Juego de Pelota” es consistente con el estilo pictórico maya. Futuros análisis materiales de la química de la pintura y el repello serán de gran interés para evaluar la técnica de producción del mural, indica la investigación.

Cómo era

Localizado al sur del Complejo Mundo Perdido de Tikal, fue un área residencial elitista ocupada durante el periodo Clásico Temprano (300-550 d.C.), con evidencia de las tradiciones culturales de Teotihuacán, incluyendo el modo arquitectónico llamado talud-tablero, obsidiana verde y rituales funerarios.  Este mural se localiza sobre la fachada de una plataforma en el lado norte de la Plazoleta Sur, una de las cuatro plazas que forman parte del complejo.

Más evidencias de la relación entre Tikal y Teotihuacán
Localización del lugar donde se encuentra el Juego de Pelota. Imagen del Proyecto Arqueológico del Sur de Tikal. Pacunam Lidar Initiative / T. Garrison

El Mural de los Jugadores de Pelota incluye a tres jugadores y cinco personajes adicionales que están pintados sobre la plataforma de la Estructura Sub-39.2 Pintado a lo largo de una fachada de 17 m, el Mural de los Jugadores de Pelota” bordea los lados oeste y este de las gradas que dan acceso a un edificio alargado. Los personajes de la plataforma están pintados con policromía (rojo, naranja, negro, amarillo y blanco) a gran escala, creando el efecto de figuras de escala natural paradas en el patio. La escalinata saliente también está pintada con símbolos similares a los glifos en rojo muy oscuro sobre paneles rojo-naranja.

En el siglo IV de nuestra era, plataformas, residencias de la élite y templos circundaban la Plazoleta Sur creando un patio hundido que medía aproximadamente 11.50 m de este a oeste por 24 m de norte a sur. El Mural de los Jugadores de Pelota decoraba la plataforma de la estructura norte, Sub-39, sobre la cual había un edificio con dos galerías o “palacio” de techo plano, que era por mucho la estructura más grande de todas las de este grupo, en ese entonces.

Los tres personajes

Los tres personajes en el panel oeste del “Mural de los Jugadores de Pelota” están asociados a la obscuridad y el renacimiento. Cada una de las figuras tiene la cara de un ser sobrenatural y un cuerpo humano; todos tienen círculos frente a sus narices, o “cuentas de aliento”, que simbolizan el aliento esencial. Los tres portan collares con grandes nudos en la nuca y se mueven de izquierda a derecha y los claros detalles en el rostro, ropa y posición de las manos proporcionan nuevas perspectivas con relación a su identidad.

Personaje 1. Tiene notorios elementos faciales como el que parece ser el distintivo motivo de “gancho” del dios jaguar del inframundo, que cruza su nariz y circunda el ojo, así como una oreja roja de jaguar.

Más evidencias de relación entre Tikal y Teotihuacán
Imagen cortesía H Hurst.

Personaje 2. Lleva un collar con “una vasija miniatura de la que emerge una serpiente roja.” El  rostro tiene múltiples elementos. En su tocado lleva un hueso largo, quizás un fémur; cerca de la frente, un área de pintura roja en el extremo terminal del hueso representa sangre. Estos elementos están asociados con la oscuridad, por lo que es posible que se trate de la deidad Akan,  asociada a la muerte, la ebriedad y los estados alterados, que es conocida en otros ejemplos de Tikal del Clásico Tardío.

Más evidencias de la relación entre Tikal y Teotihuacán
Imagen cortesía H Hurst.

Personaje 3. Aunque el dibujo de Morales captura la mayoría de los detalles, no reconoció el símbolo dentro de la rodillera: la cara de Tlaloc.  El símbolo de una barra y un punto sobre su mejilla y el perfil distintivo sugieren que representa al dios del maíz.

Más evidencias de relación entre Tikal y Teotihuacán
Grupo 6C-XVI-Sub-39. Imagen cortesía HURST

Con información del comunicado científico Dr. Heather Hurst.