Salud y Familia

¿Cuáles son las consecuencias para los rescatistas de la tragedia del Volcán de Fuego?

Casi una semana después de la tragedia en las comunidades cercanas al Volcán de Fuego, donde una nube ardiente sepultó a decenas de personas, los grupos de rescate se han dedicado casi ininterrumpidamente a buscar sobrevivientes y recuperar los cuerpos de los fallecidos.

Por José Andrés Ochoa

Archivado en:

Volcán de Fuego
Los rescatistas se han expuesto a las condiciones difícil en la zona cero de la tragedia del Volcán de Fuego (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).
Los rescatistas se han expuesto a las condiciones difícil en la zona cero de la tragedia del Volcán de Fuego (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).

Los rescatistas se encontraron con una situación complicada en la zona cero, donde el terreno está cubierto de ceniza volcánica, la temperatura del piso y los escombros es elevada y deben cubrir sus rostros para evitar respirar nubes de polvo.

Además, la temporada lluviosa en el país y la actividad del Volcán de Fuego mantiene en alerta a las brigadas para evitar una catástrofe más.

Exposición constante

El polvo es uno de los factores que complica el rescate y también perjudica a las brigadas de trabajo (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec).
El polvo es uno de los factores que complica el rescate y también perjudica a las brigadas de trabajo (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec).

Las cenizas volcánicas que cayeron en gran parte del país son un componente que puede provocar daños respiratorios y en la piel. Por su composición —en la que hay sulfuro, entre otros componentes—, permanecer expuesto durante un periodo largo es peligroso.

Además de irritación en los ojos y en las cavidades nasales, el polvo puede ser inhalado y acumulado por los rescatistas, algo que puede dejar consecuencias maliciosas en el sistema respiratorio.

"Los socorristas están expuestos a moléculas químicamente tóxicas que a mediano plazo (dos semanas, un mes) van a desarrollar neumonías aspirativas, en las que se inflaman los bronquios por intentar sacar esas partículas", explica el médico Saúl Vásquez.

Lea también: Entérese de la actualidad de lo ocurrido en el Volcán de Fuego

Esa se puede curar con algunos antibióticos, señala, pero a largo plazo puede haber consecuencias aún más severas.

"Va a estar crónicamente inflamada la membrana pulmonar", complementa. Eso puede derivar en una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, conocida como EPOC. Los afectados también puede ser más propensos a infecciones pulmonares como neumonía y bronquits.

Por la gran cantidad de polvo y ceniza que existe en la zona, un elemento irritante para el cuerpo, estas enfermedades crónicas exigen un tratamiento continuo para reducir las consecuencias, según el doctor, para mejorar la calidad de la función pulmonar.

El aspecto emocional

La tragedia del Volcán de Fuego ha dejado al menos 99 muertos, según cifras oficiales publicadas este jueves (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).
La tragedia del Volcán de Fuego ha dejado al menos 99 muertos, según cifras oficiales publicadas este jueves (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).

Pero los rescatistas no solo se exponen a las consecuencias físicas del contacto con el polvo y la temperatura de la ceniza volcánica. Las jornadas extensas de rescate dejan, además de cansancio, secuelas en el aspecto emocional.

La psicóloga Sonia Recinos, que coordina la Brigada Abrazos del Alma, una organización de terapeutas voluntarios que atienden a víctimas y personas afectadas por la tragedia, estima que ver los cuerpos sin vida de las personas se puede padecer de estrés vicario.

Lea también: Por atender a la zona de rescate, bombera perdió su trabajo

"Cuando has estado frente al dolor, también experimentas los mismos síntomas de los que atiendes", menciona. "Ves los síntomas y te descompones emocionalmente". Esa experiencia se suma al cansancio de las jornadas, lo cual puede provocar síntomas del trastorno de estrés postraumático.

El acompañamiento psicológico durante los primeros 30 días de labor es determinante para evitar secuelas. Además, Recinos señala que las terapias psiquiátricas también son importantes. En algunos casos, los profesionales podrían recetar antidepresivos o ansiolíticos para mermar las consecuencias.

Contenido relacionado:

> ¡Las víctimas necesitan más ayuda!

> ¿Era evitable la tragedia del Volcán de Fuego?

> Estas son las medicinas que se necesitan donar