Un mes para la nutrición: 30 recetas y secretos para comer cada día mejor

Cada día es una oportunidad para cuidar nuestro cuerpo, alimentarnos bien y llenarnos de energía. Aquí compartimos algunas ideas para que disfrute de ese proceso y tenga opciones saludables y prácticas muy fáciles de hacer.

Publicado el
Comer saludables también representan platillos deliciosos y divertidos.  (Foto Prensa Libre: Mercy Cocina @mercycocina.v)
Comer saludables también representan platillos deliciosos y divertidos. (Foto Prensa Libre: Mercy Cocina @mercycocina.v)

Comer encierra infinidad de aspectos como disfrutar cada bocado, compartir con otros, o hablar de secretos culinarios familiares se convierten solo en una breve pincelada de todo lo que está al rededor de cada alimento.

La ciencia cada vez nos acerca más a conocer las bondades de los alimentos que comemos y cómo mejorar nuestra salud a través de las opciones que elegimos cada día.  De igual manera, existe evidencia de cómo el abuso de algunos hábitos podría llegar a ser influencia para que se desarrollen afecciones como la obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas.

Por ejemplo, la nutricionista Lucía de la Roca, jefa del servicio de nutrición de Unidad Nacional de Atención del Enfermo Renal, Unaerc, explica que estudios epidemiológicos indican que existe  una clara asociación entre el aumento de peso y la prevalencia de diabetes tipo 2, debido a que el sobrepeso y la obesidad, se caracterizan por un aumento anormal del peso corporal debido a una acumulación excesiva de grasa y en forma paralela, se observa un aumento de la glucemia.

Debido a lo anterior, el páncreas secreta insulina en exceso para intentar reducir la elevada cantidad de glucemia, lo que conlleva un estancamiento de este último, que no es capaz de producir suficiente insulina.  De este modo, la insulina ya no puede regular la glucemia.

La nutrición también está evolucionando.  Efe recientemente publicó que se acerca un encuentro con la llamada nutrición de precisión o más personalizada y el director de Nutrición y Genómica de USDA-Human Nutrition Research Center on Aging de la Universidad de Tufts de Boston (Estados Unidos) considera que el viaje para unir genes y nutrición comenzó en los años ochenta y la primera publicación, ya en los 90, fue en la revista científica The Lancet sobre una variante genética que predecía la respuesta al colesterol.

La nutrigenética tiene como objetivo generar recomendaciones nutricionales cuando se analizan variantes genéticas a partir del ADN de las personas.

¿Nuevos hábitos?

De la Roca agrega  que debemos tomar en cuenta que cada hogar mantiene hábitos o conductas alimentarias, culturalmente aceptables, los cuales cada persona va adquiriendo desde su infancia y  pueden ser saludables o no, por lo cual el primer paso es evaluar el consumo de alimentos y hacer los cambios que sean necesarios.

Al  tener el conocimiento del tipo de alimento y cantidad que cada persona necesita es importante comprometerse, fijarse metas realistas, buscar apoyo familiar y profesional y enfocarse en todos los aspectos que un estilo de vida sano puede traer. Es fundamental comer de todos los grupos de alimentos en las cantidades recomendadas para lograr que el cuerpo tenga los nutrientes necesarios.

De la Roca explica que es importante reconocer que la modificación de los estilos de vida reduce la incidencia de enfermedades.  Así que, además de comer saludable se invita a que practique una actividad física regular, duerma bien y evite el consumo de tabaco, por mencionar algunos de los hábitos de más impacto positivo.

Comer bien nos ayudará a regular el peso corporal, a estar más animados y activos e incluso podría disminuir el dolor de rodillas, tobillos y otros puntos. (Foto Prensa Libre: Daria Shevtova/Pexels).

Iris Cotto, nutricionista del Centro de asesoría en alimentación y nutrición CEAAN, de la Usac, expresa que nosotros mismos construimos cada día el futuro para ser alguien saludable aún en los últimos años de vida.   “La clave es que comamos de la forma más natural posible, frutas, vegetales, carnes con poco grasa y mientras menos opciones procesadas consumamos es mejor para el cuerpo”, dice Cotto.

De la Roca expresa que no hay alimentos prohibidos, pero sí, cada persona debe tener una dieta individualizada ya que existe una gran variabilidad entre los procesos fisiológicos de unas y otras personas, ya que no todos digieren, absorben y metabolizan los alimentos a la misma velocidad.

Mayo Clinic además recomienda empezar por pequeños cambios que incluyen desayunar, mantenerse hidratados y disminuir la cantidad de alimentos procesados.

Los expertos también hacen énfasis en concentrarse al momento de la alimentación.  El cerebro necesita hasta 20 minutos para registrar las sustancias químicas que informan que ya no tiene hambre. Comer despacio y sintiendo los sabores y aromas ayuda al cerebro a darse cuenta cuando ya está satisfecho.

30 días, 30 recetas

En este link compartimos una selección de un mes de recetas variadas, deliciosas y prácticas que fueron preparadas y son recomendadas por diferentes profesionales.  Así que es tiempo de tomarse un espacio para encontrar ideas creativas para su cocina y darle vida a estas recetas. Haga su lista de ingredientes, atrévase a prepararlas y por qué no a darle su propio toque personal experimentando también con otros ingredientes.

En este proyecto participaron las nutricionistas Sandie Palacios, Maris Ruata, Andrea Massis, Eneida Tobar, María José Aguilar, Ana Carolina Solares, Jessica García Porres, Ana Lucía Arrivillaga, la chef Rosa María Hurtarte, la nutricionista chef Helen Arango y la emprendedora y cocinera holística Silvana Vanfretti.

Encuentre las recetas y preparación a través de este link.