Cómo entender las especificaciones técnicas de las computadoras

Explicamos en qué consiste el procesador, la memoria RAM, el almacenamiento y la tarjeta gráfica.

Publicado el

Archivado en:

computadorasTecnología
Comprender los detalles técnicos de las computadoras no es nada complejo. (Foto Prensa Libre: Unsplash / Denis Pavlovic).
Comprender los detalles técnicos de las computadoras no es nada complejo. (Foto Prensa Libre: Unsplash / Denis Pavlovic).

Núcleos, RAM, gigas, memoria SSD, etc… Al hablar de computadoras o al momento de salir en busca de una laptop, este tipo de palabras podrían sonarnos a otro idioma si no estamos familiarizados con el mundo informático, pero realmente son fáciles de entender.

La tecnología avanza rápidamente y los dispositivos que vemos hoy quizás sean muy diferentes dentro de cinco años, pero lo que seguramente seguirá por un muy buen tiempo presente son las maneras de definir los distintos componentes de equipo y programación. Y para prueba, los celulares. Los del 2019 ser mucho más potentes, grandes y estilizados que los del 2012, pero al momento de especificar sus datos técnicos, nos referimos a sus gigas de almacenamiento, su memoria RAM o los megapixeles de su cámara, por ejemplo.

Si entre sus planes para estos días está adquirir una nueva computadora, vale la pena detenerse unos minutos para aprender sobre qué significa cada una de sus características y así, cuando vaya a la tienda, no se limite únicamente a lo que allí le aconsejan, ya que muchas veces el vendedor no conoce a profundidad el uso que se le quiere dar a la máquina o intenta comercializar cierto producto que quizás no le convenga, y por el que pagará más de lo necesario.

Antes de comprar

Para conocer bien qué es lo que necesita de una computadora, hay que hacerse una pregunta simple pero que determinará el tipo de equipo que comprará: ¿qué uso le dará a la máquina?

“Lo que tenemos que tener claro es para qué vamos a utilizar la computadora que queremos comprar; si es para un uso básico como utilizar editores de texto, hojas electrónicas, presentaciones, navegar por internet, o para uso profesional como diseño gráfico, ediciones de video, o para jugar”, explica el informático Carlos Cardona.

Una manera sencilla de saber qué tanto necesitará de una computadora es verificar los requerimientos de hardware que piden los programas o juegos que se utilizarán, y de acorde a esto, comprar el equipo.

Y en cuanto al tipo de computadora, Cardona dice que “comprar una laptop o una de escritorio depende de la movilidad que queramos tener con nuestros juegos o con los programas que necesitamos usar, ya que en portátil también hay computadoras de gama alta para juegos y uso profesional como la AlienWare o la Asus Gaming”.

Si busca computadora para jugar, prepárese para ser más exigente en equipo que el usuario común. (Foto Prensa Libre: Unsplash / Florian Olivo).

Considere también cuánto peso y espacio está dispuesto a soportar y cada cuánto saldrá con ella de su casa, porque incluso entre las laptops hay distintos tamaños y existen algunas computadoras que, pese a ser portátiles, pueden llegar a volverse incómodas para transportar de un lado a otro.

Una vez se tenga en cuenta qué tipo de equipo se quiere y para qué usos, será necesario comprender algunos conceptos básicos sobre distintas características de hardware y software, que aquí presentamos.

El procesador

Uno de los elementos más importantes en las computadoras es el procesador, del cual tanto se habla en los anuncios y en las noticias porque cada vez son más rápidos y potentes.

“La manera más fácil de explicar el procesador es que es el cerebro de la máquina”, comenta el periodista tecnológico Mark Knapp para el blog CheatSheet. “Si quiere un ordenador que abra programas rápidamente, que termine las tareas tan pronto como las inicie, y que no le haga esperar, entonces necesitará el procesador más fuerte, y ¿quién no? Solo tiene que saber qué es lo que está buscando cuando vea los detalles de un procesador”, agrega.

En lo que hay que fijarse es en el número de gigahertz o GHz, con los que se mide la velocidad. La velocidad del chip indica cuántos datos puede procesar en determinado tiempo, así que mientras más grande el número, mejor, explica Knapp.

Sin embargo, lo más relevante es considerar la cantidad de núcleos; con estos, más también es mejor, ya que mientras más núcleos utilice la máquina, mejor será el rendimiento. Por ejemplo, dos núcleos a 2 GHz cada uno harán que la computadora sea más rápida que una con un núcleo, aunque este tenga 3 GHz.

Para la mayoría de usuarios, dos núcleos serán suficientes; sin embargo, si se hará edición de video, trabajo profesional de fotografía o se jugará, hay que pensar en opciones con más potencia.

La marca también importa

No hemos terminado con los procesadores. Otro punto que causa confusión es la marca, ya que existen, por ejemplo, los procesadores Intel y los AMD, entre otros. Pero ¿qué tan importante es decantarse por uno o por otro?

De acuerdo con Cardona, depende de criterios, necesidades y economía. “Mucha gente compra Intel porque calientan menos que los AMD y estos últimos en un ambiente cálido se arruinan más rápido debido a la temperatura que estos alcanzan; pero AMD ya está tratando de solucionar esto al lanzar su línea de procesadores Ryzen, mitigando las preocupaciones de sobrecalentamiento del pasado”, indica.

El procesador determina la velocidad de la computadora. (Foto Prensa Libre: Unsplash / Slejven Djurakovic).

En cuanto a costos, Intel es más caro. Y si hablamos de necesidades, “para navegar por internet podemos comprar un Intel Core i3. Si vamos a editar video o trabajar en diseño gráfico o jugar, lo ideal es un Core i7 o sus equivalentes en AMD. Aunque muchas personas prefieren AMD para diseño gráfico y jugar”, agrega.

El punto medio en Intel es el Core i5, que ofrece la medida adecuada de potencia para el usuario común sin tener que gastar una fortuna.

Memoria RAM

La memoria de acceso aleatorio o RAM (por sus siglas en inglés) es la memoria donde se cargan los programas y archivos que estamos utilizando en nuestra computadora, explica Cardona. “A más RAM, más espacio para trabajar varios programas a la vez o trabajar programas con archivos muy grandes. Tal es el caso en la edición de video, en la que los archivos que se estén editando pueden llegar a pesar varios gigabytes”.

Es importante tener en cuenta que más RAM no significa que sea más rápida la computadora, sino que esto ayuda a que no se sature el equipo al ejecutar varias tareas a la vez o trabajar con archivos grandes. “Por ejemplo: evitar que se congele y nos obligue a reiniciar y se pierda la información que estábamos procesando en ese momento”, dice el informático.

Las personas que trabajan en diseño gráfico o edición de videos requieren de equipos más rápidos y potentes. (Foto Prensa Libre: Unsplash / Jakob Owens).

La cantidad de RAM varía mucho de persona a persona, y cambia conforme pasa el tiempo y avanza la tecnología. Hace unos años lo habitual era ver 4GB de RAM, pero actualmente el doble de eso (8GB) es el estándar en equipos de rendimiento medio-alto.

Para usos en los que se requiera más potencia, como en la edición de videos o los videojuegos, de 8GB en adelante es lo ideal. Es importante leer los requerimientos de procesador y de RAM de los juegos y los programas que se planea usar.

Almacenamiento

Hay dos tipos de almacenamiento, básicamente. Según explica el periodista tecnológico LuisGyG en su web, está el disco duro convencional, que ofrece más capacidad (por ejemplo, hasta 1 terabyte o TB), pero es más pesado y se puede dañar más fácilmente, al moverse o golpearse.

El otro tipo de almacenamiento es el disco de estado sólido (SSD, por sus siglas en inglés), con capacidades menores (120 o 250GB, por ejemplo), pero más rápido. Se le suele llamar también memoria flash.

Esta es más liviana, en el sentido en que se utiliza en laptops ultradelgadas que permiten mayor movilidad y, por consiguiente, es más caro que el disco duro normal.

Al final de cuentas, la decisión clave para saber qué disco duro elegir depende de si nos vamos a movilizar constantemente y si tenemos el dinero para pagar por un almacenamiento SSD.

Tarjeta gráfica

Para quienes piensan utilizar su computadora para jugar o para la edición de videos e imágenes, es importante tomar en cuenta la tarjeta gráfica.

Para los gamers, la tarjeta gráfica es tan (o más) importante que el procesador y el RAM. (Foto Prensa Libre: Unsplash / Christian Wiediger).

Cardona recomienda fijarse, sobre todo, en el tipo de memoria, ancho de banda y cantidad de memoria. “Dependiendo de las necesidades o compatibilidad podemos escoger una con menos memoria pero más ancho de banda. Por ejemplo, el tipo de memoria una tarjeta gráfica de 1 GB GDDR5 es más rápida que una de 2 GB DDR3, aunque la segunda tenga más memoria. Lo importante no es la cantidad sino la calidad. La memoria GDDR5 es mucho más rápida que la Memoria DDR3, lo que supone un mayor rendimiento en juegos”.

 

Contenido relacionado:

>Más megapixeles no significa mejores fotos

>Así es la nueva app de mensajería de Instagram

>Beneficios de los videojuegos en los adultos