Comunitario

Escasa lluvia agrava contaminación de ríos

Pese a la lluvia que ha caído en distintas partes del país en los últimos días, algunos ríos tienen un caudal que está por abajo de los rangos normales para el invierno y tienden a alimentarse de aguas negras que llegan a sus cauces, lo cual afecta directamente a la población que vive en sus riberas.

Por Carlos Álvarez

Registros del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) muestran que  al menos 11 ríos del país tienen un caudal que está entre los parámetros medios registrados, cinco de ellos tienen tendencia a bajar, mientras que siete podrían mantenerse en su nivel actual.

Giovanna Pérez, experta en Hidrología del Insivumeh, precisó que si bien los afluentes no están abajo de su caudal   —que les permite tener vida en ellos—,   los niveles están mermados para la época lluviosa.

Según los monitoreos del Instituto, los ríos que han sido más afectados son los que se encuentran al norte y oriente del territorio nacional.

Eddy Sánchez, director del Insivumeh, explicó que preocupan  las condiciones   porque “algunos ríos tienen el nivel que normalmente alcanzan en la época seca”.

“Esto es perjudicial porque la calidad del agua se deteriora mucho más. Es decir que el afluente no tiene un caudal propio, sino que es más causado por las descargas de aguas grises”, precisó Sánchez.

Añadió que los ríos, al no tener agua suficiente para diluir la contaminación que continuamente entra en su caudal, se contaminan a tal punto que causa pérdida de biodiversidad y problemas en las personas que obtienen el líquido de estos, ya sea para riego o consumo, lo que  puede originar enfermedades.

“Preocupa mucho  la contaminación que tienen los ríos. También la poca voluntad de las municipalidades  de cumplir con la obligación de tratar las aguas negras que vierten en estos”, aseguró Sánchez.

El experto señaló que además de la contaminación y sus consecuencias para las personas, hay un peligro más por la baja en los caudales y que repercutirá  en la recarga hídrica de los mantos acuíferos para el próximo año.

Guatemala fue impactada  este año por  los efectos de una canícula prolongada, que  tuvo dos etapas. En la primera, entre  mayo y junio,  se reportaron áreas, particularmente del Corredor Seco, donde no llovió  por más de 30 días seguidos. La segunda etapa, entre julio y agosto,  se reportaron hasta 20 días sin lluvia en varios lugares.

“La tendencia de los afluentes se obtiene con datos estadísticos de muchos años. En la época lluviosa sería normal que el caudal esté cerca del máximo histórico”, precisó Pérez.

Los ríos con bajo caudal son:

  • Sís, Cuyotenango, Suchitepéquez    
  • Madre Vieja, Suchitepéquez
  • Grande de Zacapa, Camotán, Chiquimula
  • Los Esclavos, Cuilapa, Santa Rosa    
  • Motagua, Gualán, Zacapa
  • Polochic, Panzós, Alta Verapaz
  • Chixoy, Chisec, Alta Verapaz
  • Machaquilá, Poptún, Petén
  • La Pasión, La Libertad, Petén
  • San Pedro, San Andrés, Petén
  • Usumacinta, Las Cruces, Petén