Comunitario

Guardianes del agua

Jóvenes desarrollan dispositivo innovador que beneficiaría a quienes tienen problemas con el suministro de agua en el país.

Por Josué León

Rafael Tamayac, Carlos Morales, Derek Salguero y Víctor del Cid, son los jóvenes detrás del proyecto. (Foto Prensa Libre: Josué León)
Rafael Tamayac, Carlos Morales, Derek Salguero y Víctor del Cid, son los jóvenes detrás del proyecto. (Foto Prensa Libre: Josué León)

La escasez de agua potable es uno de los temas que agobia a la población guatemalteca; fue precisamente en este tema que cuatro jóvenes guatemaltecos desarrollaron su proyecto de empredimiento con fines sociales y ecológicos llamado Llenamáster.

Muchos son los que se levantan de madrugada para recolectar agua en toneles, baldes y cubetas para el suministro del hogar, pero esto cambiará con el aparato que un grupo de jóvenes becados de la Universidad Francisco Marroquín, desarrolló para beneficio de las familias guatemaltecas.

Se trata de un aparato que evita que las personas estén pendientes de la llegada del agua a las residencias, y así reducir el desperdicio del suministro.

El proyecto bautizado como Llenamáster fue ganador en el certamen Héroes Fest Guatemala, el cual otorgó  US$10 mil  como  capital semilla para que los jóvenes industrialicen el proyecto.

Creación

La idea original surgió de Rafael Higinio Tamayac Sosa, padre de Rafael Tamayac Díaz (21), uno de los integrantes del equipo.  

“Mi papá era como un inventor. Creó este aparato para evitar que mi abuela se levantara en la madrugada a llenar la pila”, comentó.

El joven, graduado de Bachillerato Industrial y Perito en Electrónica, le propuso a Carlos Morales (20) mejorar el diseño, ya que este tenía algunas “deficiencias”.





Con ayuda de una impresora 3D, que ellos mismos crearon con materiales reciclados, construyeron un diseño versátil, con menos piezas y a un bajo costo,  con el fin de que las personas de bajos recursos pudieran tener acceso al aparato.

“En un inicio se llamaba Chayito, en honor a mi abuela, pero por identificación y marca las personas no sabían qué era, por ello le llamamos Llenamáster”, explicó Tamayac.

Posteriormente, se les unió Víctor del Cid (20) y Derek Salguero (18), quienes han aportado su conocimiento en finanzas y administración para mejorar el proyecto.

Funcionamiento

El  producto no utiliza electricidad y se conecta a un grifo que puede permanecer abierto las 24 horas. Cuando el agua corre a través de este, dos imanes son los encargados de limitar el paso del líquido cuando la pila, tóneles o cubetas, han llegado a su límite. 

“En los hogares que hemos instalado Llenamáster,  tienen problemas con el suministro de agua y  no cuentan con una cisterna. Las personas nos dicen que es funcional y accesible y  así se pueden ahorrar algunos centavos”, aseguró Morales.

El próximo paso de los emprendores es llevar Llenamáster a los hogares de bajos recursos.