Comunitario

Resurgen manifestaciones pacíficas en Guatemala

Un grupo de guatemaltecos convoca a manifestar de nuevo en la Plaza de la Constitución debido a que los actos de corrupción continúan en varias instituciones del Estado.

Por Andrea Orozco

El paro nacional, efectuado el 27 de agosto de este año, concentró a más de 100 mil guatemaltecos en la Plaza de la Constitución. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El paro nacional, efectuado el 27 de agosto de este año, concentró a más de 100 mil guatemaltecos en la Plaza de la Constitución. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Con la consigna #RegresemosALaPlazaYa, el grupo de ciudadanos que se autodenomina apartidista pide que las manifestaciones de los sábados continúen en la Plaza Central en rechazo a situaciones que se consideran inaceptables.

Uno de los casos que motiva a la convocatoria, difundida a través de la red social Facebook, es la presencia de Daniela Beltranena en el Congreso, a la diputada se le rechaza por su afinidad con la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y porque, pese a asegurar que renunciará, no ha ratificado esta decisión.

También se cuestiona la fianza de Q800 mil que se le otorgó al alcalde de Chinautla, Arnoldo Medrano, con la cual logró salir de la cárcel pese a estar señalado de lavado de dinero, peculado y uso de documentos falsificados.

La actividad está convocada para el sábado 28 de noviembre  a partir de las 15 horas.





Primavera guatemalteca

Entre abril y septiembre de este año, los guatemaltecos acudieron durante 20 sábados consecutivos a la Plaza de la Constitución para manifestar en contra de la corrupción y exigir justicia. Otras protestas también se registraron entre semana.

La primera manifestación masiva se efectuó el 25 de abril, días después de que el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala desmantelaran la estructura La Línea, dedicada a la defraudación en las aduanas, y señalaran como cabecilla a Juan Carlos Monzón, quien era secretario privado de la entonces vicepresidenta Baldetti. 

En esa protesta se pedía la renuncia de Baldetti debido a su cercanía con Monzón. La exfuncionaria renunció el 8 de mayo.

La salida de la exvicepresidenta no fue suficiente para calmar el clamor popular de alto a la corrupción, además, los entes de investigación revelaron otras estructuras en el Estado vinculadas a hechos ilícitos en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y en la Corte Suprema de Justicia.

La petición de renuncia del entonces presidente Otto Pérez Molina fue cada vez más grande hasta lograr que el 27 de agosto se efectuara un paro nacional, al que se sumaron empresas privadas, colegios y universidades.

La protesta tardó más de 12 horas frente al Palacio Nacional de la Cultura, donde se reunieron campesinos, empresarios, estudiantes, amas de casa, niños y personas de la tercera edad. Se reportó una afluencia de más de 100 mil personas.

Pese a esta medida de presión, Pérez Molina dijo que no renunciaría, pero el 2 de septiembre, cuatro días antes de la primera vuelta de elecciones y un día después de que el Congreso le retirara la inmunidad, el mandatario presentó su dimisión y provocó que, de nuevo, los guatemaltecos salieran a las calles, esta vez a festejar.

El 12 de septiembre de este año se registró la última concentración frente al Palacio Nacional de la Cultura y el Congreso, en esta se pedía la renuncia de la ministra de Gobernación, Eunice Mendizábal,  señalada de otorgar privilegios a Baldetti. Además se pidió la captura de empresarios vinculados a corrupción.