Sectores preocupados por falta de autoridades en cinco municipios

A causa de la falta de subestaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) en cinco municipios, y juzgados en la parte  norte de Huehuetenango, por distintos conflictos, delegados de  los derechos humanos, pobladores y líderes comunitarios se encuentran preocupados porque la violencia podría tener un repunte.

Por Mike Castillo / Huehuetenango

Agentes de la PNC de Santa Eulalia, Huehutenango,limpian subestación que destrozó turba. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Agentes de la PNC de Santa Eulalia, Huehutenango,limpian subestación que destrozó turba. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Érick Villatoro, de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH),  aseguró que se violenta el derecho humano que los huehuetecos tienen de acceder al sistema judicial y a la seguridad pública, que se garantiza en la Constitución Política de la República.

Añadió que Santa Bárbara, San Gaspar Ixchil, San Ildefonso Ixtahuacán, Santiago Chimaltenango  y Santa Cruz Barillas carecen de presencia de las fuerzas de seguridad, lo que ha creado un ambiente de ingobernabilidad en algunos, y refleja un total irrespeto a las autoridades respecto de la toma de decisiones.

“Preocupa esta situación porque se pone en riesgo el derecho humano al orden e integridad de la población en estos municipios, y pudiera contribuir a que haya incremento este año en los índices de hechos delictivos”, explicó.

Villatoro aseguró que al no haber autoridad ocurren robos y hurtos de motocicletas y vehículos, asaltos a mano armada, escándalos en la vía pública, extorsiones, secuestros y homicidios, entre otros delitos, derivados de la ausencia de la PNC.



Edificios de instancias de justicia de Santa Eulalia, Huehuetenango, se encuentran en abandono. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Edificios de instancias de justicia de Santa Eulalia, Huehuetenango, se encuentran en abandono. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)


Juzgados

Señaló que la mayor preocupación es que las instalaciones de los juzgados del Centro de Administración de Justicia, en Santa Eulalia y Santa Cruz Barillas, están abandonadas, lo que dejó sin presencia institucional a la región norte del departamento. “Lo desafortunado es que esto se debe a acciones derivadas de las mismas poblaciones, que han  puesto en riesgo la integridad del personal de estas instancias”, dijo.

Vayron Herrera, de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos  (Copredeh), resaltó que es preocupante la vulnerabilidad  en que se encuentran  los pueblos que no tienen  PNC ni Organismo Judicial (OJ), con la conflictividad que ha existido, particularmente del norte,  donde el personal se ha retirado, y esto impacta en la seguridad.

Agregó que ha habido coordinación con algunas instancias, pero no se tiene  información de cuándo pueden regresar los operadores de justicia a estas zonas. Pese a ello, reconoció que ha habido casos como San Gaspar Ixchil,  donde nunca han tenido PNC pero es necesaria.

Gobernación

Según el gobernador, Keneth Mérida, la ausencia de instituciones como el Ministerio Público (MP), Defensa Pública y juzgados  tiene un impacto en la región, porque las poblaciones están acéfalas en cuanto a seguridad, y a pesar de que se han solicitado a las instancias correspondientes, no hay respuesta.

Mario Estuardo Feliciano, jefe de operaciones de la Comisaría 43, refirió que hace falta recurso humano para implementar una subestación policial en cada uno de los municipios mencionados, y no se puede debilitar una para crear otra.

Agregó que es importante que los pobladores cambien su actitud y busquen el diálogo ante cualquier problema.

Causas de conflictos

En junio del 2002, agentes de la PNC y personal del Juzgado de Paz abandonaron Santa Bárbara, luego de  que se negaron a entregar a una turba  dos cuatreros que pretendían linchar.

En Santiago Chimaltenango, en diciembre del 2005, por evitar un linchamiento los policías debieron  dejar ese poblado.

Protestas contra el Tratado de Libre Comercio generaron enfrentamientos en marzo del 2005 que terminaron con la salida de la Policía de San Ildefonso Ixtahuacán.

La retención de personal del OJ, MP y Defensoría Pública motivó  que funcionarios abandonaran el Centro de Administración de Justicia de Santa Eulalia y el juzgado de Barillas, de donde, además,  fue expulsada la PNC.

Causas de conflictos

En junio del 2002, agentes de la PNC y personal del Juzgado de Paz abandonaron Santa Bárbara, luego de  que se negaron a entregar a una turba  dos cuatreros que pretendían linchar.

En Santiago Chimaltenango, en diciembre del 2005, por evitar un linchamiento los policías debieron  dejar ese poblado.

Protestas contra el Tratado de Libre Comercio generaron enfrentamientos en marzo del 2005 que terminaron con la salida de la Policía de San Ildefonso Ixtahuacán.

La retención de personal del OJ, MP y Defensoría Pública motivó  que funcionarios abandonaran el Centro de Administración de Justicia de Santa Eulalia y el juzgado de Barillas, de donde, además,  fue expulsada la PNC.