Justicia

Llanto y frustración desata fallo de juez Gálvez

Cambia Ambiente en la audiencia en el caso Cooptación del Estado, varios implicados oraban o lloraban.

Por Glenda Sánchez

Lágrimas, oraciones, enojo y también alegría se pudo observar al momento que el juez Miguel Ángel Gálvez ligaba a procesos a los implicado en Cooptación del Estado. (Foto Prensas LIbre: Edwin Bercián)
Lágrimas, oraciones, enojo y también alegría se pudo observar al momento que el juez Miguel Ángel Gálvez ligaba a procesos a los implicado en Cooptación del Estado. (Foto Prensas LIbre: Edwin Bercián)

Lágrimas, oraciones, enojo y también alegría —para quienes se declaró falta de mérito— fueron las reacciones más evidentes entre  los implicados en el caso  Cooptación del Estado, después  de  la resolución emitida por el juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez.

Algunas de las personas  ligadas a proceso, no conformes con el juez, señalaron  que solicitarán cambiar el delito que les impuso en la audiencia de primera declaración que se desarrolla en la  Sala de Vistas de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), desde hace 27 días.

Tal como lo había anunciado Gálvez el último martes, ayer empezó con los argumentos que sustentarían el delito de asociación ilícita que le  dictaría a  algunos de los implicados.

Mientras hablaba  el juzgador, el suspenso fue evidente en los rostros de los abogados defensores,  los detenidos y sus familiares, e incluso  de los guardias del Sistema Penitenciario, quienes  permanecieron de pie, como todos los días.

Según avanzó la explicación de Gálvez, las expresiones pasaron del suspenso a la angustia en la mayoría de los implicados. No faltaron quienes, para disimular su desesperación, observaron su celular o platicaron.

Pasada una hora el juez, luego de beber un poco de agua, mencionó que Rafael  Francisco Cetina no sería ligado a proceso por el  delito  de asociación, sino por otro, y esas frases  asustaron a  los presentes, quienes se preguntaron en qué momento había empezado a leer la resolución.

Luego mencionó que Edín Barrientos, vinculado por irregularidades en la venta de las acciones de Corporación de Noticias S. A., solo sería ligado a proceso por    lavado de dinero y no por asociación ilícita.

El anuncio impactó  a Barrientos quien, entre lágrimas de alegría por la decisión, abrazó a su hija quien es la abogada que lo representa. Previó a llorar había inclinado su rostro para persignarse.

Esas reacciones fueron percibidas  por el juez quien expresó: “Mejor voy a leer todo el documento con la resolución, porque me adelanté con  algunos datos”. Fueron las únicas palabras que hicieron reír a los presentes en toda la audiencia. 

Ya  listos para escuchar la decisión, algunos de los señalados se dieron   apretones de manos y  abrazos en muestra de solidaridad y apoyo.

En menos de 20 minutos el juez de Mayor Riesgo B mencionó a las personas que  serían  ligadas a proceso y los delitos.   También  los cuatro a los que se les dictó falta de mérito por no haber indicios suficientes por parte del Ministerio Público (MP).

Risas y silencio

Luis Fernando Montiel y Marvin Estuardo Díaz Sagastume —dos de los que quedaron con falta de mérito— rieron al escuchar al juzgador.

Una situación diferente vivió el 90 por ciento de los implicados, aunque algunos que tenían varios delitos quedaron  solo con uno.

“La verdad me siento muy emocionado y contento  porque la decisión me beneficia; tengo cómo probar a un cien por ciento el financiamiento”, aseveró el empresario Gustavo Alejos Cámbara, quien también está vinculado al caso Negociantes  de la Salud.

El exabogado de Roxana Baldetti, Mario Cano, quien también quedó ligado solo por un delito, dijo disgustado  que pedirá las reformas. “Me llama la atención el prefijo que utilizaron los fiscales, el cual difiere con el argumento del juez respecto al lavado de dinero”, aseguró. 

Mauricio López Bonilla, exministro de Gobernación  y Rudy Gallardo, exdirector del Registro Nacional de Personas (Renap),  —ambos ligados a proceso por los contratos  de seguridad privada—, refutaron  la resolución  por considerar que no hay argumentos, pues lo “único”  que los relacionaba eran las declaraciones de Juan Carlos Monzón, las cuales no usó el juez.

El expresidente Otto Pérez Molina, resignado, declaró que no esperaba otra situación por estar ligado a proceso en otros casos  y aseguró que Gálvez resolvió apegado a Derecho.

Además se quejó por el  atraso que hay en los otros dos casos en los que lo implica el Ministerio Público —La Línea y TCQ—.  “Esperamos que no sea como el caso La Línea. Ahí los primeros detenidos tienen un año  y tres meses de estar en prisión... eso viola   los derechos del sindicado”, afirmó.

Roxana Baldetti, como de costumbre, no quiso hablar con los medios sobre su situación.

Un receso distinto

A diferencia de otros días, en el receso de la audiencia de ayer se observó un ambiente más tenso.

  • Besos: implicados recibieron, además de abrazos, besos de sus parejas como muestra de apoyo. 
  • Imprudencia: Jhonatan Harry Chévez, por evitar dar la vuelta para conversar con otros implicados, se   cruzó las  sillas instaladas en la sala. 
  • Permanencia: A diferencia de otros días, Roxana Baldetti no se movió de lugar. 
  • Solitarios: Ulises Noé Anzueto Girón, exministro de la Defensa, y Juan de Dios Rodríguez, exjefe del IGSS, permanecieron solos varios minutos en el receso.