Justicia

MP ha recibido en primer semestre 700 denuncias por corrupción

Carlos Mencos, contralor general de Cuentas,   aseguró que ya se dieron instrucciones al personal   para incluir en las denuncias los informes de auditoría.

Por Manuel Hernández Mayén y Glenda Sánchez

Luego de varios allanamientos, las autoridades capturaron a exfuncionarios ediles y representantes legales de empresas vinculadas a corrupción. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Luego de varios allanamientos, las autoridades capturaron a exfuncionarios ediles y representantes legales de empresas vinculadas a corrupción. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Cada año las denuncias de corrupción se incrementan y  son interpuestas sobre todo por la Contraloría General de Cuentas (CGC), pero del 2015 a la fecha la ciudadanía se  ha atrevido más a evidenciar  ilegalidades. A la fecha van 700 y en 2016 fueron mil 200, según la fiscalía  contra la Corrupción,  del Ministerio Público.

A partir de que salieron a luz  los casos de corrupción en el 2015,  la participación ciudadana ha propiciado más denuncias. En enero de este año  se presentaron 150; la mayoría por la Contraloría, asegura Stuardo Campo, fiscal  contra la corrupción.

“Cada año se incrementan las denuncias de corrupción. Gran cantidad de las que ingresan están relacionadas con las municipalidades; entre estas la de Taxisco, Santa Rosa; Los Amates, Izabal; Ciudad de Guatemala, Zacapa, Mixco, Quetzaltenango y uno de los últimos casos es el de San Marcos”, señaló Campos.

El fiscal añadió que la “no ejecución” de proyectos, obras sin terminar, contrataciones dudosas, son algunos de los señalamientos contra las comunas que se observan en los expedientes. 

“Para darle una idea de cómo han crecido las denuncias, en el 2014 se presentaron 200; un año después, 800, y en el 2016, mil 200, mientras que en los primeros meses del 2017 –sin especificar cuáles- ya se registraron 700”, añadió.

El presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), Edwin Escobar, aseguró que  trabajan en capacitar a los mandos medios y a la misma corporación municipal, para que sean mejores gestores del gasto  público.

“Se habla de muchas municipalidades cuando hay un solo gobierno. La cantidad no obedece a que sean malas, sino que hay 340 comunas. Se vive una coyuntura particular que, en aras de que se está cumpliendo en su rol de fiscalización, hay un intento de estar presentando hallazgos y denuncias como no se había dado antes, muchos sin fundamentos”, refirió Escobar.

¿Y la Contraloría?

En cuanto a las denuncias que interpone la CGC, algunos procesos de investigación  se atrasan porque no van acompañados de las auditorías, las cuales deben ir revisadas por el supervisor, por lo que se hace necesario solicitar una especial, que toma más tiempo.

Carlos Mencos, contralor general de Cuentas,   afirmó que los auditores presentan las denuncias cuando sospechan de un delito, sin haber finalizado las auditorías.

“Los auditores, en muchos casos, encuentran la posible comisión de un delito y presentan la denuncia, y por lo acelerado que pueden ser las investigaciones puede que los rebase el tiempo que tienen para concluir los informes”, explicó Mencos.

El lineamiento  que se debe  seguir  ahora es que desde el momento en que se presenta la denuncia vaya incluido el informe de auditoría, ya que dará al investigador  insumos para  desarrollar  mejor su trabajo.

Mencos explicó, sin proporcionar mayores datos, que algunas de las denuncias presentadas  han sido desestimadas por ese motivo. El reto  ahora es que los auditores respeten la opinión del área jurídica, y si no  hay indicios para sustentar una denuncia,    que presenten otro tipo de acción correctiva.

Problema de muchos años

El presidente de Acción Ciudadana, Manfredo Marroquín, manifestó que este “pimponeo” entre el MP y la Contraloría lleva muchos años.

Ha sido un juego de pimpón, donde se inculpan ambos entes, ante la falta de avance de las investigaciones. El concepto de que el Estado es una unidad no cala en las instituciones públicas.

Marroquín considera que lo que debería   haber es un trabajo conjunto entre ambas instituciones.

“Parte del esfuerzo que hemos querido hacer en la Alianza por la Transparencia es ese. Crear un espíritu de unidad en el Estado de Guatemala, y por qué tiene que trabajar en conjunto. Pero en este dilema es un desafío por construir”, explicó.

Marroquín agregó que poco sirve   que haya más denuncias si no tienen fundamento, que es bueno que crezca la denuncia con evidencias; de lo contrario, afirmó, “es como inflar un globo; solo  aire”.