Justicia

Magistrado que benefició a Ríos Montt, ligado al FRG

La defensa del general retirado Efraín Ríos Montt, de 89 años, evitó ayer su internación en el hospital psiquiátrico Federico Mora, donde se iba a evaluar si está en condiciones de enfrentar un juicio por genocidio, luego de un fallo de la Sala de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal de Delitos de Femicidio.

Por Urías Gramajo y Claudia Palma

Un grupo de personas protesta a favor de Efraín Ríos Montt afuera del Hospital Federico Mora.
Un grupo de personas protesta a favor de Efraín Ríos Montt afuera del Hospital Federico Mora.

La sala, integrada por  Noé Ventura Loyo, Dina Josefina Ochoa Escribá y Henry Alejandro Elías Wilson,  salvó al militar de pasar diez días  en un módulo para atención de pacientes en crisis, equipado con 16 camas, pero que fue  acondicionado para recibir solo a  Ríos Montt.

El tribunal B de Mayor Riesgo decidió el  jueves que Ríos Montt debía ser evaluado para determinar si padece de demencia senil, por lo que sus abogados Jaime Hernández y Luis Rosales interpusieron el viernes una exhibición personal para frenar la orden.

Hernández calificó la resolución del Tribunal B como “arbitraria, inaceptable, inaudita, ilegal y abusiva”, y agregó: “La Sala de la Corte de Apelaciones está protegiendo la vida del general  Ríos Montt”.

Viejo conocido

La Ley de Amparo  contempla en el artículo 84 que la exhibición personal puede iniciarse ante cualquier tribunal.

Pero en la sala de apelaciones que benefició  a Ríos Montt había un viejo conocido. Según excongresistas, en 2009  Ventura Loyo fue electo magistrado,  con el apoyo en el Congreso del   extinto Frente Republicano Guatemalteco (FRG), partido fundado por Ríos Montt.

El 3 de abril del 2013, el abogado Moisés Galindo, que defendió a Ríos Montt en el primer juicio por genocidio, presentó una queja contra la jueza Yassmin Barrios, presidenta del Tribunal A de Mayor Riesgo, ante el Tribunal de Honor del Colegio de Abogados.

De este proceso se derivaron  sanciones que la jueza apeló, incluso, ante la Asamblea de Presidentes de Colegios Profesionales. El caso llegó a la  Sala de Apelaciones de Femicidio —integrada por Ventura Loyo—,  que declaró sin lugar las acciones  presentadas por Barrios.

Prensa Libre intentó comunicarse con Ventura Loyo a los teléfonos que aparecen en su currículum,  pero no respondió.

El abogado del querellante Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos, Héctor Reyes, dijo que la decisión de la sala “confirma el retardo malicioso que tiene la defensa para evitar que el juicio avance y que el caso quede en la impunidad”.

En la PGN

Noé Ventura Loyo fue jefe de la Unidad de Medio Ambiente, de la Procuraduría General de la Nación, del 18 de diciembre del 2000 al 2 de agosto del 2002 y secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Áreas Protegidas,  del 2 de agosto del 2002 al 11 de febrero del 2004.