Migrantes

Guatemaltecos temen redadas en Estados Unidos

ICE dijo que continuará con las acciones legales contra empleadores que tengan migrantes irregulares contratados en sus negocios.

Por Henry Pocasangre, Andrea Orozco y Manuel Hernández / Guatemala

Un agente de ICE traslada a un detenido en una tienda minorista, como parte de los operativos contra trabajadores ilegales. (Foto Prensa Libre: @ICEgov)
Un agente de ICE traslada a un detenido en una tienda minorista, como parte de los operativos contra trabajadores ilegales. (Foto Prensa Libre: @ICEgov)

El Gobierno de EE. UU. ha retomado las viejas prácticas de detener en redadas a migrantes sin estatus regular, que están contratados en fábricas y comercios.

Aunque las autoridades aseguran que sus acciones se dirigen a los empleadores, quienes violan la ley laboral al contratar personas sin autorización, esta semana el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) llegó a cien tiendas de la franquicia 7-Eleven y detuvo a  21 personas por sospechas de estar de manera irregular en ese país.

Los operativos serían una estrategia más de las políticas antiimigrantes del presidente Donald Trump, que anunció desde el comienzo de su administración.

Dereck Benner, jefe interino de investigaciones del ICE, afirmó que lo ocurrido en 7-Eleven, en 17 Estados, es  “el primero de muchos operativos y un presagio de lo que viene”.

El abogado Nelson Castillo, experto en migración, dijo que las investigaciones a empleadores son algo que ocurre desde hace muchos años, ya que la Ley de Migración de EE. UU. establece que los empleadores no pueden contratar a personas indocumentadas o con estatus irregular. Además, contempla la prohibición de que busquen trabajo.

Castillo dice que este tipo de leyes tiene una razón de ser y, en este caso, es proteger a los trabajadores legales y evitar que se minimicen los salarios.

La principal recomendación del experto es que los inmigrantes tengan asesoría de un abogado  de migración con experiencia y con licencia para ejercer en EE. UU., además de conocer sus derechos y responsabilidades.

El jurista aclaró que durante una redada no es obligatorio que los trabajadores hablen con los oficiales, pueden pedir a un representante legal.

Las repercusiones que puede tener el empleador por  contratar a una persona indocumentada van desde multas monetarias hasta un proceso criminal, en especial si han cometido faltas serias, como leyes de migración y federales.

“A nadie se le recomienda que use documentos falsos o mienta en formularios, los empleadores tampoco deberían contratar indocumentados”, dice Castillo, quien defiende el marco jurídico.

Contra un icono

7-Eleven es una franquicia de venta minorista de artículos básicos, alimentos y medicina, y una oportunidad de empleo para muchos migrantes.

Brooklyn, Long Island y Nueva Jersey, son zonas que concentran guatemaltecos que buscan trabajo en ese tipo de negocios, comentó el líder migrante de Nueva York, Juan Carlos Pocasangre.

Para Claudia Carías, del Movimiento de Inmigrantes Guatemaltecos, son preocupantes los operativos del ICE porque podrían estar dirigidos, no solo a personas sin permiso, sino a buscar a beneficiarios del Estatus de Protección

Temporal o del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca, en inglés), ambos  cancelados.

El gobierno de EE. UU. pretende crear temor en la población en situación irregular, opinó  Carías. Además sería una táctica para que los migrantes en no salgan de sus casas.

Las autoridades describieron la operación como la mayor redada de inmigración contra un único empleador durante la presidencia de Donald Trump.
Las autoridades describieron la operación como la mayor redada de inmigración contra un único empleador durante la presidencia de Donald Trump.

No abrir

El director del Centro de Recursos Centroamericanos (Carecen), Abel Núñez, recomendó que al momento en que la Policía llegue a la casa, no se abra la puerta, ya que las cortes han determinado que al abrir es estar conscientes de  dejarla entrar.

Núñez indicó que el gobierno de Trump ha dado más poder a los agentes del ICE, quienes ahora pueden usar todos los mecanismos a su alcance para detener a las personas.

Más redadas

En lugares como Kentucky, las autoridades han llevado a cabo redadas, incluso  en restaurantes, según Guillermo Castillo, de Cooperación Migrante, quien recomienda  que los indocumentados no usen credenciales como el Seguro Social de otra persona, porque es una ofensa deportable. También    tener a un delegado para ir por los menores a las escuelas, guardería o donde las niñeras, de esa forma evitan ser detenidos en los operativos.

“Busque un abogado de migración para que evalué su caso antes que sea detenido. Al hacerlo puede ahorrar costos y planificar con tiempo alivios migratorios. Al ser detenido pida abogado e intérprete”, finalizó.